Las burocracias militares, de inteligencia y diplomáticas permanentes del mundo ("Estados profundos"), junto con sus gestores de percepción en los medios de comunicación dominantes y el sistema educativo, están ocultando a todo el mundo una realidad muy oscura que es mucho más nefasta que lo que el Mago de Oz ocultó a Dorothy.
wizard of oz

No prestes atención al hombre detrás de la cortina.
El "Estado profundo"

Nada es lo que parece, especialmente cuando se trata del mundo moderno en el que vivimos. "No hay democracias ni autocracias, sólo gobiernos", escribí la semana pasada, y todos ellos están compuestos por burocracias militares, de inteligencia y diplomáticas permanentes, o "Estados profundos", que manejan asuntos que en gran medida se consideran (con razón o sin ella) fuera de la responsabilidad del ciudadano promedio. Esta estructura de poder se alía con influyentes gestores de la percepción en los medios de comunicación dominantes y en el sistema educativo para ocultar a todo el mundo una realidad muy oscura que es mucho más nefasta que lo que el Mago de Oz ocultó a Dorothy. Los partidarios podrían decir que "es mejor así", ya que "la sociedad necesita ser controlada", mientras que los críticos afirman que esto es muy manipulador y va en contra de los derechos humanos fundamentales de las personas. Sea cual sea el lado en el que uno se sitúe, no se puede negar que el mundo real es mucho peor de lo que el ciudadano medio pensaba.

"Pan y Circo"

Todos los pueblos del mundo son fuertemente alentados por sus gobiernos para que hagan su vida cotidiana y se comporten como ciudadanos económicamente productivos y socialmente responsables. Para ello, se les distrae con "pan y circo" al mantenerlos por encima del nivel mínimo de subsistencia y se les presiona para que se centren más en su búsqueda personal de la felicidad que en la de los demás. La excepción, por supuesto, son aquellos que muestran un interés sincero por el funcionamiento del mundo y son considerados por los llamados "poderes fácticos" como "ideológicamente fiables" tras años de adoctrinamiento pertinente en el sistema de educación superior. Esta categoría de ciudadanos de élite aprende cómo funciona realmente el mundo después de echar un vistazo detrás de la cortina antes de llegar a desempeñar un papel directo de algún tipo en la gestión de este estado secreto de los asuntos. A veces, la gente normal se entera de la verdad por sí misma o a través de los denunciantes, pero la mayoría de las veces permanece oculta.

La guerra de la información

El sistema se mantiene a sí mismo desacreditando obsesivamente a aquellos lo suficientemente intrépidos como para investigar su funcionamiento interno y compartir públicamente sus hallazgos como los llamados "teóricos de la conspiración", "agentes extranjeros", o cualquier otra cosa. Esto no quiere decir que no existan especulaciones infundadas que puedan calificarse legítimamente como teorías de la conspiración, ni que las potencias extranjeras no se infiltren en la sociedad a través de agentes reales e incluso de los llamados "influenciadores" (estos últimos pueden no ser conscientes del papel que desempeñan), sino sólo señalar las técnicas utilizadas para desacreditar a aquellos que ocasionalmente atraviesan el cortafuegos informativo del "Estado profundo" con el fin de informar a las masas sobre lo que realmente está sucediendo. De hecho, los medios de comunicación de diferentes países están librando actualmente una intensa guerra de información contra el público objetivo de cada uno de ellos para convencerles de que sus propios "Estados profundos" les están mintiendo, lo que añade una dimensión híbrida a todo esto.

La nueva guerra fría

Detrás de la "ostentación y el glamour" de la "vida cotidiana" que la mayoría de la gente ha sido engañada por el "Estado profundo" y sus aliados de gestión de la percepción en la creencia de que es "real", el mundo en realidad ha estado en medio de una Nueva Guerra Fría desde mucho antes de su comienzo aparentemente oficial en 2014 tras el intento simultáneo de los EE.UU. para "contener" más abiertamente a Rusia y China en Europa del Este (Ucrania) y el sudeste de Asia (el Mar del Sur de China). Esto también está teniendo lugar en el contexto de profundos cambios civilizatorios en los campos de la información-comunicación, la tecnología militar, la economía-industrial y la asistencia sanitaria que revolucionarán fundamentalmente la vida tal y como la conocemos. De hecho, la pandemia de COVID-19 (independientemente de si uno cree que es real, falsa o exagerada) marcó el comienzo de una nueva era en la que los "Estados profundos" de todo el mundo están trabajando activamente para adoctrinar a todo el mundo para que acepte esta "nueva normalidad" que ya se veía venir desde hace tiempo.

