Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Perth ha batido el récord de lluvia de los últimos 20 años para el mes de julio y se avecina más tiempo húmedo, mientras que el sureste de Australia se estremece con condiciones de viento aún más peligrosas en los próximos días.
Storm clouds off the Perth coast at the beginning of July
© Daniel Pardini
Nubes de tormenta en la costa de Perth a principios de julio.
La capital de Australia Occidental ha recibido 184,2 mm de lluvia en lo que va de mes, tras 18 días seguidos de aguaceros, eclipsando el anterior récord de 182,6 mm en 2001.

Se espera que la ciudad quede empapada con hasta 200 mm este mes en total, cuando aún falta más de una semana de julio.

Mientras tanto, un frente frío está barriendo el sureste con condiciones de viento peligrosas que afectarán a New South Wales el miércoles, mientras que en Victoria y Tasmania se registrarán temperaturas gélidas e incluso granizo.

El meteorólogo de Weatherzone, Craig McIntosh, dijo a Daily Mail Australia que la lluvia en WA (Western Australia) disminuiría en los próximos días, pero que volvería con el próximo frente el viernes.

Ha llovido bastante en Perth, por lo que es posible que se produzcan inundaciones durante la noche, pero la probabilidad es baja", dijo.

A principios de este mes, algunas calles de Perth y del sur de Australia Occidental quedaron sumergidas en el agua debido a las inundaciones.

Una casa de la localidad costera de Eagle Bay, a 256 km al sur de Perth, sufrió el desprendimiento de todo el tejado por lo que los vecinos describieron como un "tornado".

Otros coches fueron vistos casi completamente sumergidos en los aparcamientos de los centros comerciales, mientras que había casi 700 hogares sin electricidad en suburbios como Lower Chittering, Koondoola y Belmont.

Hubo más de 100 llamadas de auxilio y algunos residentes tuvieron que ser rescatados de sus coches, que poco a poco iban quedando atrapados bajo el agua.

Mientras tanto, en el sureste de Australia, Australia Meridional, Victoria, Tasmania y Nueva Gales del Sur se enfrentan a una semana fría y ventosa.

El resto del artículo aquí.