Traducido por el equipo de SOTT.net en español

La estimulación eléctrica podría ayudar a los vasos sanguíneos a transportar los glóbulos blancos y el oxígeno a las heridas, acelerando su curación, según sugiere un nuevo estudio.
vessels
© Image by Dennis Mathias
Los impulsos eléctricos podrían acelerar la cicatrización de las heridas al provocar una mayor permeabilidad en los vasos sanguíneos, según un nuevo estudio.
El estudio, publicado en la revista Lab on a Chip de la Royal Society de Chemistry, descubrió que la estimulación eléctrica constante genera un aumento de la permeabilidad en los vasos sanguíneos, lo que proporciona una nueva perspectiva sobre las formas en que pueden crecer los nuevos vasos sanguíneos.

La estimulación eléctrica proporcionó un voltaje constante con una corriente eléctrica acompañante en presencia del flujo de fluidos. Los resultados indican que la estimulación aumenta la permeabilidad del vaso sanguíneo, una característica importante que puede ayudar a que las sustancias que curan las heridas en la sangre lleguen a ellas con más eficacia.

"Se especulaba con que los vasos sanguíneos podrían crecer mejor si se les estimulaba eléctricamente", explica Shaurya Prakash, autor principal del estudio y profesor asociado de ingeniería mecánica y aeroespacial en The Ohio State University." Y descubrimos que la respuesta de las células en nuestros modelos de vasos sanguíneos es muy prometedora para cambiar la permeabilidad de los vasos, lo que puede tener resultados positivos para nuestro trabajo en curso sobre la curación de heridas".

Los vasos sanguíneos son cruciales para la curación de las heridas: Se extienden por todo el cuerpo y transportan nutrientes, células y sustancias químicas que pueden ayudar a controlar la inflamación causada por una lesión. El oxígeno y los glóbulos blancos -que protegen al organismo de invasores extraños- son dos componentes clave que transportan los vasos sanguíneos.

Pero cuando se produce una lesión -por ejemplo, un corte en el dedo- la arquitectura de los vasos sanguíneos en el lugar de la herida se interrumpe. Eso también interrumpe la capacidad de los vasos para ayudar a la cicatrización de la herida. Los vasos sanguíneos vuelven a crecer por sí solos, casi como las ramas de los árboles, sin fuentes externas de electricidad, como parte del proceso de curación.

"Y cuando los vasos sanguíneos empiezan a crecer, reponen la piel y las células y establecen de nuevo una barrera de curación", dijo Prakash. "Pero nuestra pregunta era: ¿Cómo hacer que este proceso sea mejor y más rápido, y hay algún beneficio en hacerlo?"

Lo que descubrieron, en pruebas de laboratorio realizadas con células humanas, es que la estimulación de los vasos sanguíneos con electricidad mostraba un marcado aumento de la permeabilidad de los vasos sanguíneos, que es un marcador físico que sugiere un posible crecimiento de nuevos vasos.

"Estos hallazgos iniciales son emocionantes, y la siguiente fase del trabajo requerirá que estudiemos si podemos hacer crecer nuevos vasos y cómo", dijo Prakash.

Jon Song, coautor del trabajo y profesor asociado de ingeniería mecánica y aeroespacial en The Ohio State University, dijo que los resultados implican que una de las principales formas en que los vasos sanguíneos trabajan para curar las lesiones es permitiendo que las moléculas y las células se muevan a través de las paredes de los vasos.

"Y ahora comprendemos mejor cómo la estimulación eléctrica puede cambiar la permeabilidad a través de las paredes de los vasos", dijo Song. "Digamos que tienes una herida cutánea, como un corte de papel, y tus vasos sanguíneos están cortados y por eso tienes una fuga de sangre. Lo que necesitas es que un montón de células sanguíneas acudan a ese lugar y salgan por el vaso sanguíneo para iniciar la reparación de la herida".

El estudio sugería que los cambios en la permeabilidad de los vasos sanguíneos podían hacer que esas células sanguíneas llegaran más rápidamente al lugar de la herida, aunque no explicaba las razones por las que esto ocurría. El estudio parecía indicar que la electricidad afectaba a las proteínas que mantienen unidas las células de los vasos sanguíneos, pero esos resultados no eran concluyentes.

El estudio es una ampliación del trabajo de un equipo más amplio, dirigido por Prakash, que anteriormente demostró que los vendajes eléctricos podían ayudar a estimular la curación en perros heridos. Ese trabajo indicaba que la estimulación eléctrica también podría ayudar a controlar las infecciones en las zonas de las heridas, un fenómeno que los investigadores también esperan seguir investigando.
Más información: Prashanth Mohana Sundaram et al. El campo eléctrico de corriente directa regula la permeabilidad endotelial bajo fuerzas de fluido fisiológicamente relevantes en un modelo de bifurcación de vaso microfluídico, Lab on a Chip (2020). DOI: 10.1039/D0LC00507J Información de la revista: Lab on a Chip