Frost hits Brazil corn crops
Traducido por el equipo de SOTT.net en español

La semana ha comenzado con el mercado del maíz, ya destrozado, sufriendo un nuevo golpe, ya que una nueva ola de frío ha barrido el centro-sur de Brasil, llevando las heladas a los estados productores de maíz, y suscitando nuevas preocupaciones sobre los volúmenes de exportación y los incumplimientos de los contratos.

El lunes, las heladas afectaron a partes de los estados de Paraná y Mato Grosso do Sul, y es probable que las zonas de maíz sembradas tardíamente se vean afectadas.

Se espera que la ola de frío alcance su punto álgido el martes, con previsiones de posibles heladas frescas en los estados de Paraná, Mato Grosso do Sul, São Paulo y Minas Gerais.

"Va a ser una pérdida de cosecha histórica", dijo a Agricensus Daniele Siqueira, de la consultora local Agrural.

La segunda cosecha brasileña de maíz safrinha se ha visto gravemente afectada por el clima seco y cálido durante las etapas clave de desarrollo, y las condiciones del cultivo empeoraron aún más en algunas regiones que sufrieron heladas durante tres días a finales de junio.

En consecuencia, Agrural ha rebajado sus estimaciones de producción de safrinha en Brasil a 59,1 millones de toneladas a principios de julio, 22 millones de toneladas por debajo del potencial inicial de la cosecha, y las nuevas heladas podrían hacer que estas estimaciones se reduzcan aún más.

Como las perspectivas de la cosecha brasileña siguen deteriorándose, los analistas creen que las exportaciones podrían llevarse la mayor parte del golpe.

"Las pérdidas de producción serán extremadamente grandes en todos los estados productores, excepto en Mato Grosso... Paraná y Mato Grosso do Sul no tendrán ninguna capacidad de exportación", dijo Siqueira.

"Las empresas comercializadoras siguen lavando los contratos de maíz al mercado nacional debido a las diferencias de precios entre los puertos y el mercado interior y a los problemas de calidad", dijo Victor Martins, de Hedgepoint Global Markets.

Además de las pérdidas de volumen, la calidad del grano es una de las principales preocupaciones de los agricultores, comerciantes y exportadores.

"Los exportadores parecen estar acorralados, ya que tienen que pagar una prima de calidad para elevar el nivel del maíz para cumplir los acuerdos y superar la oferta del mercado nacional", añadió Martins.

En muchos casos, los productores tendrán que mezclar productos de menor calidad con maíz de alta calidad para cumplir las normas de exportación.

Según Siqueira, algunos productores intentan acaparar maíz de primera cosecha de mayor calidad para mezclar más adelante, mientras que otros buscan abastecerse de maíz de Mato Grosso o de Paraguay y Argentina.

Aunque la producción de maíz de Mato Grosso se ha visto afectada por las condiciones climáticas de sequía, la pérdida de la cosecha no será tan grave como en otros estados.

"Como Mato Grosso es el principal exportador de Brasil, esto hace que el análisis sea aún más difícil", dijo Siqueira, añadiendo que la gran pregunta ahora es cuánto de la producción del estado permanecerá en el país y cuánto se exportará.

Mientras tanto, los incumplimientos de los contratos son otra gran preocupación que ha estado en el radar desde que las condiciones de sequía redujeron las estimaciones de producción nacional.

"Con las heladas de esta semana, aumentan las probabilidades de que se incumplan aún más contratos", dijo Martins a Agricensus.

"Esto está afectando tanto a las exportaciones como a las entregas nacionales... muchos productores habían comprometido hasta el 80% de su cosecha en ventas a plazo, pero están cosechando entre un 30 y un 50% menos de lo previsto y no pueden comprar volúmenes a otros productores para cumplir los contratos", dijo Martins.

La falta de productos de buena calidad para cumplir las normas del contrato aumenta aún más los riesgos de incumplimiento del mismo.

Según Martins, la situación es tan dramática que "no quedará maíz en el mercado en septiembre y el país necesitará importar mucho más de Argentina".