La verdad sobre las relaciones entre Estados Unidos y China

Para empezar, el sistema de unipolaridad liderado por Estados Unidos después de la Guerra Fría era estructuralmente insostenible, como lo demuestran los precedentes históricos. Terminó mucho antes de lo que esperaban sus partidarios más apasionados debido a la subvención inadvertida por parte de Estados Unidos del ascenso histórico sin precedentes de China como resultado de los motivos económicos interesados de sus líderes que hoy en día se desestiman deshonestamente como el llamado "optimismo equivocado" sobre la supuesta "liberalización inevitable" de ese país a través del comercio con el tiempo. Aunque algunos elementos del "Estado profundo" de Estados Unidos trataron constantemente de subvertir y, en última instancia, destruir a China, como habían intentado hacer desde la Revolución de los Colores de la Plaza de Tienanmen de 1989 (Tienanmen Square Color Revolution), no tuvieron éxito tanto por la resistencia estructural de su objetivo como por la falta de apoyo de la élite económica y política de Estados Unidos, que tenía interés en beneficiarse indefinidamente del astronómico ascenso de China.

Reinterpretación del papel de Rusia

En cuanto a Rusia, nunca fue el "Fénix antioccidental" que tanto sus principales partidarios como sus detractores extranjeros describen por diferentes razones, sino que siempre trató de incorporarse al mundo más amplio liderado por Occidente, aunque de una manera que preservara la mayor parte posible de su soberanía. Esto era inaceptable para Occidente, que exigía una sumisión total, especialmente a los dictados del hiperliberalismo tanto en el sentido económico como en el social, lo que llevó al presidente Putin a resistirse con orgullo a estos esfuerzos, aunque manteniendo siempre extendida la rama de olivo de su país. Rusia simplemente quería hacerse un hueco cómodo en el "Nuevo Orden Mundial" de Estados Unidos, en lugar de volver a intentar seguir los pasos revolucionarios de su Estado predecesor siendo pionero en uno totalmente nuevo. La fricción pública entre las exigencias unipolares de Estados Unidos y la visión multipolar de Rusia fue la responsable de que el mundo empezara a darse cuenta de que se estaba produciendo una nueva guerra fría en 2007-2008.

Competición de las grandes potencias

La tan anunciada "guerra comercial" de Trump con China era en realidad su intento de volver a "los buenos tiempos" de la era preglobalización, aunque, por supuesto, modificada un poco para dar cabida a algunos de los procesos irreversibles que se han desarrollado desde entonces en todo el mundo en las décadas desde que la distensión entre Estados Unidos y China de finales de los años 70 cambió la naturaleza misma de la economía global. También popularizó con más confianza la noción de la Nueva Guerra Fría al abrazar abiertamente la competencia entre las Grandes Potencias, que en realidad nunca desapareció desde el final de la Vieja Guerra Fría, sino que la ilusión de la misma fue simplemente un medio magistral para gestionar las percepciones de la población mundial haciendo que se centraran menos en los asuntos internacionales y más en la plétora de "pan y circo" que se produjo desde 1991. La visión de Trump también se alineó con la tendencia irreversible de la multipolaridad, acelerada por los propios errores de Estados Unidos en las décadas anteriores, que "normalizaron" la Nueva Guerra Fría.

El complejo militar-industrial

En medio de todo esto, e incluso podría decirse que lo precedió durante bastante tiempo, las grandes potencias (la primera y más importante de ellas, EE.UU., China y Rusia) ya estaban compitiendo intensamente en múltiples dominios, con sólo el económico enfatizado en la esfera pública (e incluso eso no fue ampliamente reconocido hasta la presidencia de Trump). Militarmente, todos ellos continuaron desarrollando nuevos sistemas de armas, incluyendo escudos de defensa antimisiles, misiles hipersónicos para perforar los primeros, drones y armas espaciales. Sus complejos militares-industriales han estado trabajando en tales municiones durante mucho tiempo ya, y los raros casos en los que el público accidentalmente los vio fueron convenientemente descritos como los llamados "avistamientos de ovnis" con el fin de distraer a las masas de lo que realmente estaba sucediendo. Todo el mundo era consciente de esta carrera armamentística durante la Antigua Guerra Fría, pero se convirtió en un tabú hablar de ella después de 1991, aunque eso está cambiando recientemente, ya que se está convirtiendo en algo imposible de negar.

