Traducido por el equipo de SOTT.net en español

La población de águilas calvas en los 48 estados más bajos de EE.UU. se ha cuadruplicado hasta llegar a más de 316.000 ejemplares, según las autoridades federales.
American bald eagle
© Bruce Bennett/Getty Images
Un águila calva americana se posa en una rama en Mill Pond el 21 de julio de 2018 en Centerport, Nueva York.
La población estuvo en su día al borde de la extinción, pero un nuevo estudio del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE.UU. descubrió más de 70.000 parejas reproductoras de esta emblemática ave.

Los expertos afirman que a finales de la década de 1960 había menos de 500.

El éxito de esta rapaz, que es el símbolo nacional de Estados Unidos, es un "éxito histórico de la conservación", dijo la recién confirmada Secretaria de Interior, Deb Haaland.

"El águila calva siempre se ha considerado una especie sagrada para los pueblos indígenas americanos, y del mismo modo es sagrada para nuestra nación como símbolo nacional de Estados Unidos", dijo Haaland, la primera secretaria del gabinete de los indígenas americanos.

Las águilas calvas fueron cazadas y envenenadas en Estados Unidos hasta que se incluyeron en la lista de especies en peligro de extinción en 1973 y se les dio protección federal.

Su número se ha recuperado desde entonces y el águila calva fue retirada de la lista en 2007, y su número se ha cuadruplicado desde el último estudio realizado en 2009.

Los expertos afirman que, a pesar de esta historia de éxito, la población de aves americanas ha disminuido en un tercio en los últimos 50 años.