Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Se sabe que la hierba gatera ocupa un lugar especial en el corazón de los felinos, que a menudo responden frotándose la cara y la cabeza con la planta, revolcándose en el suelo para luego quedarse dormidos en un estado de reposo embriagador.
cat catnip
© Masao Miyazaki & Reiko Uenoyama
Un gato responde a las hojas de la enredadera plateada.
Pero los mecanismos biológicos por los que obra su magia, y si confiere algún beneficio adicional a los gatos, habían quedado sin respuesta hasta ahora.

Un equipo internacional de investigadores publicó un estudio en Science Advances el miércoles, en el que descubren que la hierba gatera y la enredadera de plata, una hierba aún más potente que se encuentra en las montañas de Japón y China, ahuyentan a los mosquitos.

También identificaron el nepetalactol como el principal compuesto de la enredadera (o vid) de plata responsable de inducir un estado de euforia, y descubrieron que activa el sistema de recompensa opioide del cerebro. La sustancia es similar a la nepetalactona, el principal compuesto psicoactivo de la hierba gatera.

Masao Miyazaki, profesor de la Universidad japonesa de Iwate, que fue el autor principal del trabajo, declaró a la AFP que el equipo había solicitado una patente para desarrollar un repelente de insectos basado en sus hallazgos.

El equipo comenzó probando cómo respondían 25 gatos de laboratorio, 30 gatos salvajes y varios grandes felinos, entre ellos un leopardo de Amur, dos jaguares y dos linces euroasiáticos, al papel de filtro empapado con nepetalactol.

Todos los felinos pasaron más tiempo con el papel impregnado de nepetalactol que con el papel de filtro normal que se utilizó como control.

En cambio, perros y ratones de laboratorio no mostraron ningún interés por el papel que contenía nepetalactol.

A continuación, probaron cómo respondían 12 gatos a todos los compuestos bioactivos conocidos de la vid de plata, confirmando que el nepetalactol era la más potente de las sustancias.

Para comprobar si las respuestas de los felinos a la sustancia se regían por el sistema opioide del cerebro, tomaron muestras de sangre para comprobar los niveles de betaendorfina cinco minutos antes y después de ser expuestos al nepetalactol.

Las concentraciones elevadas de endorfina se produjeron sólo después de la exposición al nepetalactol, y no a la sustancia de control.

Cuando los investigadores dieron a los gatos naloxona, un fármaco que inhibe los efectos de los opioides, los gatos ya no querían frotarse contra el nepetalactol.

La naloxona se utiliza comúnmente en humanos para tratar sobredosis de opioides.

Pero, a diferencia de los opioides, los científicos creen que la respuesta al nepetalactol es "no adictiva", porque funciona desencadenando un aumento de las endorfinas que ya son producidas por el cuerpo.

En cambio, fármacos como la morfina estimulan los receptores opioides del cerebro directamente, no de forma indirecta.

Por último, probaron si las hojas de la vid de plata repelían a los mosquitos Aedes albopictus cuando los gatos se frotaban contra la planta.

Descubrieron que un número significativamente menor de mosquitos se posaba sobre los gatos que adoptaban este comportamiento.

Esto, escribieron, era un ejemplo de "cómo los animales utilizan los metabolitos de las plantas para protegerse de las plagas de insectos", lo que se observa, por ejemplo, en algunas especies de aves que se frotan contra los cítricos, o en los chimpancés que hacen plataformas para dormir con árboles con cualidades repelentes.
Más información: Reiko Uenoyama et al. La respuesta característica de los gatos domésticos a los iridoides de las plantas les permite obtener una defensa química contra los mosquitos, Science Advances (2021). DOI: 10.1126/sciadv.abd9135. Información de la revista: Science Advances.