El cuerpo de la víctima fue hallado en cercanías de su vivienda.
Cold weather in Canada
© Kayle Neis/The Canadian Press
Imagen Ilustrativa
Una mujer de 68 años murió como consecuencia del frío extremo mientras regresaba a su casa tras haber visitado una vivienda vecina esa misma noche en Dawson Creek, una ciudad de la provincia de Columbia Británica, en el oeste de Canadá. Al momento de su deceso, la temperatura llegaba a 41,8 grados centígrados bajo cero.

El cadáver fue encontrado el domingo 7 de febrero por la mañana por sus allegados, quienes dieron aviso a las autoridades. "Ella partió alrededor de la 1 a.m. y desafortunadamente no llegó a su casa", expresó el sargento de la Policía local Damon Werrell, quien detalló que las viviendas no están alejadas.

Tras descartar un crimen, comentó que la investigación estableció que la víctima había "bebido alcohol" durante su visita.

Por último, Werrell expresó que el incidente "es un recordatorio de que las temperaturas extremas pueden ser peligrosas y una amenaza para la vida solo minutos después de estar expuestos" a ellas.