Traducido por el equipo de SOTT en Español
bush vs gore florida election

Flashback 2000
Una enorme operación psicológica fue iniciada en todo el mundo después de que la "proyección" de los medios principales con que Biden se convertirá en el presidente electo engañara a la gente común y a los gobiernos extranjeros por igual, haciéndoles pensar que las polémicas elecciones presidenciales de EE.UU. de 2020 finalmente habían concluido, pero los litigios actuales y futuros del equipo Trump podrían cambiar el recuento final en los estados clave, y a su vez influir en la forma en que el Colegio Electoral votará a mediados del próximo mes, ya que es esta institución - no los medios de comunicación o el voto popular - la que legalmente decide la presidencia, según la Constitución.

Una intensa operación psicológica sin precedentes

La mayor parte del mundo se creyó la operación psicológica que se lanzó el fin de semana después de que los medios de comunicación "proyectaran" que Biden se convertiría en el presidente electo. Esta dramática declaración es falsa en cuanto a los hechos e ignora deliberadamente el proceso legal para decidir la presidencia, como lo estipula la Constitución, y en su lugar se basa en la magistral manipulación de percepciones cuidadosamente cultivadas para crear la impresión de un hecho consumado a pesar de que el resultado deseado por los golpistas aún no ha sido certificado legalmente. Es de suma importancia explicar el último desarrollo de la Guerra Híbrida de Terror contra Estados Unidos, que ha durado décadas, ya que el método de "gestión de la percepción" que se está perfeccionando en la actualidad se empleará casi con toda seguridad en las futuras operaciones de cambio de régimen en todo el mundo con el fin de deslegitimar a los gobiernos en funciones y desmoralizar a sus partidarios tras unas elecciones controvertidas.

El Colegio Electoral tiene supremacía

Primero lo primero, en realidad es el Colegio Electoral - y no los medios de comunicación o incluso el voto popular como mucha gente (tanto estadounidense y especialmente extranjera) creen erróneamente - quien legalmente decide la presidencia según la Constitución. Se espera que los electores de cada estado - aunque no siempre están legalmente obligados - voten por el candidato que gane el voto popular en su estado cuando esta institución se reúna a mediados de diciembre. Sin embargo, los litigios actuales y futuros del equipo Trump podrían cambiar el recuento final en los estados clave, lo que a su vez podría influir en el resultado de este proceso. También existe la posibilidad de que las llamadas "pizarras de duelo de electores" sean nominadas por el gobernador y la legislatura de algunos estados disputados, especialmente dados los resultados legalmente no resueltos allí, cuyo escenario fue descrito en detalle por Reuters en su artículo informativo sobre el tema del mes pasado.

Edward Bernays ha vuelto

Es por esta razón que la afirmación de los medios de comunicación acerca de que Biden se convirtió en el presidente electo es de hecho falsa, sin embargo se está propagando a lo largo y ancho con el fin de manipular a las masas. Las operaciones psicológicas, o psyops para abreviar, no son nada "conspirativo" como podrían afirmar los críticos autoengañados o deshonestos, sino que son parte integrante de la historia de la humanidad, habiéndose hecho más omnipresentes en la vida cotidiana como resultado de la relativamente reciente revolución en la tecnología de la información y la comunicación, que puso a la mayor parte del planeta en línea a través de teléfonos móviles/celulares conectados a Internet con aplicaciones de redes sociales. Nunca antes las enseñanzas de Edward Bernays sobre "Propaganda" y "La Ingeniería del Consentimiento" han sido más relevantes, lo cual es sentido por todas las personas en todo el mundo, aunque sólo sea de manera subconsciente para la mayoría de los que aún no son conscientes de la existencia misma de estas técnicas.

El juego de la luz de gas

Lo que los conspiradores golpistas quieren que ocurra - y no se equivoquen, esto es definitivamente un golpe debido a las afirmaciones creíbles de que se cometió fraude en varios estados clave - es manipular a los partidarios de Trump para que se conviertan en derrotistas y que no empleen estrategias de "Seguridad Democrática" como el ejercicio de su derecho constitucional a organizar manifestaciones pacíficas en apoyo de Trump mientras el proceso de litigio continúa. Tampoco están seguros de cuál será el resultado legal, especialmente si la nueva supermayoría conservadora del Tribunal Supremo se ve obligada en última instancia a dictaminar en uno o algunos de los casos, de ahí que quieran que todos crean erróneamente que la cuestión ya está decidida para poder hacer creer a su público objetivo que las elecciones les fueron robadas en lugar de que sean ellos los que realmente intentaban robárselas a Trump.
US Psyops

Logotipo de Operaciones Psicológicas de la Armada de EE.UU.

