Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Al menos 25 combatientes talibanes murieron en una avalancha cuando intentaban cruzar al este de Afganistán desde el vecino Pakistán a través de una ruta montañosa, informaron el lunes las autoridades afganas.
Afghanistan

Afganistán
"Veinticinco combatientes talibanes, algunos de ellos de nacionalidad paquistaní, murieron anoche en una avalancha en una zona montañosa del distrito de Zazi-Aryob cuando se dirigían a Afganistán", dijo a EFE Mohammad Lal Amiri, portavoz de la policía de la provincia de Paktia, donde se produjo el incidente.

Amiri explicó que el accidente se produjo cuando los insurgentes intentaban cruzar la frontera desde Pakistán en medio de montañas nevadas por una ruta arriesgada que no está bajo el control de las fuerzas de seguridad afganas.

La mayoría de los cuerpos de los fallecidos habían sido recuperados de la zona y trasladados al otro lado de la Línea Durand, la larga frontera entre Afganistán y Pakistán establecida mediante un acuerdo del siglo XIX entre los británicos y Kabul, que no es reconocida por las actuales autoridades afganas.

El portavoz alegó que los combatientes habían sido enviados a Afganistán como parte de los preparativos para la llamada "ofensiva de primavera", en la que los talibanes intensifican sus ataques en todo el país.

"Es casi la temporada de primavera (...) Los talibanes están haciendo los preparativos para sus ataques de primavera, por lo que ahora están enviando combatientes desde Pakistán a Afganistán a través de rutas arriesgadas", dijo Amiri.

Estados Unidos había advertido recientemente a Kabul sobre la posibilidad de que aumentara la violencia en Afganistán durante los próximos meses como consecuencia de la ofensiva de primavera.

El país ha sido testigo de una nueva oleada de atentados, especialmente en forma de asesinatos selectivos en zonas urbanas, a pesar de que el gobierno y los talibanes están inmersos en negociaciones de paz en Doha desde septiembre.

Las discusiones, que se produjeron tras el histórico acuerdo de Doha de febrero de 2020 entre los insurgentes y Washington -que incluía una cláusula sobre la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán para el 1 de mayo-, han permanecido estancadas sin ningún avance significativo.