Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Un enorme iceberg, un poco más grande que el estado de Rhode Island, se ha desprendido de la Antártida.
Antarctica ice berg
© ESA/Earth Observation
El enorme trozo de hielo se desprendió del lado occidental de la plataforma de hielo de Ronne, en la Antártida.
El trozo de hielo en forma de dedo, de unos 170 kilómetros de largo y 25 kilómetros de ancho, fue detectado por los satélites cuando se desprendió de la parte occidental de la plataforma de hielo Ronne de la Antártida, según la Agencia Espacial Europea. El iceberg flota ahora libremente en el Mar de Weddell, una gran bahía en el oeste de la Antártida donde el explorador Ernest Shackleton perdió su barco, el Endurance, por culpa del hielo.

El iceberg de 4.320 kilómetros cuadrados -que ahora es el más grande del mundo y ha sido bautizado como A-76, en honor al cuadrante antártico donde fue visto por primera vez- fue captado por el Sentinel Copérnico de la Unión Europea, una constelación de dos satélites que orbita los polos de la Tierra. Los satélites confirmaron una observación anterior realizada por el British Antarctic Survey, que fue la primera organización en darse cuenta de la ruptura.

Dado que la plataforma de hielo de la que se desprendió este iceberg ya estaba flotando en el agua, el suceso no tendrá un impacto directo en el nivel del mar. Sin embargo, las plataformas de hielo ayudan a frenar el flujo de los glaciares y las corrientes de hielo hacia el mar; así que, indirectamente, la pérdida de partes de una plataforma de hielo acaba contribuyendo a la subida de los mares, según el Centro Nacional de Datos sobre Nieve y Hielo (NSIDC).


Comentario: Obsérvese que estas afirmaciones sobre la "subida del mar", al igual que el calentamiento global, no se han materializado: Kiribati y China van a explotar tierras agrícolas en Fiyi, tierra que, según las previsiones, "desaparecerían bajo un océano en ascenso"


El NSIDC también afirma que el continente antártico, que se está calentando a un ritmo más rápido que el resto del planeta, contiene suficiente agua congelada como para elevar el nivel global del mar en 60 metros. Los científicos no creen que el cambio climático inducido por el hombre haya causado el parto del A-76 o de su predecesor cercano, el A-74.


Comentario: Es bastante curioso que, por una vez, no atribuyan esto al "calentamiento global antropogénico", y eso puede ser porque el desprendimiento tiende a ocurrir debido al crecimiento del hielo. Es cierto que algunas zonas de la Antártida se están calentando y que los glaciares se están derritiendo, pero el calentamiento parece venir de abajo, al parecer por el aumento de la actividad de los volcanes submarinos; mientras tanto, la temperatura sobre el suelo se está enfriando de forma tan significativa que está matando a la fauna.


"El A76 y el A74 son sólo parte de ciclos naturales en plataformas de hielo que no habían parido nada grande durante décadas", escribió en Twitter Laura Gerrish, investigadora del British Antarctic Survey. "Es importante vigilar la frecuencia de todos los desprendimientos de icebergs, pero estos son los esperados por ahora".


Comentario: ¿De repente los ciclos naturales importan? Es notable que no haya ocurrido nada durante décadas, cuando el planeta sí experimentó un período de breve calentamiento. Se sabe que esto ocurre antes de que las temperaturas caigan en picado, como está ocurriendo ahora: El enfriamiento global sustituye a la tendencia de calentamiento iniciada hace 4.000 años: científicos chinos


Los satélites continuarán rastreando el nuevo iceberg, al igual que hicieron con el A-68A, el anterior titular del iceberg más grande del mundo. Tras desprenderse de la capa de hielo de la Antártida en 2017, el A-68A se desprendió de las corrientes oceánicas en 2020 y estuvo a punto de colisionar con la isla Georgia del Sur, lugar de cría de focas y pingüinos. El iceberg rebelde se rompió en una docena de pedazos antes de causar ningún daño, informó anteriormente Live Science.


Comentario: Obsérvese que esto ocurrió hace sólo 4 años, lo que refleja el posible repunte de la actividad de partos.


La plataforma de hielo de Ronne, que ha dado origen al reciente iceberg, se ha librado en su mayor parte de las entradas de agua caliente que interrumpen el ciclo natural de desprendimiento y regeneración del hielo en la Antártida. Pero no todas las partes de la Antártida Occidental han tenido tanta suerte. Live Science informó en abril de que se descubrió que el glaciar Thwaites, o "Glaciar del Juicio Final", se estaba derritiendo más rápido de lo que se pensaba. Esto se debe a que una corriente de agua cálida procedente del este está reduciendo los puntos vitales que anclan la plataforma a la tierra.