La reacción interesada de la comunidad internacional


También hay varias dimensiones internacionales en juego. Al "proyectar" prematuramente al vencedor con la motivación estratégica de engañar a las masas, los miembros anti-Trump de las burocracias militares, de inteligencia y diplomáticas permanentes de los Estados Unidos ("estado profundo") esperaban que los funcionarios extranjeros simpatizantes cayeran en la operación psicológica de sus apoderados de los medios de comunicación y siguieran el ejemplo y feliciten a Biden antes de que los resultados se certificaran legalmente, como la mayoría de ellos terminaron haciendo, ya que se ajustaba a la expectativa de su "pensamiento deseoso". Otros, sin embargo, podrían no haber apoyado necesariamente este golpe del "estado profundo", sino que simplemente pensaron en salvaguardar sus intereses nacionales en el (¿posible?) caso de que tuviera éxito, de ahí que asumieran un riesgo calculado al felicitar a Biden para ponerse del lado bueno de su equipo. Sin embargo, el presidente polaco Andrzej Duda fue probablemente el más mesurado, ya que dijo sabiamente que "esperaremos la nominación del Colegio Electoral".

Perfeccionando los precedentes sirios y venezolanos

"La secuencia de hechos del cambio de régimen anti-Trump merece ser estudiada" por otras razones también. Como el autor advirtió en su último artículo sobre cómo "Schadenfreude (regodearse) hacia los EE.UU. es aceptable, ¡pero no sacrifique sus principios!", que escribió para The Iranian Council For Defending The Truth, un nuevo centro de estudios iraní, el método de "gestión de la percepción" que se está perfeccionando actualmente en la etapa final de la operación psicológica de cuatro años contra Trump está destinado a utilizarse en otras operaciones de cambio de régimen en todo el mundo para deslegitimar a los gobiernos en ejercicio seleccionados después de unas elecciones controvertidas y desmoralizar a sus partidarios. En realidad, tampoco es un método tan novedoso, ya que anteriormente se empleó contra el presidente sirio Asad y el presidente venezolano Maduro, pero sin éxito, aunque su uso contra Trump es de una intensidad sin precedentes y conlleva consecuencias significativas a nivel mundial, teniendo en cuenta la condición de superpotencia en desvanecimiento de los Estados Unidos.

Las futuras víctimas atan su propia soga en la guerra informativa

Aquellos en la sociedad en general y en las salas de los gobiernos extranjeros que simpaticen con este golpe rodante, por las razones que sean, podrían encontrarse finalmente en el extremo receptor de estas "tecnologías políticas", excepto que se aplicarán de manera aún más intensa y posiblemente más convincente, ya que los apoderados del "estado profundo" en los medios de comunicación podrían presentar pruebas de que esos líderes a quienes tenían por objetivo respaldaban tácitamente la operación psicológica de cambio de régimen anti-Trump, que más tarde se utilizaría contra ellos. La cuidadosamente cultivada impresión de hipocresía que se mostraría entonces en toda su extensión podría causar un enorme daño a la moral de los partidarios de esos dirigentes e incluso podría dar lugar a que otros gobiernos volvieran a ignorar los procesos constitucionales para felicitar al oponente del líder que tenían por objetivo por su llamada "victoria" en su lugar. El establecimiento de facto de "gobiernos en duelo" parcialmente reconocidos por la comunidad internacional podría empeorar cualquier crisis política, como se ha visto en Venezuela.

¿#NoMiPresidente?

Con la operación psicológica alcanzando su crescendo hacia lo que podría terminar siendo la capitulación oficial de Trump (aunque no se exige constitucionalmente tal concesión de su parte), la cuestión en la mente de sus partidarios es si deben o no reconocer los resultados polémicos aunque el Colegio Electoral los certifique. Se trata de una decisión personal que cada persona debe tomar por sí misma, aunque hay que decir que todos deben respetar la ley y no quemar, saquear, amotinarse ni asesinar en casos excepcionales como lo han hecho las milicias callejeras de facto de Antifa y "Black Lives Matter" del "estado profundo" durante casi los últimos seis meses con impunidad al expresar su rabia contra el sistema. Sin embargo, el consentimiento es puramente personal y no tiene que ser dado aunque se hagan las mociones de acatar el resultado certificado para evitar las posibles consecuencias de ser incluido en la "lista de enemigos" que los demócratas dictatoriales están compilando actualmente.

Pensamientos finales

Los apoderados del "estado profundo" en los medios de comunicación lanzaron una enorme operación psicológica contra el mundo al declarar prematuramente a Biden como el presidente electo a pesar de que el resultado aún se está litigando y de que el Colegio Electoral aún no ha emitido su voto hacia el títere demócrata. Muchos ciudadanos y gobiernos extranjeros cayeron en la trampa, ya sea por ignorancia inocente o por complicidad hipócrita con el golpe debido a sus simpatías políticas por los oponentes de Trump. En cualquier caso, al igual que "La conexión entre la Guerra Mundial C y los procesos psicológicos es seriamente preocupante", también la manipulación generalizada de las percepciones globales debería ser igualmente preocupante para aquellos que están al tanto de lo que está sucediendo. La posible presidencia de Biden ya ha tenido un comienzo siniestro después de estar a punto de instalarse mediante un golpe superficialmente "democrático" que sus manejadores se sintieron obligados a defender lanzando una operación psicológica mundial en el (¿increíble?) caso de que el Tribunal Supremo salve a Trump.
Andrew Korybko es un analista político estadounidense que escribe para el centro de estudios global One World