Traducido por el equipo de Sott.net en español

Hace tiempo que la gente sueña con viajar a otras estrellas y planetas y vagar por el universo con una nave estelar. Sin embargo, estas cosas sólo existen en la ciencia ficción, porque incluso la estrella más cercana al sol, Próxima Centauri, está a más de cuatro años luz. Esto significa que, aunque pudieras viajar a la velocidad de la luz, tardarías más de cuatro años en llegar a la estrella más cercana.
Wormhole travel
© Public domain, via Wikimedia Commons
El viaje por los agujeros de gusano tal y como lo imaginó Les Bossinas para la NASA. (Les Bossinas (Cortez III Service Corp.)
Para que los personajes de Star Trek pudieran llegar rápidamente a cualquier parte del universo, Star Trek introdujo el concepto de "velocidad warp", que permite a las naves estelares viajar más rápido que la luz. Sin embargo, según la teoría de la relatividad general de Albert Einstein, es imposible ir más rápido que la luz.

Entonces, ¿nunca será posible utilizar el impulso warp? Los científicos parecen haber encontrado una solución viable, al menos en teoría.

En un nuevo estudio, el físico Erik Lentz, de la Göttingen University en Alemania, propone un modelo de viaje más rápido que la luz, gracias a lo que denomina una nueva clase de solitones hiperrápidos. Se trata de una especie de onda que mantiene su forma y energía y puede moverse a una velocidad constante superior a la de la luz.

Según el modelo de Lentz, estas soluciones de solitones hiperrápidos pueden existir en el marco de la relatividad general.

Con un suministro de energía suficiente, estos solitones pueden configurarse como "burbujas de deformación" con velocidades superiores a la de la luz, por lo tanto teóricamente permitiría a un objeto viajar a través del espaciotiempo sin sufrir las fuerzas de marea extremas.

travel times to Proxima Centauri
© E Lentz
Una ilustración compara los tiempos de viaje a Próxima Centauri (la estrella conocida más cercana a nuestro sol) utilizando los actuales cohetes químicos, las nuevas naves espaciales de propulsión nuclear propuestas y el motor warp.
El único problema de esta solución es que requiere más energía de la que disponemos ahora.

"La energía necesaria para que este propulsor viaje a la velocidad de la luz abarcando una nave espacial de 100 metros de radio es del orden de cientos de veces la masa del planeta Júpiter", dijo Lentz en un comunicado. "El ahorro de energía tendría que ser drástico, de aproximadamente 30 órdenes de magnitud para estar al alcance de los modernos reactores de fisión nuclear".

Aunque este método no es posible ahora mismo por el problema del suministro de energía, esto podría ser más práctico que las ideas anteriores sobre viajes más rápidos que la luz, que dependen de la física exótica.

Por ejemplo, los agujeros de gusano artificiales y el impulso de Alcubierre involucran un fenómeno físico exótico llamado masa negativa. Se trata de un tipo de materia exótica que tendría una masa inferior a cero, por ejemplo, una libra negativa. Este tipo de materia mostraría un comportamiento extraño bajo la gravedad y podría permitir viajes más rápidos que la luz.

Sin embargo, estos fenómenos exóticos sólo existen en principio, en las escalas cuánticas; no hay ninguna forma evidente de hacer que los objetos macroscópicos tengan masa negativa.

El nuevo modelo, en cambio, utiliza las características del espaciotiempo para facilitar los viajes más rápidos que la luz, y sólo requiere energía positiva ordinaria.

"Este trabajo ha alejado el problema de los viajes más rápidos que la luz un paso más allá de la investigación teórica en física fundamental y más cerca de la ingeniería. El siguiente avance es averiguar cómo reducir la astronómica cantidad de energía necesaria al alcance de las tecnologías actuales, como una gran central nuclear de fisión moderna. Entonces podremos hablar de la construcción de los primeros prototipos", dijo Lentz en el comunicado.

"Afortunadamente, en investigaciones anteriores se han propuesto varios mecanismos de ahorro de energía que pueden reducir potencialmente la energía necesaria en casi 60 órdenes de magnitud", añadió.

Lentz trabaja actualmente en determinar si estos métodos pueden modificarse o si se necesitan nuevos mecanismos para reducir la cantidad de energía necesaria.

El nuevo estudio se describe en un artículo en Classical and Quantum Gravity.