Traducido por el equipo de SOTT.net en español

El empeoramiento de la escasez de alimentos en los supermercados es ahora "inevitable" en las próximas semanas, ya que la escasez de mano de obra en toda la cadena de suministro de alimentos se acerca al punto crítico, ha advertido el sector.
factory worker

Los trabajadores de toda la cadena de suministros escasean.
La escasez crónica de conductores se ha visto agravada por las carencias en otros sectores mal pagados, como la recolección, la fabricación y el envasado, y la cadena de suministro se tambalea bajo la presión.

Las organizaciones profesionales, las empresas de logística y los proveedores advierten de que la continua reapertura de la economía, combinada con el inicio de las vacaciones de verano, supondrá un punto de inflexión en la capacidad de los supermercados para mantener las estanterías totalmente abastecidas.

"La verdadera crisis de abastecimiento de alimentos comienza ahora", afirmó Shane Brennan, director general de la Federación de la Cadena de Frío, y añade que, aunque normalmente se muestra cauteloso ante las advertencias de estantes vacíos, "esta vez parece definitivamente diferente".

Muchos de los factores que alimentan la escasez de conductores son los mismos que ahora causan problemas en otros sectores: los trabajadores europeos que regresan a casa debido al Brexit y a la Covid, los nuevos visados necesarios para los trabajadores no cualificados y la finalización de los permisos, que suponen una nueva presión sobre la reserva de mano de obra.

"Dondequiera que se mire en la cadena de suministro hay problemas", dijo Brennan. "Los alimentos ya no se reponen en los supermercados con la suficiente rapidez, y no es sólo por la logística, sino por la falta de producción".

Se espera que el comienzo del verano intensifique la tensión, ya que los trabajadores empiezan a utilizar hasta cinco semanas de vacaciones acumuladas mientras están de permiso. Aunque la mayoría de los años se produce una disminución de mano de obra durante los meses de verano, suele compensarse con un descenso equivalente de la demanda, ya que los veraneantes acuden al extranjero. Pero como muchos británicos se quedarán en Reino Unido este año, la demanda en las cadenas de suministro será incesante.

Mark Crawford, director del proveedor de fruta Blue Skies, dijo que la disminución de mano de obra había dejado a las empresas con dificultades para encontrar trabajadores a un precio asequible. El resultado ha sido "una de las semanas más duras que he vivido en el sector".

Por ello, pidió al Gobierno que actúe con rapidez para suavizar las restricciones a la entrada de trabajadores extranjeros en Reino Unido. "Nuestra industria alimentaria está en plena crisis. Necesitamos a los trabajadores para ayudar a producir, envasar y distribuir".

Los procesadores de carne también están luchando para cumplir con los pedidos. La Asociación Británica de Procesadores de Carne dijo esta semana que algunos procesadores han perdido el 10% de su mano de obra y ahora estaban a dos semanas de cortar las entregas a los minoristas.

Las entregas a los supermercados ya se están perdiendo y "lo peor está sin duda por llegar", dijo Shaun Leonard, jefe de transporte a temperatura controlada en Turners Soham, una importante empresa de transporte.

Los efectos en toda la cadena de suministro ya se están "resintiendo", dijo. "Lo vemos en los almacenes de empaquetado [de frutas y verduras], donde se necesita personal de la agencia para duplicar o triplicar la mano de obra, dependiendo del día. Vemos a los fabricantes de alimentos luchando por encontrar personal de producción para trabajar en las líneas. Los proveedores tienen que racionalizar el número de líneas de productos".

Entre los transportistas, la tensión se agrava a medida que la reapertura de pubs y restaurantes sigue aumentando la demanda. Según un operador logístico, esto ha obligado a las empresas de logística a prescindir de las franjas de entrega con clientes que tienen fama de hacer largas colas o sufrir retrasos, aunque todas las rutas de entrega han tenido que ser remodeladas.

Sin embargo, aunque algunos supermercados están colaborando con los transportistas para gestionar los trastornos, dijeron, otros "agachan la cabeza pensando que esto se puede arreglar con unas cuantas libras".

Andrew Opie, director de alimentación y sostenibilidad de la BRC, dijo que los minoristas son conscientes de la caída del número de conductores y trabajan con "los proveedores para garantizar que los consumidores sigan teniendo la misma gran selección de productos frescos".