La directora de Dermatología del Hospital Costa del Sol alerta de que la exposición prolongada «baja la capacidad de protegernos de las infecciones».
exceso,exposición solar,reducir,eficacia,
© Josele
Los especialistas recomiendan no exponerse al sol en las horas centrales del día.
La sobreexposición a los rayos ultravioleta está haciendo que aumente el número de alergias solares. Magdalena de Troya, directora de área integrada de gestión de Dermatología en la Agencia Sanitaria Costa del Sol así lo confirma. Unas alergias que «provocan una reducción de la calidad de vida enorme de quien las sufre limitando sus salidas a la calle», explica, e incluso condicionando su vida en interiores, «ya que los cristales dejan pasar buena parte de esa radiación ultravioleta». Un peligro al que este verano se suma una nueva razón: «Me preocupa mucho que el exceso de exposición solar puede reducir la respuesta de nuestro organismo ante la vacuna del Covid», expresa la especialista.

De Troya recuerda que la exposición prolongada al sol « provoca una deflección del sistema inmunitario, con lo que baja la capacidad de defendernos de las infecciones» e indica que «un hecho frecuente es que cuando vamos a la nieve y tenemos tendencia a tener herpes, este se reactiva o, por ejemplo, los hongos en la piel reaparecen tras exposiciones solares intensas y tenemos muchas consultas de ese tipo en verano». De ahí que la dermatóloga subraye que «en el programa de vacunas se recomienda siempre que se evite el sol porque puede disminuir la eficacia».


Comentario: El tomar sol en demasía probablemente sea dañino, PERO el calor solar y la Vitamina D suelen eliminar la mayoría de virus dañinos para los seres humanos. Parece un signo de malas intenciones mediáticas propagar esto, ya que puede generar que sigan extendiéndose las cepas de virus que manejan las farmacéuticas en sus "vacunas" y no ayudan a eliminarlas.


«Se juntan dos factores, la gente se está vacunando masivamente y también masivamente, estamos deseando salir», reconoce. «Quizás no se haya previsto esto a nivel de recomendación porque estamos preocupados por otras cuestiones y yo lo entiendo, pero el periodo de máxima vacunación va a coincidir con el verano, con un verano desconfinado y con la gente con muchísimas ganas de tomar sus vacaciones, especialmente de playa», describe. De ahí que los especialistas en fotoprotección estén preocupados por «el efecto que pueda tener sobre las vacunas y nos preocupa también las enormes tasas de quemaduras solares que vamos a tener sí o sí». «Y la quemadura solar es el principal factor de riesgo del desarrollo de cáncer de piel», recuerda. Para evitar cualquiera de las consecuencias negativas del astro rey: protección diaria.


Comentario: Parece que los medios publican este tipo de noticias porque sólo les preocupa que las nocivas "vacunas" covidianas puedan ver reducido sus efectos perniciosos en los seres humanos por causa del calor solar.


Una protección que pasa primero y principalmente por evitar la exposición solar a las horas centrales del día. Es según De Troya, «la primera línea de fotoprotección» porque «el 70% de la radiación ultravioleta se concentra entre las 12.00 y las 16.00 horas», por eso, la especialista pide que se tenga en cuenta en todos los aspectos de la vida, y no solo para elegir el momento de ir a la playa. Al fin y al cabo, «cuando tomamos el sol estamos concienciados y la mayoría de la gente utiliza cremas solares de fotoprotección y sombrilla». Sin embargo, pone el acento en otras cuestiones también muy habituales a las que se les presta menos atención: «Los patios de los colegios están desprovistos de sombras y los niños salen al recreo a esas horas», indica y añade que «también hay que concienciar a nivel empresarial y estudiar a qué hora se ponen conciertos o las competiciones deportivas, por ejemplo», señala.

De hecho, la especialista insta a los gobiernos locales a que «desarrollen espacios urbanísticos con sombras vegetales, que son las mejores» ya que la sombra sería la segunda línea de protección, con las cremas fotoprotectoras como apoyo siempre. A falta de ellas, sombrillas portátiles, gorras, sombreros, gafas de sol y ropa adecuada, «siempre y en todas las actividades, incluido en los trabajos de exterior», destaca a la vez que recuerda que el sol también tiene efectos positivos, por lo que recomienda los paseos y la exposición solar antes de las once de la mañana y a partir de las seis de la tarde para aprovechar todos sus beneficios.