Traducido por el equipo de SOTT en español

Israel ha acusado a Irán de hacer muchas cosas nefastas. Pero el registro histórico muestra que cualquier cosa de la que Israel acusa a Irán, es probable que ya la esté haciendo Israel.
Netanyahu points to a drawing of a bomb
© Mario Tama/Getty Images
Netanyahu señala el dibujo de una bomba para advertir de la amenaza de Irán, en un discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas el 27 de septiembre de 2012 en Nueva York
Por ejemplo, Israel ha acusado repetidamente a Irán de desestabilizar la región extendiéndose maliciosamente por ella y formando alianzas y ejerciendo influencia en Siria, Irak y Líbano.

Pero Israel se está extendiendo por la región formando alianzas y ejerciendo influencia en toda la región. Con distintos grados de formalidad y publicidad, Israel ha ampliado su red y ha formado alianzas con Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Sudán y Marruecos. Y esta expansión israelí ha sido desestabilizadora tanto por el aumento de armas en la región como por la legitimación y solidificación de las ocupaciones.

El acuerdo entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos significó aviones de combate F-35, aviones no tripulados Reaper y aviones EA-18G Growler, capaces de interferir en las defensas aéreas del enemigo para los Emiratos Árabes Unidos, y un gran paquete de armas para Israel en compensación, incluyendo potencialmente helicópteros de combate, satélites de comunicaciones avanzadas, bombas antibúnker, F-35, aviones cisterna KC-46A, que son capaces de repostar muchos aviones simultáneamente, y aviones V-22, que pueden transformarse de helicóptero a avión.

Los acuerdos también han llevado a la solidificación de las ocupaciones en la región. Y no es sólo la solidificación de la ocupación palestina. Para conseguir un acuerdo con Marruecos, el precio fue el reconocimiento por parte de Estados Unidos de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental: una ocupación que es ilegal según el derecho internacional. Tanto la ONU como el Tribunal Internacional de Justicia han fallado a favor del derecho del Sáhara Occidental al autogobierno.

Al parecer, Israel también está planeando influir en EE.UU. para que no presione a Arabia Saudí, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos en materia de derechos humanos, debido al valor que Israel otorga a estas alianzas para enfrentarse a Irán. Al parecer, los funcionarios israelíes quieren recordar a Washington que los acuerdos que han firmado en la región deben tener prioridad sobre las preocupaciones por los derechos humanos.

Extender su influencia por la región se parece mucho a lo que Israel acusa a Irán. Y la extensión de Israel ha sido desestabilizadora en cuanto a la proliferación de armas, la legitimación de las ocupaciones y la aceptación de los abusos de los derechos humanos.

Uso de apoderados

Israel lleva mucho tiempo acusando a Irán de utilizar fuerzas aliadas en Siria, Irak y Líbano.

Pero Israel tiene un desagradable historial de uso de fuerzas aliadas que se remonta al menos a la utilización de la milicia Falange en Líbano. Al no querer ser visto enviando soldados israelíes a los campos de refugiados palestinos, Israel utilizó su milicia cristiana asociada. Según Patrick Tyler, en A World of Trouble, la milicia de la Falange se desarrolló "con la ayuda encubierta de Israel". En septiembre de 1982, la milicia asociada israelí Falange masacró a cientos, y quizás miles, de refugiados palestinos en los campos de refugiados de Sabra y Shatila. Israel admite haber masacrado a 700 personas; los palestinos afirman que fueron 2.750. En La sombra de Balfour, David Cronin sitúa la cifra entre 800 y 3.500.

Más recientemente, Israel ha empleado a Mujahedeen-e Khalq (MEK) como representante en el asesinato de científicos nucleares iraníes. El periodista de investigación Seymour Hersch informa de que un antiguo funcionario de alto nivel de inteligencia le dijo que los asesinatos "los realiza principalmente el MEK a través de un enlace con los israelíes". Recientemente, Irán ha sugerido que el MEK desempeña un papel de apoderado en el asesinato de Mohsen Fakhrizadeh.

Israel acusa a Irán de utilizar fuerzas aliadas. Pero la historia de Israel demuestra el uso bien documentado de fuerzas aliadas para llevar a cabo algunos de sus trabajos más ilegales.