La industria de la información y la comunicación

La otra tendencia que se produjo durante estas décadas fue en la industria de la información-comunicación. La difusión mundial de Internet dio a ciertos países, como Estados Unidos, una ventaja estratégica, sobre todo en la recopilación de datos de inteligencia, aunque ahora está siendo desafiada por los desarrollos tecnológicos de vanguardia de China y sus productos competitivos mucho más asequibles. El controvertido concepto de 5G no es más que la última etapa de este juego. Básicamente funciona como el medio para gestionar el "Internet de las cosas" (Internet of things, IoT ), lo que aumentará aún más la ventaja estratégica de sus pioneros. Aunque al parecer existen graves riesgos para la salud asociados a ella, la naturaleza de la Nueva Guerra Fría es tal que ningún actor puede permitirse el lujo de retrasar el desarrollo de esta tecnología por miedo a quedarse irremediablemente atrás con respecto a sus "competidores de igual nivel". El alboroto en torno a Huawei y otras empresas tecnológicas chinas no es más que una tapadera pública para justificar los movimientos de poder de Estados Unidos contra su principal competidor tecnológico.

La "Cuarta Revolución Industrial"/"Gran reinicio"

El IoT (Internet de las cosas) facilitará la "Cuarta Revolución Industrial" (4IR), que transformará totalmente las relaciones económico-industriales de la humanidad teniendo en cuenta la creciente dependencia de los sistemas autónomos. Este proyecto ya avanzaba a buen ritmo antes de la pandemia de COVID-19, pero el virus (de nuevo, se crea o no que es real, falso o exagerado) sirvió de pretexto para acelerar su despliegue en todo el mundo de la forma más dramática posible a través de lo que ahora se considera el "Gran Reinicio" (GR). El resultado resultante requerirá una mayor intervención del Estado en la economía con el fin de subvencionar a las nuevas masas desempleadas, lo que se parecerá a un sistema comparativamente más "socialista", aunque sólo sea imperfectamente/superficialmente. Algunos podrían incluso describir las asociaciones entre el Estado y las empresas que surjan de ellos como más parecidas al "fascismo económico", lo que insinúa una competencia mundial entre los sistemas "socialistas" y "fascistas" en el futuro.

Vacunas COVID-19

Independientemente de la semántica que se utilice, tampoco se puede negar que la propia humanidad podría ser algo diferente genéticamente en este oscuro futuro de lo que es actualmente como resultado de las terapias genéticas experimentales que se están imponiendo a cientos de millones de personas con el pretexto de servir como vacunas contra el COVID-19. Hay grandes esperanzas de que la tecnología del ARNm pueda realmente lograr milagros como la curación del cáncer si se utiliza de forma responsable, pero dicha tecnología requiere muchos más años de pruebas antes de que tenga una oportunidad creíble de cambiar el mundo para mejor con la menor cantidad de riesgo posible La pandemia del COVID-19 ha sido explotada por la Big Pharma para probar estos tratamientos en tiempo real en el mayor número de personas con el fin de acelerar el desarrollo de esta tecnología teniendo en cuenta el contexto competitivo de la Nueva Guerra Fría. Occidente ya estaba muy adelantado en este campo, de ahí que la mayoría de sus vacunas sean de ARNm, a diferencia de las no occidentales.

"Daños colaterales"

No se puede saber con certeza, pero es probable que La compañía Big Pharma (y presumiblemente también sus patrocinadores del "estado profundo") sólo hayan querido experimentar con cientos de millones de personas de una forma tan engañosa porque pensaban sinceramente (con razón o sin ella) que las consecuencias son mínimas y que, por tanto, los "daños colaterales" pueden ser "manejables". Es posible que crean sinceramente que cualquier problema de salud a largo plazo que estas terapias genéticas experimentales comercializadas contenciosamente como vacunas puedan causar, podría en teoría ser tratable dentro de la próxima década tras el gran salto que esta tecnología podría dar para entonces como resultado de estas pruebas masivas en curso en la vida real. Esta línea de pensamiento presupone que los síntomas de tales problemas especulativos podrían no aparecer hasta la próxima década, lo que, por supuesto, es una apuesta arriesgada y podría decirse que no es ética si ese es el caso, ya que las personas con las que se experimenta "en nombre del bien mayor" podrían no ser conscientes de ello y, por tanto, no dar su consentimiento.

