Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Pocos investigadores han tenido el impacto en la cultura pop de Suzanne Simard. La ecologista de la Universidad de Columbia Británica fue el modelo para Patricia Westerford, una controvertida científica de árboles en la novela ganadora del Premio Pulitzer 2019 de Richard Powers El Overstory. El trabajo de Simard también inspiró la visión de James Cameron (director, guionista, productor de cine) del «Árbol de las almas» divino en su éxito de taquilla de 2009, Avatar. Y su investigación fue destacada en el bestseller de no ficción de 2016 del forestal alemán Peter Wohlleben, The Hidden Life of Trees. (La vida oculta de los árboles).
Suzanne Simard mother trees book
© Brendan Ko
Author Suzanne Simard
Lo que cautivó la imaginación del público fueron los hallazgos de Simard de que los árboles son seres sociales que intercambian nutrientes, se ayudan entre sí y se comunican sobre las plagas de insectos y otras amenazas ambientales.

Los ecólogos anteriores se habían centrado en lo que sucede en la superficie, pero Simard usó isótopos radiactivos de carbono para rastrear cómo los árboles comparten recursos e información entre sí a través de una red intrincadamente interconectada de hongos micorrízicos (mycorrhizal fungi), que colonizan las raíces de los árboles. En un trabajo más reciente, ha encontrado evidencia de que los árboles reconocen a sus propios parientes y los favorecen con la mayor parte de su recompensa, especialmente cuando los árboles jóvenes son más vulnerables.

mother trees suzane simard book cover
© Knopf
El primer libro de Simard, Finding the Mother Tree: Discovering the Wisdom of the Forest [en español, "Encontrar el árbol madre: Descubriendo la sabiduría del bosque"], fue lanzado por Knopf esta semana. En él, sostiene que los bosques no son colecciones de organismos aislados, sino redes de relaciones en constante evolución. Los seres humanos han estado desenredando estas redes durante años, dice, a través de prácticas destructivas como la tala rasa y la extinción de incendios. Ahora están provocando que el cambio climático avance más rápido de lo que los árboles pueden adaptarse, lo que lleva a la extinción de especies y un fuerte aumento de las infestaciones por plagas como los escarabajos de la corteza que han devastado los bosques en todo el oeste de América del Norte.

Simard dice que la gente puede tomar muchas medidas para ayudar a que los bosques (el sumidero de carbono terrestre más grande del mundo) se recuperen y, al hacerlo, desaceleren el calentamiento global. Entre sus ideas menos convencionales se encuentra el papel fundamental que desempeñan en el ecosistema los antiguos gigantes que ella llama «árboles madre» y nuestra necesidad de celosamente protegerlos.

[A continuación, una transcripción editada de la entrevista.]

La gente puede sorprenderse de que usted haya crecido en una familia maderera, no exactamente un grupo de amantes de los árboles. ¿Cómo te preparó tu infancia en la Columbia Británica rural para la vida como científico?

Al pasar tiempo en el bosque, como lo hacía cuando era niño, sabes que todo está entrelazado y superpuesto, las cosas crecen una al lado de la otra. Para mí, siempre fue este lugar increíblemente conectado, aunque no hubiera podido articular eso cuando era niña.

En la actualidad, en la Columbia Británica, los madereros sacrifican abedules y árboles de hoja ancha, que consideran que compiten por el sol y los nutrientes con los abetos que cosechan. Como joven científico forestal del gobierno, descubrió que los abedules en realidad estaban alimentando las plántulas de abeto, manteniéndolas con vida.

Así es. Me enviaron para averiguar por qué a algunos de los abetos de las plantaciones de árboles no les estaba yendo tan bien como a los abetos jóvenes y sanos del bosque natural. Una cosa que encontramos es que en el bosque natural, cuanto más los abedules daban sombra a las plántulas de abeto de Douglas, más carbono en forma de azúcares fotosintéticos les proporcionaban los abedules a través de la red micorrízica subterránea.

