La Universidad de Oxford y la empresa anglo-sueca AstraZeneca suspendieron los ensayos de su vacuna contra el coronavirus en niños y adolescentes en el Reino Unido por informes de la formación de coágulos en la sangre de adultos inoculados, comunicó el periódico Wall Street Journal.
AstraZeneca vaccine
© REUTERS / Kai Pfaffenbach
La Universidad de Oxford, citada por el medio, explicó que espera más información de la Agencia Regulatoria de Medicamentos y Productos el Cuidado de la Salud del Reino Unido para continuar la vacunación.

Se recuerda que los ensayos del fármaco en niños comenzaron a mediados de febrero pasado y que hasta la fecha no se ha detectado ningún problema.

Se prevé que en los ensayos participen un total de 300 niños y adolescentes entre 6 y 17 años, 200 de ellos van a recibir la vacuna real y otros 100, un placebo.

El responsable de la estrategia de vacunas de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), Marco Cavaleri, comunicó el martes al periódico italiano Il Messaggero, que el regulador sí que reconoce la relación entre la vacuna sueco-británica y unos casos de trombosis.

En marzo, varios países europeos informaron de la formación de coágulos en la sangre de algunas personas inoculadas con la vacuna de AstraZeneca, por lo que muchos Estados suspendieron el uso del fármaco como medida de precaución.

Sin embargo, el 18 de marzo la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), después de un estudio realizado, confirmó la seguridad y eficacia de la vacuna de AstraZeneca, agregando que sus beneficios superan con creces los efectos secundarios potenciales.