Terrorismo

Israel ha intentado enérgicamente caracterizar a Irán como uno de los principales estados patrocinadores del terrorismo.

Pero Israel se ha alineado recientemente con los terroristas más bárbaros. Israel se ha aliado con el Estado Islámico y al-Nusra. En septiembre de 2013, Michael Oren, el embajador israelí en Estados Unidos dijo: "Siempre quisimos que Bashar Assad se fuera, siempre preferimos a los malos que no estaban respaldados por Irán que a los malos que estaban respaldados por Irán." Oren dijo al Jerusalem Post que "Este era el caso... incluso si los otros 'malos' estaban afiliados a Al Qaeda". Casi un año después, en junio de 2014, Oren repetiría la posición de Israel de preferir al Estado Islámico y a al-Nusra antes que a Assad: "Desde la perspectiva de Israel, si tiene que haber un mal que debe prevalecer, que prevalezca el mal suní". Un año y medio después, el ministro de Defensa Moshe Yalon reiteraría esencialmente esta firme preferencia israelí.

E Israel no sólo apoyó al Estado Islámico, sino que lo ayudó. Ha bombardeado repetidamente objetivos sirios, y los observadores de la ONU en los Altos del Golán han informado de que han sido testigos de la cooperación entre Israel y los rebeldes sirios. Netanyahu también ha revelado que Israel ha golpeado docenas de veces a las fuerzas de Hezbolá que luchan contra el Estado Islámico y Al Qaeda en Siria. Y se ha expuesto que Israel también proporcionó financiación, alimentos y combustible a los rebeldes sirios que luchan contra Assad.

En The Management of Savagery, Max Blumenthal dice que "ISIS encontró un defensor en Israel". Informa que el director del "Centro de Estudios Estratégicos Begin-Sadat, vinculado al Partido Likud", abogó por perseguir el "debilitamiento del Estado Islámico, pero no su destrucción". Llamaron al ISIS una "herramienta útil". Hay informes de coordinación y comunicación entre Israel y al-Nusra, incluyendo el suministro de mapas por parte de Israel.

Por lo tanto, Israel está haciendo exactamente lo que acusa a Irán de hacer.

Armas nucleares

Israel ha acusado a gritos a Irán de poseer un programa de armas nucleares y de construir secretamente instalaciones de armas nucleares.

Es bien sabido que Israel tiene un programa de armas nucleares. Un correo electrónico filtrado, escrito por Colin Powell, sugiere que Estados Unidos estima que el arsenal de Israel es de 200 armas nucleares.

Lo que ha recibido menos atención en medio de los gritos de que Irán ha construido en secreto instalaciones nucleares es que Israel está construyendo en secreto sobre la instalación nuclear que construyó en secreto. Las imágenes por satélite publicadas en febrero de 2021 muestran que Israel ha estado "llevando a cabo una importante ampliación de su instalación nuclear de Dimona" durante al menos los últimos dos años.

Así que, mientras Israel acusa a Irán de perseguir secretamente un programa de armas nucleares y construir secretamente instalaciones nucleares, está persiguiendo en secreto un programa de armas nucleares y construyendo en secreto instalaciones nucleares.

Ataque de barcos

Ya en 2019, se culpó a Irán de dos ataques con minas lapa contra barcos. Israel también ha culpado a Irán de una reciente explosión en el buque de carga israelí MV Helios Ray. Irán ha negado la responsabilidad del ataque.

Pero parece que Israel ha estado muy ocupado haciendo explotar barcos iraníes. El Wall Street Journal ha informado de forma impactante que, desde finales de 2019, Israel ha atacado al menos una docena de barcos que se dirigían a Siria y que transportaban petróleo iraní. Israel ha atacado buques iraníes o buques que transportan petróleo iraní con armas que incluyen minas. Al menos algunos de los ataques israelíes se han llevado a cabo con minas lapa: exactamente como los ataques de los que se acusa a Irán. The Wall Street Journal informa de que tres de los ataques israelíes tuvieron lugar en 2019 y otros seis en 2020.

Al igual que en el caso de la influencia regional, el uso de apoderados, el terrorismo y la construcción de instalaciones nucleares secretas, Israel parece ser culpable de lo mismo que acusa a Irán: volar barcos. Esta acusación búmeran es coherente con un patrón histórico de Israel acusando a Irán de las mismas cosas que hace Israel.