Traducido por el equipo de SOTT.net en español

El presidente francés Emmanuel Macron anunció el miércoles que se impondría un toque de queda nocturno en la gran región de París, así como en otras ocho ciudades de Francia duramente afectadas por la segunda ola de infecciones Covid-19.
macron gates

"Entonces, ¿hay trato, verdad?"
Como el número de infecciones sigue aumentando en Francia, el presidente anunció que nueve ciudades y sus alrededores estarán sujetas a un toque de queda de las 9 de la noche a las 6 de la mañana durante al menos cuatro semanas.

Macron dijo que el gobierno intentaría extender el toque de queda hasta el 1 de diciembre.


Comentario: es decir, 6 semanas.


La orden de toque de queda comienza a medianoche del viernes al sábado por la mañana y afecta a la gran región parisina de Île-de-France, así como a las áreas metropolitanas de Grenoble, Lille, Lyon, Aix-Marseille, Rouen, Saint-Etienne, Montpellier y Toulouse.

Todas estas ciudades, así como París y sus suburbios circundantes, han estado en "máxima alerta" debido al creciente número de casos de coronavirus y la consiguiente presión sobre los hospitales y las unidades de cuidados intensivos.

Macron calificó el toque de queda como una medida "apropiada", añadiendo que el gobierno quería volver a imponer un segundo cierre completo del país, lo cual, según él, era "desproporcionado".

"Tenemos que actuar. Tenemos que poner un freno a la propagación del virus", dijo Macron, añadiendo que la medida impediría a la gente visitar restaurantes y casas privadas a altas horas de la noche.

Cualquiera que sea sorprendido violando el toque de queda en las nueve áreas se arriesga a una multa de 135 euros, dijo Macron, y para los infractores reincidentes esto podría aumentar a 1.500 euros.

"No saldremos al restaurante después de las 9 de la noche", dijo Macron. "No saldremos de fiesta con los amigos porque sabemos que ahí es donde el riesgo de infección es mayor".

Dentro de las áreas de toque de queda, el transporte público seguirá funcionando normalmente para permitir a la gente ir y volver del trabajo.

"Debemos detener la propagación del virus para proteger a los demás, para proteger a los ancianos y a los más vulnerables y para proteger al servicio de salud y a los trabajadores de la salud", dijo el presidente.

Aceptó que los restaurantes se vean obligados a cerrar, pero dijo que el gobierno se asegurará de que tanto ellos como el personal reciban ayuda financiera para ayudarles a superar la crisis.

La aparición de Macron siguió al anuncio del gobierno de que el "estado de emergencia sanitaria" sería reintroducido a partir del sábado.

La designación oficial permite al gobierno imponer restricciones de gran alcance sin necesidad de pasar por el parlamento. El país se encontraba en "estado de emergencia sanitaria" desde marzo, pero se permitió que caducara en julio debido a la mejora de la situación sanitaria.

Era la primera vez que el presidente hablaba tan extensamente sobre la situación sanitaria del condado desde el 14 de julio, impulsado por semanas de aumento de las tasas de Covid-19 que, por primera vez desde marzo, ha amenazado con saturar los hospitales de lugares tan importantes como París y Marsella.

En París, el director del hospital Martin Hirsch había advertido que los hospitales de la región podrían ver el 90 por ciento de sus unidades de cuidados intensivos llenas de pacientes de Covid-19 en menos de una quincena.

"Es inevitable", dijo Hirsch, y pidió medidas más estrictas para invertir la tendencia.

Macron dijo que los nuevos casos diarios de coronavirus deben reducirse a "3.000 o 5.000", desde los niveles actuales, que han llegado a casi 27.000. Pero también descartó varias medidas más estrictas, al menos por el momento.

Dijo que reintroducir un bloqueo total sería "desproporcionado", al tiempo que insistió en que Francia "no ha perdido el control" de la situación. También descartó la introducción de cualquier tipo de prohibición de viajar dentro de Francia o de restricciones a los desplazamientos entre regiones.

Las vacaciones escolares de otoño de Francia "Toussaint" (Todos los Santos) comienzan el sábado, y Macron dijo que cuando se trata de vacaciones o de visitar a la familia, la gente debería usar el sentido común y atenerse a los protocolos de salud. Añadió que no quería "infantilizar" al pueblo francés.


Comentario: Lo cual, por supuesto, es precisamente lo que toda la estafa de Covid-1984 ha expuesto: la implacable infantilización de las personas por parte de los gobiernos.


No más de seis en la mesa

El presidente también instó una vez más al público francés a que redujera el número de personas con las que tiene contacto y por primera vez sugirió que las personas no deberían exceder los grupos de seis en entornos privados como los hogares.

Macron lo llamó "regla de seis", haciéndose eco de la ley vigente en el Reino Unido, pero en lugar de ser una ley, el anuncio de Macron fue simplemente una firme recomendación al público, en toda Francia, no sólo en las zonas de máxima alerta.

Les dijo a los entrevistadores: "Cuando invitamos a los amigos a la casa no deberíamos ser más de seis en la mesa", pero no llegó a introducir leyes sobre la socialización o la introducción de "burbujas sociales".

En cuanto al tema de trabajar desde casa, reiteró que era recomendable, pero no introdujo normas que obligaran a las empresas o a los empleados a seguir las directrices, señalando que para algunas personas - las que viven en casas pequeñas con niños pequeños, por ejemplo - trabajar desde casa es muy difícil.

"Vamos a tener que lidiar con este virus al menos hasta el verano de 2021", dijo Macron, diciendo que "todos los científicos" estaban de acuerdo en ese punto.