Traducido por el equipo de SOTT.net en español

La empresa brasileña JBS, la mayor productora de carne del mundo, cierra todas sus plantas de carne de vacuno en Estados Unidos a partir del martes como respuesta a un ciberataque.
Las carcasas de vacuno
© Stephanie Paige Ogburn, KUNC
Las carcasas de vacuno cuelgan en el refrigerador de ventas de la planta de vacuno de JBS en Greeley, Colorado.
Los cierres afectaron a las nueve plantas de carne de vacuno, situadas en Arizona, Texas, Nebraska, Colorado, Wisconsin, Utah, Michigan y Pennsylvania, según funcionarios del sindicato internacional United Food and Commercial Workers (UFCW), que representa a más de 25.000 empleados de JBS. Las plantas de carne de cerdo de JBS en Estados Unidos siguen funcionando.

Las plantas cerradas producen casi una cuarta parte del suministro de carne de vacuno de Estados Unidos. En total, JBS emplea a más de 66.000 trabajadores en 84 plantas de Estados Unidos.


El ataque suscitó la preocupación de una posible escasez de carne en Estados Unidos y en varios otros países afectados por la situación. No estaba claro de inmediato cómo afectaría el cierre a los precios de la carne.

JBS no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios. Bloomberg fue el primero en informar sobre los cierres.

JBS USA dijo que descubrió el domingo que un "ataque organizado de ciberseguridad" había afectado a algunos de sus sistemas informáticos en Norteamérica y Australia. La empresa señaló que "llevará tiempo" resolver la brecha de ciberseguridad y advirtió que "podría retrasar ciertas transacciones con clientes y proveedores."

La UFCW pidió a la empresa que pagara a los trabajadores afectados por los paros de la planta.

"Como sindicato de los trabajadores del sector cárnico de JBS en todo el país, la UFCW se congratula de que JBS esté trabajando sin descanso para resolver esta situación, y la UFCW insta a JBS a que se asegure de que todos sus trabajadores del sector cárnico reciban su salario garantizado por contrato mientras continúan estos cierres de planta", dijo el presidente de la UFCW Internacional, Marc Perrone, en un comunicado.

JBS aún no ha revelado públicamente que fue objeto de un ataque de ransomware. La Casa Blanca dijo que estaba al tanto de la situación e indicó que se creía que un grupo criminal probablemente basado en Rusia era el responsable.

"JBS notificó a la administración que la demanda de rescate provenía de una organización criminal probablemente basada en Rusia. La Casa Blanca se está comprometiendo directamente con el gobierno ruso en este asunto y transmitiendo el mensaje de que los estados responsables no albergan a los criminales de ransomware", dijo la vicesecretaria de prensa principal de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, en una rueda de prensa.