Traducido por el equipo de SOTT.net en español

La mortandad de elefantes africanos ha vuelto a estallar en Botsuana. En sólo los tres primeros meses de 2021, 39 han sucumbido.
Herd of Elephants
© MURALI NARAYANAN/500PX PRIME/GETTY IMAGES
Los elefantes africanos caminan por la Reserva de Caza de Moremi, en el norte de Botsuana, donde una segunda oleada de misteriosas muertes de paquidermos tiene a los científicos preocupados.
Las misteriosas muertes se produjeron en la Reserva de Caza de Moremi, en el norte del país, a casi 100 kilómetros de una región del Delta del Okavango, donde murieron unos 350 elefantes africanos durante mayo y junio de 2020. Los científicos, desconcertados, han pedido que se realicen investigaciones exhaustivas mientras el gobierno envía mensajes contradictorios sobre la causa de la muerte.

Se ha descartado el ántrax y las infecciones bacterianas en las nuevas muertes y "se están llevando a cabo más análisis de laboratorio", informó el Departamento de Vida Silvestre y Parques Nacionales de Botsuana en un comunicado de prensa del 24 de marzo.

Sin embargo, según los resultados preliminares, las 39 muertes recientes están relacionadas con las mismas toxinas de cianobacterias a las que se atribuye la mortandad masiva del año pasado, dijo Philda Kereng, Ministro de Medio Ambiente, Conservación de los Recursos Naturales y Turismo de Botsuana, en un discurso emitido por la televisión estatal el 30 de marzo.

La teledetección de las zonas de la mortandad masiva del año pasado apoya la teoría de las cianobacterias. Desde marzo hasta julio de 2020, la abundancia de cianobacterias aumentó continuamente a medida que las fuentes de agua se reducían, informaron los investigadores en la edición en línea del 28 de mayo de la revista Innovation. Con el cambio climático, las masas de agua se calientan y las cianobacterias tóxicas prosperan.

Otros indicios apuntan también a un patógeno. "La mortandad de elefantes de 2021 vuelve a ser específica de los elefantes, como ocurrió en 2020", afirma Shahan Azeem, científico veterinario de la Universidad de Ciencias Veterinarias y Animales de Lahore (Pakistán).

Si el ántrax fuera el culpable, otros animales se habrían visto afectados, pero no fue así. Además, los cadáveres habrían presentado signos reveladores de hemorragia, lo que no ocurrió. También se descartó la caza furtiva, porque los cuerpos de los elefantes estaban intactos con sus colmillos. Una investigación sobre la mayor mortandad de 2020 sugiere que la causa puede haber sido un patógeno, según informan Azeem y sus colegas en la edición en línea del 5 de agosto de 2020 de la revista African Journal of Wildlife Research.

Botsuana y los países vecinos del sur de África tienen un acuerdo de conservación transfronteriza en virtud del cual los elefantes pueden cruzar las fronteras durante la migración. Mientras Botsuana, hogar de unos 130.000 elefantes africanos, se esfuerza por explicar las recientes muertes, Zimbabue, en su frontera oriental, informó de la muerte de 37 elefantes en 2020. Las muertes repentinas en una zona preocupan a las demás. Los científicos habían atribuido primero las muertes de Zimbabue a la septicemia hemorrágica, una enfermedad causada por la bacteria Pasteurella multocida.

Pero estudios genéticos más recientes apuntan a una bacteria relacionada, la Bisgaard Taxon 45, como culpable, dice Jessica Dawson, directora general de Victoria Falls Wildlife Trust en Zimbabue, que ha estado haciendo análisis de laboratorio para las muertes de ese país.

En marzo, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza calificó a los elefantes de los bosques africanos de "en peligro crítico" y a los de la sabana africana de "en peligro". La UICN considera que la caza furtiva es la principal amenaza, junto con el rápido aumento del uso de la tierra por parte de los seres humanos, que ha disminuido y fragmentado las áreas de vida de los elefantes.

La reducción del hábitat y el cambio climático pueden contribuir a que los elefantes sigan expuestos al patógeno mortal, sea cual sea, según los investigadores. La zona es un foco de conflictos entre humanos y elefantes. El biólogo Stuart Pimm, de la Universidad de Duke, y sus colegas escribieron el 11 de enero en PeerJ que los elefantes se encuentran en una zona cercada para mantenerlos alejados de los cultivos y del profundo río Okavango. Los investigadores rastrearon a los elefantes en la zona y mostraron un movimiento muy limitado.

"Lo que está claro es que en Botsuana, y de hecho en otros lugares, las vallas restringen esos movimientos", dice Pimm. "Los elefantes no pueden escapar de lo que puede ser una situación peligrosa para ellos".

CITACIONES

H. Wang et al. From unusual suspect to serial killer: Cyanotoxins boosted by climate change may jeopardize megafauna. The Innovation. Vol. 2, 28 de mayo, 2021, 100092. doi: 10.1016/j.xinn.2021.100092.

S. Azeem et al. Mass die-off of African elephants in Botswana: pathogen, poison or a perfect storm? African Journal of Wildlife Research. Publicación online del 5 de mayo, 2020. doi: 10.3957/056.050.0149.

R.J. van Aarde et al. The 2020 elephant die-off in Botswana. PeerJ. 11 de enero, 2021. doi: 10.7717/peerj.10686