Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Una nueva clase de ilusión, desarrollada por un artista visual y un investigador en psicología, subraya la naturaleza altamente constructiva de la percepción visual.
scintillating starburst
© Michael Karlovich, Recursia LLC
El estímulo "scintillating starburst". Este estímulo está formado por varios pares concéntricos de polígonos de estrellas a escala. La mayoría de los observadores perciben rayos, haces o líneas fugaces que emanan del centro y que parecen ser más brillantes que el fondo.
La ilusión, que los creadores denominan "Scintillating Starburst", evoca rayos ilusorios que parecen brillar o centellear, como una explosión de estrellas. Compuestas por varios polígonos estelares concéntricos, las imágenes inducen al espectador a ver rayos brillantes y fugaces que emanan del centro y que en realidad no existen.

"La investigación ilustra cómo el cerebro 'conecta los puntos' para crear una realidad subjetiva en lo que vemos, destacando la naturaleza constructiva de la percepción", explica Pascal Wallisch, profesor clínico asociado del Departamento de Psicología y Centro de Ciencia de Datos de la Universidad de Nueva York y autor principal del trabajo, que aparece en la revista i-Perception.

"El estudio de las ilusiones puede ser útil para entender el procesamiento visual porque nos permite distinguir la mera sensación de las propiedades físicas del objeto de la experiencia perceptiva", añade el primer autor, Michael Karlovich, fundador y director general de Recursia Studios, una empresa multidisciplinar de producción de arte y moda.

Los autores reconocen que los efectos visuales de esta ilusión son superficialmente similares a una serie de efectos previamente descritos de otras ilusiones basadas en cuadrículas. Sin embargo, su Scintillating Starburst, a diferencia de las ilusiones visuales conocidas, evoca una serie de efectos recién descubiertos, entre ellos que unas fugaces líneas ilusorias conectan en diagonal los puntos de intersección de los polígonos de las estrellas.

Para entender mejor cómo procesamos esta clase de ilusión, los investigadores realizaron una serie de experimentos con más de 100 participantes, que vieron 162 versiones diferentes del Scintillating Starburst, que variaban en forma, complejidad y brillo.

A continuación, se formuló a los participantes en la investigación una serie de preguntas sobre lo que veían: por ejemplo, "no veo ninguna línea, rayo o haz brillante", "tal vez veo líneas, rayos o haces brillantes, pero apenas son perceptibles" y "veo líneas, rayos o haces brillantes, pero son sutiles y débiles".

Los autores descubrieron que la confluencia de varios factores, como el contraste, la anchura de la línea y el número de vértices, es importante.

"En particular, un gran número de puntos de intersección prominentes da lugar a rayos más fuertes y vívidos, ya que hay más pistas para indicar las líneas implícitas", observa Wallisch.

Así, esta investigación ilustra cómo el cerebro "conecta los puntos" para crear la propia realidad subjetiva, incluso a nivel perceptivo, poniendo de relieve la naturaleza constructiva de la percepción.

Las imágenes y el vídeo del Scintillating Starburst están disponibles en Google Drive (Crédito: Cortesía de Michael Karlovich, Recursia LLC).