El panel de seguridad de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por la sigla en inglés) investiga el extraño Síndrome Inflamatorio Multisistémico (SMI), que ya se presentó en siete personas vacunadas contra el Covid.
vaccination
© Toma de pantalla: YouTube/CBS News
Una persona recibe una vacuna, julio de 2021.
Se trata de un posible efecto adverso grave poco frecuente, que inflama órganos como el corazón, los pulmones, los riñones, el cerebro, la piel, los ojos o los órganos gastrointestinales, informó Reuters el 3 de septiembre.

La vacuna Pfizer-BioNTech parece haber generado cinco casos, mientras que las de Johnson & Johnson (JNJ.N) y la de Moderna (MRNA.O) habrían causado uno cada una.

Antes de la aparición de la pandemia, la incidencia del SMI "estimada en cinco países europeos, era de entre 2 y 6 casos por cada 100.000 al año en niños y adolescentes menores de 20 años, y de menos de 2 casos por cada 100.000 al año en adultos de 20 años o más", explicó la EMA.

Por otro lado, el SMI en niños, solo se acuñó recientemente como síntoma asociado al Covid, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

Otro de los síntomas que se presentó en personas que se habían vacunado con el medicamento producido por J&J, fue la generación de coágulos de sangre en las venas, o tromboembolismo venoso, que también está siendo investigado por la EMA.

La página de J&J advierte sobre la posible aparición de otros efectos adversos tales como reacciones alérgicas agudas, síndrome de Guillain-Barré, inmunocompetencia alterada, síncope (desmayo), que también suelen presentarse con vacunas de otras marcas.

También incluyen dolor en el lugar de la inyección, dolor de cabeza, fatiga, mialgia, náuseas, fiebre, eritema e hinchazón en el lugar de la inyección.

Y una de las advertencias que más llama la atención es: "La vacuna Janssen COVID-19 puede no proteger a todos los individuos vacunados".

De acuerdo con los datos publicados por los CDC de Estados Unidos, durante los nueve meses que se han aplicado las vacunas de diferentes marcas, hasta el 20 de agosto, se acumularon un total de 488.318 acontecimientos adversos, incluidas 6.128 muertes y 38.765 lesiones graves.

En este contexto, los resultados adversos de las extensas campañas de vacunación contra el Covid, estarían incidiendo para que un alto porcentaje de la población no se decida a aceptar el medicamento propuesto.

Uno de los países que más sorprende por los resultados contradictorios que presenta es Israel, donde la mayor parte de los habitantes han sido vacunados.

En este sentido, el 1.° de septiembre el país reportó unas de las tasas de infección más altas del mundo desde mediados de agosto, según recogió el Daily Mail.


"Hay muchas infecciones de avance que dominan y la mayoría de los pacientes hospitalizados están vacunados", dice Uri Shalit, bioinformático del Instituto de Tecnología de Israel (Technion) quien además es consultor del gobierno sobre COVID-19. "Las vacunas funcionan, pero no lo suficientemente bien", agregó.

En su lista de advertencia de viajes, los CDC de EE. UU. colocaron a Israel en el nivel 4, es decir de alerta máxima, pidiendo a los ciudadanos estadounidenses que eviten viajar a este destino.