Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Alemania ha experimentado su mayor oscilación térmica desde que se tienen registros, con un aumento de 41,9 grados en una semana.
People walking

De la congelación a la relativa suavidad, los alemanes se han adaptado a los cambios extremos de temperatura del invierno.
Los investigadores del Servicio Meteorológico Alemán (DWD) afirmaron el martes que el país nunca había experimentado una oscilación como la que se produjo en la estación meteorológica de la ciudad de Goettingen, en el centro de Alemania.

Allí se registró una mínima de 23,8 grados centígrados bajo cero el 14 de febrero. Siete días después, el 21 de febrero, la máxima fue de 18,1 grados centígrados,

El récord anterior se había establecido en mayo de 1880, en los primeros días del registro meteorológico. En aquella ocasión, se midió un aumento de la temperatura de 41 grados en siete días, dijo un portavoz del DWD.

En el norte de Alemania también se batieron el lunes dos récords regionales de calor invernal. En la ciudad de Quickborn, la máxima fue de 18,9 grados, superando el récord de 17,8 grados medido dos años antes.

En la zona de Hamburgo, la estación meteorológica de Neuwiedenthal alcanzó el lunes los 21,1 grados. El récord anterior de 18,1 grados en la misma estación poco más de un año antes fue así "pulverizado", dijo un portavoz del DWD.

"Por primera vez desde que se iniciaron los registros de temperatura, la temperatura en Hamburgo ha superado así los 20 grados en invierno", dijo