Recientemente se reveló durante la audiencia del Comité del Senado de Texas que los ensayos de la vacuna COVID-19 en animales se detuvieron porque seguían muriendo.
ratas
Esta semana pasada el Comité del Senado de Texas sobre Asuntos Estatales tomó testimonio de los médicos de Texas en relación con la vacunación obligatoria y los pasaportes de vacunas en Texas - el "Proyecto de ley del Senado SB 1669: Detener la vacunación obligatoria y los pasaportes de vacunas en Texas".

En el transcurso de la audiencia del Senado se hizo una revelación impactante: se detuvieron las pruebas con animales de las vacunas COVID-19 porque seguían muriendo.

Esto es lo que se reveló durante la audiencia del 6 de mayo de 2021: (debajo la transcripción)


"¿Ha visto alguna otra vacuna que se haya puesto a disposición del público y que se haya saltado las pruebas en animales?

Nunca antes. Especialmente para los niños.

Y por lo que he leído, en realidad empezaron las pruebas con animales y como los animales estaban muriendo, pararon las pruebas.

Amigos, creo que es importante entender que de lo que estamos hablando es que el pueblo estadounidense es ahora el conejillo de indias. Este es el programa de pruebas, que está en marcha.

No hicieron las pruebas en humanos y pararon las pruebas en animales porque los animales estaban muriendo. Y luego lo volvieron para el público.

Y ahora estamos viendo a las empresas que quieren obligar a que esta vacuna experimental sea dada a la gente como una condición para obtener un trabajo."
La mayoría de nosotros hemos oído hablar de los "pasaportes de vacunas" sólo después de la pandemia, cuando los diferentes gobiernos empezaron a hacer hincapié en la necesidad de los "pasaportes de vacunas" para viajar a otros países o incluso para ir a lugares públicos.

Sin embargo, la planificación para llevar a cabo el concepto de "pasaportes de vacunas" comenzó mucho meses antes del estallido de la pandemia.

La Comisión Europea publicó por primera vez una propuesta de pasaportes para vacunas el 26 de abril de 2018. Enterrada en un documento que trata sobre la 'Cooperación reforzada contra las enfermedades prevenibles por vacunas', la propuesta en su momento fue esencialmente ignorada por los principales medios de comunicación.

Posteriormente, un documento de hoja de ruta publicado a principios de 2019 estableció planes específicos para implementar la propuesta hecha un año antes por parte de la Comisión Europea.

La acción principal enumerada en la hoja de ruta fue «examinar la viabilidad de desarrollar una tarjeta / pasaporte de vacunación común» para los ciudadanos europeos que sea «compatible con los sistemas electrónicos de información de inmunización y con reconocimiento para su uso transfronterizo».