Los abedules también están llenos de nitrógeno, que a su vez es compatible con las bacterias que hacen todo el trabajo de ciclar los nutrientes y crear antibióticos y otras sustancias químicas en el suelo que contrarrestan los patógenos y ayudan a producir un ecosistema equilibrado.

¿Pero no son las bacterias del suelo las que crean los antibióticos por sí mismas, no por los árboles? ¿Cómo sabemos que ayudan a los árboles?

El abedul suministra carbono y nitrógeno al suelo, exudado por las raíces y las micorrizas, y esto proporciona energía para que crezcan las bacterias en el suelo. Una especie de bacteria que crece en la rizosfera de las raíces de abedul es una pseudomona fluorescente. Realicé estudios de laboratorio para demostrar que esta bacteria, recubierta con Armillaria ostoyae, un hongo patógeno que ataca a los abetos y en menor medida al abedul, inhibe el crecimiento del hongo.

También descubriste que los abedules dan azúcares a los abetos en verano a través de las redes de micorrizas y que los abetos devuelven el favor enviando comida a los abedules en primavera y otoño, cuando los abedules carecen de hojas.

¿No es genial? Algunos científicos estaban teniendo problemas con esto: ¿Por qué un árbol enviaría azúcares fotosintéticos a otra especie? Y para mí, eso era tan obvio. Todos se están ayudando unos a otros para crear una comunidad saludable que beneficie a todos.

¿Está diciendo que las comunidades forestales son en algunos aspectos más igualitarias, más eficientes que nuestra propia sociedad? ¿Alguna lección aquí?

Cierto, fomentan la diversidad. Los estudios muestran que la biodiversidad conduce a la estabilidad, y esto lleva a la resiliencia, y es fácil ver por qué. Las especies colaboran. Es un sistema sinérgico. Una planta tiene una alta capacidad fotosintética y alimenta todas estas bacterias del suelo que fijan el nitrógeno. Luego está esta otra planta de raíces profundas, y baja y trae agua, que comparte con la planta fijadora de nitrógeno porque esa planta de nitrógeno necesita mucha agua para realizar sus actividades. Entonces, de repente, toda la productividad del ecosistema aumenta.

¿Porque las especies se están ayudando unas a otras?

Sí, este es un concepto tan importante que todos debemos aprender y adoptar. Es uno que nos ha evadido.

De modo que la cooperación es igualmente importante, si no más importante, que la competencia. ¿Necesitamos revisar nuestros puntos de vista sobre cómo opera la naturaleza?

Creo que lo hacemos. [Charles] Darwin también comprendió la importancia de la cooperación. Sabía que las plantas vivían juntas en comunidades y escribió sobre ello. Es solo que nunca tuvo la misma tracción que su teoría de la selección natural basada en la competencia.

Hoy en día miramos cosas como el genoma humano y nos damos cuenta de que gran parte de nuestro ADN es de origen viral o bacteriano. Ahora sabemos que nosotros mismos somos consorcios de especies que evolucionaron juntas. Se está volviendo más común pensar de esa manera. Asimismo, los bosques son organizaciones de especies múltiples. Las culturas aborígenes conocían estos vínculos e interacciones y lo sofisticados que eran. Los seres humanos no siempre han tenido este enfoque reduccionista. Es un desarrollo de la ciencia occidental lo que nos llevó a esto.

¿Quiere decir que la ciencia occidental se ha centrado demasiado en el organismo individual y no lo suficiente en el funcionamiento de la comunidad en general?

Sí, pero también creo que ha habido una progresión de la ciencia. Comenzamos de manera muy simple: miramos organismos individuales, luego miramos especies individuales, luego comenzamos a mirar comunidades de especies y luego ecosistemas y luego niveles de organización aún más altos. De modo que la ciencia occidental ha pasado de lo simple a lo complejo. Ha cambiado de forma natural a medida que nos volvemos más sofisticados. Se ha vuelto más holístico.

Su uso de la palabra «inteligente» para describir árboles es controvertido. Pero parece que está haciendo una afirmación aún más radical: que hay una «inteligencia» en el ecosistema en su conjunto.

