Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Los testigos de las consecuencias de que un perro atacara mortalmente a un recién nacido dicen que nada podría haberlos preparado para lo que vieron.
ataque perro

Imagen de archivo
Los servicios de emergencia se apresuraron a ayudar al niño el domingo por la noche después de que fuera mordido por un perro en una dirección en el suburbio Hamilton de Enderley. Luego fueron transportados al Hospital Waikato con heridas graves.

El martes por la mañana, la policía confirmó que el bebé había muerto durante la noche y el asunto había sido remitido al forense.

El bebé sólo tenía un día de vida y la madre aún llevaba la banda del hospital.

Las circunstancias exactas que condujeron a la muerte aún están por confirmar, pero la policía ya ha terminado su investigación.

Los hermanos Takilesi y Junior Afamasaga fueron los primeros en llegar a la escena después de escuchar los gritos de ayuda de la madre. Pero nada los preparó para lo que vieron.
"Escuchamos pequeños gemidos de llamada de auxilio", dijo Takilesi. "[La madre] sólo intentaba mantener al bebé despierto, intentando que siguiera llorando... Me pidió un paño, así que me quité la sudadera y se la di directamente".
Newshub entiende que la muerte fue un extraño accidente.

La madre había ido al baño cuando su perro, que se cree que es un rottweiler, arrebató al bebé, lo arrastró fuera e intentó enterrarlo.
"Siento que el perro confundió al bebé con un juguete y se fue a jugar por ahí, sin saber que era un recién nacido", dijo Junior.
Aunque la muerte del bebé ya ha sido remitida al forense, la policía dijo que seguirá investigando.

El perro fue llevado al centro de control de animales del Ayuntamiento de Hamilton, pero el ayuntamiento no comentará hoy su destino.

Junior dijo que "no se sorprendería" si el perro fuera sacrificado.

La policía ha ofrecido apoyo a la madre, y la comunidad de Enderley dijo que estarán listos para darle todo el apoyo que puedan darle también.