Castilla-La Mancha, Madrid, Castilla y León y Aragón amanecen en alerta roja por bajas temperaturas, que afectan a 41 provincias. La mínima ha sido de -25,4ºC en la localidad turolense de Bello.
Hasta 50 centímetros de nieve en la ciudad de Madrid

Hasta 50 centímetros de nieve en la ciudad de Madrid
Los pronósticos de la intensa ola de frío que azota a España, como ya sucedió con las nevadas de Filomena, se están cumpliendo a rajatabla. Todo el país, salvo Canarias, se encuentra desde este lunes inmerso en un episodio muy adverso de temperaturas extraordinariamente bajas, cuyo pico se ha alcanzado en torno al amanecer y primeras horas del día de este martes, tras sufrir "la noche más gélida en todo el país al menos en 20 años, desde la ola de frío de 2001", apunta Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).


La temperatura más baja de la red de estaciones automáticas de Aemet se medía a las nueve de la mañana en la localidad turolense de Bello, donde los termómetros han caído a unos glaciares -25.4ºC, seguida de Molina de Aragón (Guadalajara), con -25.2ºC, y de Santa Eulalia del Campo (Teruel), con -23ºC. Hasta ocho capitales de provincia han registrado temperaturas por debajo de -10ºC, con Teruel nada menos que a -21ºC. El resto son Toledo (-13.4ºC), Madrid (-13.2ºC en el aeropuerto de Barajas), Albacete (-11.2ºC), Salamanca (-11,9ºC también en el aeropuerto), Ávila (-10.6ºC), Cuenca (-10.8ºC), y Guadalajara (-10.5ºC).
AEMET
© AEMET
En realidad, matiza el portavoz, puede ser la noche más fría no solo en 20 años, sino "en muchas décadas más", pero para determinarlo con más precisión hay que validar los datos, que son provisionales, y analizarlos, una vez termine el episodio. "La madrugada ha sido muy fría, con heladas generalizadas en prácticamente toda la Península salvo en zonas litorales", certifica Del Campo, para subrayar que "a priori, en la práctica totalidad del territorio peninsular, salvo en algunos puntos del tercio norte y el sur, las temperaturas mínimas registradas se encuentran entre el 5% de las más bajas" del periodo que se usa de referencia, que va de 1981 a 2010. La ola, además de intensa, está siendo muy extensa. "Es muy poco habitual que en un territorio tan grande se den temperaturas tan extraordinariamente bajas", subraya el meteorólogo.

Del Campo subraya el dato de la estación de Molina de Aragón, que data de 1949, al haber alcanzado su registro más bajo desde 1963 y el tercero más bajo de su historia. Molina de Aragón conforma, junto con Teruel y el municipio turolense de Calamocha, el llamado polo del frío español. En la ola de frío de 2001, Molina llegó a los -23º, dos grados menos que ahora. Por su parte, Calamocha, con -21,3º, ha batido su récord de mínima, que era de -20º en 2001. "Lo mismo ocurre en la estación de Teruel, donde el récord era de -19º en la misma fecha", anota Del Campo. Otras estaciones ubicadas en las mismas poblaciones de Calamocha y Teruel han medido cotas más bajas, como Calamocha-Fuentes Claras, que ostenta el récord de frío de la España habitada: -30º el 17 de diciembre de 1963. Pero estos no han sido los únicos récords. También se ha pulverizado el de Toledo capital, donde hasta ahora, los termómetros no había bajado de -9,6º.

De la zona centro, donde las temperaturas han sido bajísimas respecto a los valores normales, el portavoz de Aemet destaca los -7,4º medidos en el parque de El Retiro de Madrid, que no se veían desde 1985, aunque todavía a tres grados de su récord, que está en -10,1º en 1945. En Barajas se ha registrado su tercer dato más bajo desde que hay datos, en 1945, y el más bajo en 58 años.

Los 10 registros de temperaturas mínimas a las nueve de la mañana estaban por debajo de los 16º bajo cero, que se alcanzaban, además de en las provincias citadas, en Zaragoza, Guadalajara, Ávila y Segovia. Se trata, en todo caso, de temperaturas medidas por la amplia red de estaciones automáticas de Aemet. Existen otras muchas redes y estaciones, tanto de profesionales como de aficionados, donde se están pudiendo alcanzar temperaturas aún más bajas, pero no son datos homologados por Aemet, la única institución con competencias sobre el tiempo y el clima del país.