Ingeniería genética


Para ampliar un poco más el tema de las vacunas, es cuestionable que las de ARNm de COVID-19 presenten siquiera una solución viable a la pandemia (de nuevo, se crea o no que es real, falsa o exagerada). Al fin y al cabo, el COVID-19 ya no existe en su forma "pura" después de haber evolucionado innumerables veces hacia nuevas cepas contra las que, de todos modos, podría ser imposible vacunar perfectamente. Esto significa que las terapias genéticas experimentales que muchas personas ya han tomado podrían ser en realidad redundantes, por lo tanto, la necesidad de más vacunas para supuestamente contrarrestar las próximas cepas, lo que a su vez conduce en realidad a más pruebas en la vida real para que las grandes farmacéuticas aceleren el perfeccionamiento de esta tecnología por delante de sus competidores extranjeros. Una vez que esto ocurra, la ingeniería genética podría incluso dar lugar a "súper soldados" e híbridos humano-animales ("quimeras").

La Agenda "Verde" ("Despoblación")

La otra oscura realidad oculta a la opinión pública por las operaciones de gestión de la percepción del "Estado profundo" se refiere a la campaña especulativa de "despoblación". No se puede negar que hay algunas fuerzas influyentes que están a favor de esto por razones ideológicas ("verdes") y "pragmáticas" ("sobrepoblación") (especialmente en el contexto del desarrollo de la 4IR/GR), pero no está claro si la actual vacunación masiva de cientos de millones de personas con terapias genéticas experimentales de ARNm es parte de esto, al menos directamente. Aunque nadie sabe con certeza cuál será el efecto sobre la fertilidad, se puede descartar razonablemente que estos tratamientos estén destinados a acabar con muchas personas en un futuro próximo. Después de todo, a pesar de la 4IR/GR ("Cuarta Revolución Industrial"/ "Gran Reset") , el "estado profundo" sigue necesitando una base fiscal y algo de trabajo humano para construir las máquinas de la "nueva economía". Teniendo en cuenta el hecho de que mucha gente joven ya ha sido vacunada, es poco realista que maten a su más prometedora fuente de trabajo.

Trump descubre el pastel

En cualquier caso, el público mundial debe ser consciente de la llamada "agenda verde", que también forma parte de la tendencia mencionada anteriormente hacia sistemas económicos comparativamente más "socialistas"/"fascistas". El clima está cambiando, independientemente de a qué se atribuya esto, ya sea la humanidad y/o los ciclos naturales, pero todo "Estado profundo" tiene un interés inherente en explotar esto para aumentar su poder sobre la población. Eso no quiere decir que cada miembro del mismo lo haga con "fines malignos", ya que muchos pueden creer sinceramente que es por el "bien mayor", independientemente de cómo lo racionalicen, pero esta dinámica es innegable. El expresidente estadounidense Trump hizo mucho para popularizar la conciencia de esta y algunas de las otras tendencias que se discutieron anteriormente, lo que hizo por su propia prerrogativa, pero de una manera que molestó enormemente a la mayoría de los "Estados profundos" del mundo, incluido el suyo. Esto explica la repulsión universal que le tenían.

La falsa información de QAnon & "5D Chess"

En sus mentes, se suponía que Trump no iba a descubrir el pastel sobre la forma en que el mundo realmente funciona, ya que se suponía que no había sido elegido en primer lugar. El "Estado profundo" se aseguró, por las buenas o por las malas, de que no ganara un segundo mandato y de que así tuviera más posibilidades de reformar algunos de sus próximos planes de gobierno en el contexto de las "4IR/GR" ("socialismo"/"fascismo"). Además, temían que pudiera inspirar a los miembros más apasionados de la población para que ejercieran pacíficamente sus derechos políticos a través de mítines y similares en un intento de cambiar significativamente la situación, aunque sólo fuera mostrando públicamente lo popular que era su futuro previsto entre las masas. La respuesta a esta "amenaza" fue el movimiento QAnon (Q-Anónimo, es una de las principales teorías de la conspiración de la extrema derecha estadounidense), que trató de neutralizar preventivamente estas fuerzas capturando sus mentes a través de la narrativa manipuladora del "5D chess", que no es más que un mecanismo de afrontamiento de la realidad.

La guerra híbrida del terror en Estados Unidos

Dicho esto, la realidad es que Trump era básicamente "un rey sin país", ya que los elementos más poderosos de su "Estado profundo" continuaron oponiéndose a él en cada giro, saboteando así sus políticas previstas. En lugar de unirse pacíficamente en su apoyo cuando más lo necesitaba, a sus principales partidarios se les lavó el cerebro para que pensaran que "lo tenía todo bajo control" y que cada revés objetivamente existente era en realidad una "magistral jugada de ajedrez 5D". Al rendir las calles, facilitaron la fase cinética de la Guerra Híbrida de Terror de décadas del "Estado profundo" en EE.UU. a través de Antifa y "Black Lives Matter" (BLM), que preparó el camino para el infierno distópico que Biden está presidiendo actualmente como títere de ese mismo "Estado profundo". La única "tormenta" que llegó fue la del "Estado profundo" el día de las elecciones. La exitosa secuencia de cambio de régimen anti-Trump llevó a que el "pantano" finalmente se lo tragara y a que la "Cyber Stasi" de Biden suprimiera la mayor parte de la disidencia digital posterior.

