Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Dos rorcuales muertos se desprendieron del casco de un buque de la Armada australiana mientras entraba en la Base Naval de San Diego el sábado.
The whale carcass dislodged from underneath HMAS Sydney.
© Source:News Corp Australia
El cadáver de la ballena se desprendió de debajo del HMAS Sydney.
Un vídeo muestra al HMAS Sydney, un destructor australiano, entrando en la bahía de San Diego el sábado por la mañana. El buque ha estado en la zona realizando ejercicios conjuntos con la Marina de los Estados Unidos desde principios de abril.

Alrededor de las 9:45 de la mañana, cuando el barco estaba entrando en el muelle de la Base Naval de San Diego, se produjo una visión aleccionadora.

Según un portavoz de la Marina estadounidense, los cadáveres de dos rorcuales se desprendieron del casco y salieron a la superficie.

Uno tenía 65 pies de largo. El otro medía unos 25 pies.


"Es triste, pero tampoco es sorprendente", dijo John Calambokidis, biólogo investigador del Cascadia Research Collective de Washington.

Calambokidis lleva varias décadas estudiando las ballenas y las colisiones con barcos.

Aunque nunca ha oído hablar de dos ballenas encontradas al mismo tiempo, dice que no es infrecuente que las colisiones se descubran por primera vez cuando un barco reduce su velocidad. Esto se debe al tamaño y la velocidad de los grandes barcos.

"En la gran mayoría de los casos que conozco, el barco no es consciente de haber golpeado a la ballena".

Calambokidis afirma que las colisiones podrían haber tenido lugar en cualquier lugar, cerca o lejos de la costa.

"Aunque es posible que sean incidentes separados, también es posible que se trate de una madre y una cría por la distribución de tamaños", dijo Calambokidis.

Calombikidis afirma que el rorcual común es vulnerable a las colisiones con los barcos debido a su gran tamaño. También respira, descansa y a veces se alimenta cerca de la superficie.

Dice que a lo largo de la costa oeste se documentan unas pocas colisiones de rorcuales comunes cada año, pero el número real se acerca a 50.

El martes por la tarde, la mayor de las dos ballenas fue remolcada al mar para ser hundida.

En un comunicado, la Marina de EE.UU. dice: "Se toma muy en serio la seguridad de los mamíferos marinos y está descorazonada por este incidente".

Según la Marina estadounidense y la NOAA Fisheries, las autoridades estadounidenses y australianas llevarán a cabo una revisión conjunta del incidente.

Se han recogido muestras de tejidos y es posible que se realice una necropsia a la ballena más pequeña.

Calambokidis dice que los rorcuales comunes se encuentran en la costa de San Diego durante todo el año. En este momento, se considera una época de alimentación intensa.