Esta rareza se debe a que el deshielo del permafrost, la capa de suelo, está liberando gas que estuvo congelado durante miles de años.
Permafrost, la capa de suelo, en el momento en que libera gas que estuvo congelado.
© Twitter/@siberian_times
Permafrost, la capa de suelo, en el momento en que libera gas que estuvo congelado.
La aldea Oymyakon, en Siberia es considerada la más fría del mundo. Actualmente se enfrenta a incendios forestales extraños causados por "infiernos" que arden bajo tierra a una temperatura de -60 ° C.

La particularidad de estos incendios es que se inflaman a pesar de que el área todavía está bajo las heladas y la nieve del invierno. El primer incendio que se registró en esa zona fue a fines de abril en Teryut, a poca distancia al norte de Oymyakon.

Este fenómeno recibe el nombre de "zombie" porque el fuego se produce debajo de la capa del suelo que permanece constantemente congelada. Por esta razón, y emulando a los monstruos de las películas que viven bajo tierra, lleva ese nombre.

¿Cómo se produce este fenómeno?

Se cree que estos incendios se deben a que el deshielo del permafrost, la capa de suelo, en el extremo norte de Rusia, está liberando gas que estuvo congelado durante muchos milenios y calentando la turba helada, el material orgánico subterráneo.

La ex agente forestal Lyubov Vasilyeva, del distrito Tomponsky de Yakutia, aseguró que este incendio subterráneo de turba y carbón vegetal en las afueras de Udarnik fue causado por incendios forestales de verano que no se detuvieron hasta finales de otoño. "No disminuyó con las semanas de lluvia, lo que es típico de los incendios de turba, ya que pueden descender muchos metros, creando "focos" ardientes extremadamente peligrosos donde un hombre o un animal se quemaría vivo en cuestión de minutos", agregó.

Además, según comentó Vasilyeva, los fuegos de turba no necesitan oxígeno del exterior, ya que "la nieve actúa como una manta que apoya la quema".

La ex forestal, cree que, además de las cuestiones geográficas, fue también el colapso de la Unión Soviética lo que inició una larga cadena de eventos que condujeron a los actuales incendios.

"Había un sistema de quema controlada de pasto seco, con especialistas, que tenían mapas con turberas y depósitos de carbón marcados, supervisando el proceso", dijo, recordando el pasado.

Ese sistema dejó de funcionar principios de los 90, y no se creó ningún mecanismo nuevo. Hoy hay personas quemando pasto incontrolablemente y sin conocimiento", afirmó.