Usaste la palabra «controvertido». Eso viene de mí usando un término humano para describir un sistema altamente evolucionado que funciona, que en realidad tiene estructuras que son muy similares a nuestro cerebro. No son cerebros, pero tienen todas las características de la inteligencia: los comportamientos, las respuestas, las percepciones, el aprendizaje, el archivo de la memoria. Y lo que se envía a través de esas redes son [químicos] como el glutamato, que es un aminoácido que también actúa como neurotransmisor en nuestro cerebro. Llamo al sistema «inteligente» porque es la palabra más análoga que puedo encontrar en el idioma inglés para describir lo que estoy viendo.

Algunas personas desafían su uso de palabras como «memoria». ¿Qué evidencia tenemos de que los árboles en realidad «recuerdan» lo que les sucedió?

La memoria de eventos pasados ​​se almacena en los anillos de los árboles y en el ADN de las semillas. El ancho y la densidad de los anillos de los árboles, así como la abundancia natural de ciertos isótopos, guarda los recuerdos de las condiciones de crecimiento de años anteriores, como si fue un año húmedo o seco, o si había árboles cercanos, o si había sido derribados, creando más espacio para que los árboles crecieran más rápido. En las semillas, el ADN evoluciona a través de mutaciones, así como la epigenética, lo que refleja adaptaciones genéticas a las cambiantes condiciones ambientales.

Escribes en el libro: «Había aprendido mucho más escuchando en lugar de imponer mi voluntad y exigir respuestas». ¿Puedes hablar de eso?

Al ser científicos, nos capacitamos mucho. Puede ser bastante rígido. Hay diseños experimentales muy rígidos. No podía simplemente ir y observar cosas, no publicaban mi trabajo. Tuve que usar estos diseños experimentales, y lo hice. Pero mis observaciones siempre fueron tan importantes para mí al hacer las preguntas que hice. Siempre vinieron de cómo crecí, de cómo vi el bosque, de lo que observé.

Su último esfuerzo de investigación se llama Proyecto Árbol Madre. ¿Qué son los "árboles madre"?

El Proyecto Árbol Madre está tratando de aplicar estos conceptos en bosques reales para que podamos comenzar a gestionar los bosques para la resiliencia, la biodiversidad y la salud, reconociendo que en realidad los hemos llevado al borde del colapso con el cambio climático y la sobreexplotación. Actualmente estamos trabajando en nueve bosques que abarcan un rango de 900 kilómetros desde la frontera entre Estados Unidos y Canadá hasta Fort St. James, que se encuentra aproximadamente a la mitad de la Columbia Británica.

Patricia Westerford, el personaje de La Overstory que se inspiró en ti, a veces se desespera. ¿También a veces te desanimas?

Por supuesto que sí. Pero no tengo tiempo para desanimarme. Cuando comencé a estudiar estos sistemas forestales, me di cuenta de que por la forma en que están organizados, pueden recuperarse muy rápido. Puede empujarlos hasta el punto de colapsar, pero tienen una gran capacidad de almacenamiento en búfer. Quiero decir, la naturaleza es brillante, ¿verdad?

Pero la diferencia en este momento es que con el cambio climático, necesitaremos ayudar un poco a la naturaleza. Tendremos que asegurarnos de que los árboles madre estén ahí para ayudar a la próxima generación a avanzar. Tendremos que trasladar algunos genotipos que están preadaptados a un clima más cálido a bosques más al norte o de mayor elevación que se están calentando rápidamente. La velocidad del cambio climático es mucho más rápida que la velocidad a la que los árboles pueden migrar por sí mismos o adaptarse.

¿No existe el riesgo de trasladar semillas de un ecosistema integrado a otro?

Aunque la regeneración de semillas adaptadas localmente es la mejor, hemos cambiado el clima tan rápidamente que los bosques necesitarán ayuda para sobrevivir y reproducirse. Tenemos que ayudar en la migración de semillas preadaptadas de climas más cálidos. Necesitamos convertirnos en agentes activos del cambio, agentes productivos en lugar de explotadores.
Richard Schiffman es un periodista medioambiental afincado en la ciudad de Nueva York.