Los primeros resultados de un experimento del Laboratorio Nacional Fermi mostraron que las partículas elementales, llamadas 'muones', se comportan de una manera que no predice el modelo estándar de la física de partículas.
El anillo de almacenamiento Muon g-2.
© Fermilab / Reidar Hahn
El anillo de almacenamiento Muon g-2.
Todas las fuerzas que experimentamos a diario pueden reducirse a solo cuatro tipos: la gravedad, el electromagnetismo, la fuerza nuclear fuerte y la fuerza débil. Sin embargo, un grupo de físicos afirmó haber encontrado posibles indicios de una quinta fuerza fundamental de la naturaleza, que podría ayudar a explicar algunos de los grandes enigmas sobre el universo que han preocupado a los científicos en las últimas décadas.

Los primeros resultados del experimento 'Muon g-2' del Laboratorio Nacional Fermi (Fermilab) del Departamento de Energía de EE.UU. -publicados este miércoles en la revista Physical Review Letters- mostraron que las partículas elementales, llamadas 'muones', se comportan de una manera que no predice el modelo estándar de la física de partículas, la actual teoría ampliamente aceptada para explicar cómo se comportan los elementos constitutivos del universo.

La evidencia de que los muones se desvían del cálculo de esa teoría podría indicar la existencia de "una nueva y emocionante física", afirmaron los investigadores en un comunicado. "Hoy es un día extraordinario, largamente esperado no solo por nosotros, sino por toda la comunidad física internacional", subrayó Graziano Venanzoni, físico del Instituto Nacional de Física Nuclear de Italia y uno de los principales científicos del experimento.

¿Qué es un muón?

Un muón es una partícula elemental unas 200 veces más pesada que un electrón, pero más pequeña que un átomo, que se produce normalmente de forma natural cuando los rayos cósmicos inciden en la atmósfera de la Tierra, pero los aceleradores de partículas pueden generarlos en grandes cantidades.

Al igual que los electrones, los muones actúan como si tuvieran un pequeño imán en su interior. En un campo magnético intenso, la dirección del imán de los muones se tambalea, de forma parecida al eje de una peonza o un giróscopo.