Traducido por el equipo de SOTT en español

Las personas influyentes de la sanidad pública, el gobierno y los medios de comunicación se equivocaron completamente con la Covid-19.
florida covid lockdown
© MediaPunch/Associated Press
La multitud durante el Spring Break en las playas de Ft. Lauderdale el pasado domingo.
La pandemia de la Covid-19 representó una prueba para las élites de Estados Unidos, desde los expertos en salud pública hasta los medios de comunicación corporativos. Los resultados han sido decepcionantes. Los responsables políticos que se opusieron a las élites y desafiaron la narrativa han demostrado tener razón al hacerlo.

Para empezar, los modelos epidemiológicos a los que se dio mucha publicidad eran tan consecuentes como erróneos. El modelo elaborado por Neil Ferguson, del Imperial College de Londres, que predijo erróneamente millones de muertes por la Covid en los Estados Unidos, desató el pánico entre las élites de la salud pública y sirvió de pretexto para los cierres en los Estados Unidos y Gran Bretaña. Los encierros no lograron detener el virus, pero causaron un gran daño a la sociedad, un daño que un enfoque más específico, que tratara de reducir los daños totales, habría podido evitar (y lo hizo, en lugares como Suecia y Florida).

Del mismo modo, los modelos que predecían una escasez masiva de camas en los hospitales ayudaron a precipitar la desastrosa política -promulgada por estados como Nueva York, Nueva Jersey y Michigan- de enviar a los pacientes hospitalizados contagiosos y con la Covid a las residencias de ancianos. Estados como Florida, que rechazaron los modelos y adoptaron políticas para proteger a los residentes de las residencias de ancianos, tuvieron como resultado tasas de mortalidad comparativamente más bajas.

La confianza en los modelos defectuosos fue acompañada por un mensaje público deficiente. Las élites enviaron mensajes contradictorios sobre la eficacia de las mascarillas de tela, la uniformidad del riesgo en los distintos tramos de edad, el peligro de la transmisión al aire libre y el beneficio práctico de vacunarse contra la Covid.

Quizá lo más perjudicial para la confianza del público fue la campaña de salud pública que instaba a "15 días para frenar la propagación". Esta mitigación a corto plazo, se nos dijo, era necesaria para ganar tiempo y preparar a los hospitales para cualquier aumento de pacientes. Pero ese objetivo razonable pronto se transformó en un enfoque de encierro hasta la erradicación que no dejaba ver el final para la mayoría de los estadounidenses. Pasar de "salvar los hospitales" a "Covid cero" representa uno de los mayores casos de la historia de mover el poste de la meta.

Los encierros demostraron ser una gran ayuda para los medios de comunicación corporativos de Estados Unidos, que cebaron a su audiencia cautiva con el miedo y el partidismo. Todo lo que hizo la prensa corporativa con respecto a la cobertura de la Covid fue inseparable de su obsesión de años por atacar a Donald Trump. La utilización de la Covid en un año de elecciones sustituyó cualquier obligación de presentar los hechos con el contexto y la perspectiva necesarios.

Aunque en mayo estaba muy claro que las escuelas representaban entornos de bajo riesgo para la propagación de la Covid y que las consecuencias de un cierre prolongado de las escuelas eran potencialmente catastróficas, los medios de comunicación corporativos hicieron todo lo posible por ocultar los datos y avivar el miedo y el pánico entre padres y profesores. Al fin y al cabo, los medios de comunicación tenían que adoptar la posición contraria a la de Donald Trump.

Si los medios de comunicación hubieran presentado los datos sobre las escuelas de forma racional, con el contexto y la perspectiva adecuados, es muy posible que los prolongados cierres de escuelas que hemos visto en los estados de bloqueo hubieran sido insostenibles y que millones de estudiantes estuvieran en una situación académica y social notablemente mejor.

Durante meses se nos dijo que "confiáramos en los expertos", pero con demasiada frecuencia durante el año pasado los más influyentes en nuestra sociedad -en la salud pública, el gobierno y los medios de comunicación- demostraron ser incapaces de estar a la altura del momento.

Florida fue a contracorriente de la opinión de la élite y se opuso a la narrativa de los medios de comunicación. El resultado son escuelas abiertas, un desempleo comparativamente bajo y una mortalidad per cápita de la Covid inferior a la media nacional. No podemos simplemente deshacer el daño causado por las políticas defectuosas defendidas por nuestras élites, pero podemos resolver que nunca dejemos que esto le suceda a nuestro país de nuevo.

El Sr. DeSantis es el gobernador de Florida.