Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Las fuertess lluvias de la última semana han provocado algunas de las peores inundaciones de las últimas décadas en el estado australiano de Nueva Gales del Sur, según informaron las autoridades el lunes, y algunos ríos están superando niveles récord.
NSW's State Emergency Service has confirmed that major flooding of the Hawkesbury River.
© NSW RFS
El Servicio de Emergencias del Estado de Nueva Gales del Sur confirma las grandes inundaciones del río Hawkesbury.
Miles de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares y otros cientos han tenido que ser rescatados de la crecida de las aguas que han aislado a decenas de ciudades del estado más poblado de Australia.

Alrededor de 18.000 personas habían sido evacuadas por las inundaciones en Nueva Gales del Sur (NSW) hasta el lunes y los servicios de emergencia temían que hasta 54.000 personas pudieran ser desplazadas con la previsión de que las fuertes lluvias continuaran hasta el miércoles.

"Esto no es nada que hayamos visto desde la década de 1960", dijo la primera ministra del estado, Gladys Berejiklian, en una conferencia de prensa, informó la CNN. En las partes del estado que han sido más afectadas, se trata de un acontecimiento que ocurre una vez al siglo; en otras regiones, como la zona de Hawkesbury, es un acontecimiento que ocurre "una vez cada 50 años", dijo.


Hasta 38 partes del estado han sido declaradas zonas de desastre natural.

Hasta el lunes no se había informado de ninguna muerte por las inundaciones, según AccuWeather. Según la Oficina Australiana de Meteorología, en los últimos siete días han caído más de 400 mm de lluvia en la costa norte de Nueva Gales del Sur.

La lluvia que ha sumergido grandes franjas del estado contrasta con las condiciones meteorológicas de hace un año, cuando las autoridades luchaban contra la sequía y los catastróficos incendios forestales, según Reuters.

"Las comunidades que fueron golpeadas por los incendios forestales están ahora siendo golpeadas por las inundaciones y por una profunda sequía anterior. No conozco ningún momento en la historia de nuestro estado en el que hayamos tenido estas condiciones meteorológicas extremas en una sucesión tan rápida en medio de una pandemia", dijo Berejiklian.


Algunas partes de las regiones occidentales de Sídney han sufrido las peores inundaciones desde 1961, según las autoridades, que esperan que el mal tiempo dure hasta el miércoles, informó Reuters.

El director de los servicios nacionales de inundaciones de la Oficina de Meteorología, Justin Robinson, describió las precipitaciones como un "evento de inundación muy significativo para Nueva Gales del Sur".

"He sido un pronosticador de inundaciones con la oficina durante 20 años y esta es probablemente la peor inundación que he experimentado", dijo Robinson.

La amenaza de fuertes precipitaciones disminuirá notablemente cuando un frente aleje las tormentas de la costa a primera hora del miércoles, dando paso a una masa de aire más fresco y seco que despejará la atmósfera, dijo el Capital Weather Gang.

Se han visto serpientes y arañas luchando por llegar a terrenos más altos, dijo la CNN. "Sigue lloviendo aquí y el agua de la inundación sigue subiendo, el agua se está acercando a nuestra casa", dijo el residente de NSW Matt Lovenfosse a la CNN. "Por la mañana debería estar dentro y las arañas estarán por toda la casa".

Además, "los árboles están llenos de serpientes", dijo. "Si sacas el bote por el prado nadan hacia él tratando de subirse a algo seco, lo mismo con las arañas".

Contribuyendo: The Associated Press