Censura en las redes sociales


La dimensión digital es tan importante también porque es el único "bien común" realista en el que se puede organizar una oposición significativa a estas tendencias, pero ahora está casi por completo bajo el control del "Estado profundo" con pocas excepciones (como el VK de Rusia). El pretexto para hacerse con el control de este dominio era impedir que se repitieran los sucesos del 6 de enero, así como reducir las posibilidades de que se produjera una intromisión extranjera en los procesos internos de Estados Unidos a través de medios de Guerra híbrida. En cuanto a esto último, esta amenaza existe realmente, pero no en la medida en que el "Estado profundo" afirmaba. Ya ha hecho exactamente lo mismo a innumerables otros países y de manera mucho más eficaz de lo que podrían hacer a los EE.UU., pero el "Estado profundo" teme la introducción y proliferación de narrativas "políticamente inconvenientes" en la conversación política estadounidense, de ahí la necesidad de censurar tan agresivamente los medios sociales. Para ser justos, otros países están aplicando políticas similares por las mismas razones centradas en la seguridad.

¿Personas = peones?

Lo que la mayoría de la gente no sabe es que en realidad son peones en un juego global entre "Estados profundos" "socialistas"/"fascistas" que compiten entre sí como parte de la Nueva Guerra Fría. Sus puntos de vista individuales no importan mientras se los guarden para sí mismos, pero se convierten en "problemáticos" una vez que se comparten con otros y pueden llegar a influir en un cambio mayor en el comportamiento socioeconómico y/o especialmente político (por ejemplo, patrones de votación, provocando protestas, etc.). Una cosa es "conocer la verdad" tal y como uno la entiende (ya sea por cuenta propia y/o por la influencia de lo que se encuentra en Internet, incluyendo lo que se comparte con ellos por partes extranjeras, ya sean estatales o civiles), y otra totalmente distinta es actuar realmente sobre ella de forma pacífica dentro de los límites legales de sus respectivas constituciones, muchas de las cuales, al menos en Occidente, respetan superficialmente el derecho a las libertades de expresión y reunión.

Choque con la realidad

De hecho, es probable que este mismo análisis sólo sirva para que los "compañeros de viaje" sientan que no están solos o "locos", en lugar de tener un efecto significativo en la configuración del curso de los acontecimientos. Sea como fuere, todo el mundo merece aprender cómo funciona realmente el mundo, aunque sólo sea para estar en paz con lo impotentes que pueden ser en realidad si eso es lo que les hace sentir un poco mejor. Otros podrían sentirse inspirados para compartir esta visión con otros con la esperanza de que un número suficiente de personas pueda finalmente unirse para expresar pacíficamente sus derechos constitucionalmente consagrados en un último intento de al menos frenar la implementación de la "4IR/GR". Esto es especialmente cierto en lo que respecta a la concienciación de los riesgos especulativos asociados con el hecho de ofrecerse como conejillo de Indias para el experimento masivo de terapia genética de la Big Pharma, respaldado por el "Estado profundo" y diseñado para dar a su gobierno una ventaja estratégica en la Nueva Guerra Fría a expensas de los derechos humanos de sus ciudadanos.

Bienvenido a la Guerra Mundial C

La pandemia de COVID-19 marcó el comienzo de lo que puede describirse como la Guerra Mundial C (WorldWarC) , o los procesos de cambio de paradigma de amplio espectro catalizados por el intento descoordinado del mundo de contener el virus (de nuevo, se crea o no que es real, falso o exagerado). Todas las tendencias preexistentes se están acelerando y comprimiendo, incluidas las geopolíticas, militares, económico-industriales, de información-comunicación, sanitarias (ingeniería genética), gubernamentales ("socialistas/fascistas") y "verdes" ("despoblación"). Esto significa que todo el mundo está viviendo realmente en una era histórica sin precedentes en la que, literalmente, todo lo relacionado con la vida tal y como la conocen será completamente diferente dentro de una década. La naturaleza misma de las relaciones internacionales, económicas, civiles-estatales e incluso humanas se está transformando a un ritmo récord, y la gente puede elegir entre permanecer dormida, como quiere el "Estado profundo", o despertar y tratar de detenerlos pacíficamente, si es que todavía es posible hacerlo.