Once provincias de Castilla-La Mancha (Albacete, Cuenca, Guadalajara y Toledo), Comunidad de Madrid, Castilla y León (Ávila, Burgos, Segovia y Soria) y Aragón (Teruel y Zaragoza) han pasado la noche y la madrugada en alerta roja — la máxima de una escala de tres — por temperaturas de hasta 16 grados bajo cero. No es nada habitual ver un mapa de avisos con un rojo por temperaturas mínimas; los avisos rojos, en España, son por calor. De hecho, hasta ahora solo se han decretado en cuatro ocasiones anteriores desde que, en 2006, se pusiera en marcha el actual sistema de avisos. Hasta 41 de las 50 provincias han tenido activos avisos por frío de distinta gravedad hasta las diez de la mañana, incluidos los territorios más templados del país, como Comunidad Valenciana, Barcelona, Sevilla y Murcia.

El latigazo del frío está siendo más feroz donde más ha nevado, en el centro y en la meseta sur. Por contra, la zona menos afectada por la ola es el suroeste. Con todo, Meteorología espera que lo peor haya pasado ya. Aunque la ingente cantidad de nieve caída se mantendrá muchos días más en el suelo, se prevé que a partir de ahora comience a retirarse la masa de aire frío instalada en la Península desde el día 1 de enero y que las nieves de Filomena han congelado aún más. Desde este martes, "las mínimas y las máximas sumarán paulatinamente de cinco a 10 grados, según las zonas. "Lo que queda de semana vamos a pasar de sufrir mucho más frío por debajo de lo normal a sufrir algo más de frío por debajo de lo normal", resume el portavoz de Aemet.

La madrugada del martes al miércoles se puede volver a bajar de -10º en el centro oriental del país y de -5º en amplias zonas del interior. Los próximos días, las heladas fuertes se mantendrán en "prácticamente" toda la Península, pero ya no serán "ni tan intensas ni tan extensas". Por el día, los termómetros apenas si logran remontar y no superarán los 5º en las dos mesetas y en el noreste peninsular e incluso se quedarán en valores negativos durante todo el día en zonas de montaña en el sur de Aragón y en el nordeste de Castilla-La Mancha. Por si esto fuera poco, el viento sopla con intensidad en el tercio norte y en el nordeste, lo que multiplica la sensación de frío.

De cara al fin de semana, las temperaturas se repliegan a posiciones más normales de riguroso invierno. "El viernes, sábado y domingo tendremos entre tres y cuatro grados por debajo de los valores medios, mientras que el lunes y el martes esta anomalía es de hasta 10 grados", precisa el portavoz de Aemet, para quien es "poco habitual ver una anomalía fría tan marcada". Las heladas persistirán hasta el sábado o domingo en el interior, pero ya dentro de los parámetros normales.

Por qué han bajado tanto las temperaturas

La causa de este episodio de frío anormal es que el paso de la borrasca Filomena y su sustitución por un anticiclón han creado las "condiciones perfectas" para un descenso en picado de las temperaturas. Cuando las noches son largas, el cielo despejado y el viento está en calma, el suelo se enfría mucho. Como la nieve de día apenas absorbe el calor del sol si no que lo refleja, el enfriamiento del suelo es aún más acusado y en zonas de valles o vaguadas del terreno, donde tiende a acumularse el aire frío, las temperaturas frías pueden ser extremadamente bajas.

La mínima de ayer: Calamocha con -18,4 ºC

Tras confirmar Aemet los datos, Calamocha (Teruel) se anotó el lunes, con -18,4 ºC, la temperatura mínima más baja de España en el primer día de este episodio de frío anormal. A la localidad turolense la acompañaron en el podio Burgo de Osma (Soria), con -17,8 ºC, a la que en un primer momento se había dado como 'ganadora', y Ucero, también en Soria, con -16,1 ºC.

Las 10 mínimas más bajas del lunes estuvieron todas por debajo de -13ºC, una cota a la que se sumaron entre otros muchos puntos del país Teruel capital, localidades de Zaragoza (Alhama de Aragón y Daroca), Segovia (Fresno de Cantespino y Cuéllar), Lleida (Cap de Vaquèira), Guadalajara (Sigüenza) o Soria (Lubi). Por capitales de provincia, Toledo bajó hasta los -8ºC; Soria a -7,8ºC; Cuenca una décima menos y Guadalajara hasta los -7ºC.