Traducido por el equipo de SOTT.net en español

El científico jefe de la recién creada Fuerza Espacial de los Estados Unidos ha declarado que cree que el 'perfeccionamiento humano' (aplicación de diversas tecnologías en el ámbito militar para obtener soldados con capacidades «aumentadas», como por ejemplo una mayor resistencia al cansancio, menor necesidad de sueño, mayores capacidades analíticas, exoesqueletos, etc.) llegará más pronto que tarde.
Mozer/augmented soldier
© AFRL/Getty Images
Dr. Joel Mozer • soldado con capacidades « aumentadas »
El Dr. Joel Mozer, en un acto celebrado en el Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea afirmó que es "imperativo" que EE.UU. supere a sus adversarios liderando el "perfeccionamiento humano" en la tecnología militar.
"En el siglo pasado, la civilización occidental se transformó de una sociedad basada en la industria a una sociedad basada en la información, pero hoy estamos al borde de una nueva era: la era del "perfeccionamiento humano". En nuestro negocio de defensa nacional, es imperativo que adoptemos esta nueva era, no sea que nos quedemos atrás con respecto a nuestros competidores estratégicos."
Mozer, cuya carrera se ha desarrollado en gran medida en la Fuerza Aérea de EE.UU. desarrollando tecnologías de vuelo espacial, advirtió que se producirían avances "inimaginables" en la próxima década, citando los saltos en la inteligencia artificial (IA) que ya se han producido en programas como AlphaGo de Google. El científico de la Fuerza Espacial añadió que la IA podría llegar a desarrollar tácticas y estrategias militares que "ningún humano podría", y que eventualmente los programas o máquinas "autónomas" podrían asesorar a los comandantes en tiempo real. La IA podría llegar a crear programas que diseñen líneas de ataque demasiado complejas para que los humanos las entiendan, advirtió Mozer.
"Esto se extenderá al campo de batalla, donde los comandantes y los responsables de la toma de decisiones tendrán a su disposición múltiples agentes autónomos, cada uno de ellos capaz de controlar la ejecución de cosas como el reconocimiento, o el control del fuego, o el ataque. Debemos pensar cuidadosamente en la ética de esto, y en cómo confiaremos en estos agentes autónomos, especialmente en una era de guerra autónoma letal".
Pasando al 'perfeccionamiento humano' ,sugirió:
"La tecnología de «perfeccionamiento humano» podría llegar a producir una fuerza de trabajo sobrehumana, que utilice tecnologías como la realidad aumentada, la realidad virtual y la estimulación nerviosa. Se podría poner a un individuo en un estado de flujo, donde el aprendizaje se optimiza y la retención se maximiza. Este individuo podría convertirse en alguien con un potencial de alto rendimiento".
El gobierno estadounidense tiene un largo historial de experimentación con seres humanos para posibles aplicaciones militares. En la década de 1960, la Agencia Central de Inteligencia (CIA) dirigió un programa encubierto denominado MKUltra, que pretendía probar los efectos de las drogas, la tortura y las técnicas psicológicas esotéricas en sujetos humanos. No hay información disponible públicamente que sugiera que Estados Unidos haya intentado utilizar la tecnología del «perfeccionamiento humano» en los seres humanos de forma sistemática hasta ahora.

Sin embargo, el departamento de investigación del Pentágono, DARPA, ha emprendido proyectos que buscan el «perfeccionamiento humano», como un implante de piel que puede detectar patógenos y una malla neural para enlazar el cerebro humano y los ordenadores. Mientras tanto, Neuralink, de Elon Musk, intenta crear una interfaz cerebro-ordenador comercial. La empresa de biotecnología reveló recientemente que había logrado que un mono jugara al pong con su mente utilizando uno de sus chips patentados, aunque los críticos señalaron que esto ya se había hecho décadas antes.