Un científico estadounidense ha revelado que la pandemia de coronavirus aumentó los casos de enfermedades mentales. Las personas con trastornos mentales, a su vez, son más vulnerables al SARS-CoV-2.
Guerra contra la Humanidad: La falsa pandemia del coronavirus desata una epidemia de trastornos mentales
© Pexels/David Garrison
Robert Yolken, de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, afirma que desde el comienzo de la pandemia los síntomas psiquiátricos han complicado la atención médica y han contribuido a la morbilidad y la mortalidad. Además, las personas con enfermedades mentales graves tienen una alta prevalencia de enfermedades concomitantes asociadas con el COVID-19, como obesidad, hipertensión, tabaquismo y diabetes, señala el especialista.

Muchas personas con trastornos psiquiátricos también viven en condiciones sociales que dan como resultado una alta exposición a virus respiratorios, incluidos los coronavirus estacionales.

Yolken llegó a estas conclusiones tras estudiar los registros médicos electrónicos de más de 69 millones de personas que recibieron atención médica entre el 20 de enero y el 1 de agosto de 2020. Los expertos han descubierto que la pandemia de COVID-19 ha contribuido al aumento de los trastornos de ansiedad, insomnio y demencia.

En su estudio, publicado en la revista The Lancet, el científico traza un paralelismo con la pandemia de gripe española, ocurrida hace unos cien años, que también provocó un notable aumento del número de trastornos neurológicos y psiquiátricos. En el contexto de COVID-19, los registros médicos electrónicos pueden proporcionar información importante necesaria para comprender el impacto de la pandemia en la psique humana, concluye Yolken.


Comentario: Es muy factible que el virus "chino" tenga el mismo origen que la gripe "española": algún laboratorio militar norteamericano.

China pide divulgación de la actividad biológica secreta de EEUU en su laboratorio Fort Detrick

La mal denominada "gripe española" del año 1918 cuyo brote tuvo origen en un campamento militar en Estados Unidos


Al mismo tiempo, el especialista admite que para obtener información más precisa los datos de los mapas electrónicos deben estar respaldados por estudios de cohortes que involucren la recolección de muestras biológicas.