Traducido por el equipo de Sott.net

Los investigadores midieron las respuestas al dolor de los bebés prematuros durante procedimientos rutinarios en la unidad neonatal.
neonatal nurse premature baby
© Hannah McKay/Reuters
Una enfermera neonatal atiende a un bebé prematuro. La autora del estudio dijo que el equipo se centró en la voz porque no siempre es posible que los padres sostengan a sus bebés en cuidados intensivos.
Los bebés prematuros parecen sentir menos dolor durante los procedimientos médicos cuando les hablan sus madres, según han descubierto los investigadores.

Los bebés que nacen muy pronto suelen tener que pasar un tiempo en las unidades de cuidados intensivos neonatales y pueden necesitar varios procedimientos clínicos dolorosos. La situación también puede suponer una larga separación de los padres.

Ahora, los investigadores afirman haber descubierto que el sonido de la voz de la madre parece disminuir el dolor experimentado por su bebé durante los procedimientos médicos.

La Dra. Manuela Filippa, de la Universidad de Ginebra y primera autora del estudio, dijo que la investigación no sólo podría ayudar a los padres, al poner de relieve que pueden desempeñar un papel importante mientras su bebé está en cuidados intensivos, sino también beneficiar a los bebés.

"Estamos tratando de encontrar formas no farmacológicas de reducir el dolor en estos bebés", dijo, y añadió que cada vez hay más pruebas de que el contacto de los padres con los bebés prematuros podría ser importante por una serie de razones, entre ellas el vínculo.

Filippa dijo que el equipo se centró en la voz porque no siempre es posible que los padres sostengan a sus bebés en cuidados intensivos, mientras que la voz puede ser una poderosa herramienta para compartir emociones.

Se estudió sobre todo la voz de las madres porque los bebés ya la habrían escuchado en el vientre materno. Pero Filippa dijo que eso no significaba que la voz del padre no pudiera llegar a ser igual de familiar con el tiempo.

"Estamos [también] realizando estudios sobre los contactos vocales de los padres", dijo.

En la revista Scientific Reports, Filippa y sus colegas de la Universidad de Ginebra, el hospital Parini de Italia y la Universidad del Valle de Aosta informan de cómo examinaron las respuestas al dolor de 20 bebés prematuros en cuidados intensivos neonatales a un procedimiento rutinario en el que se pincha el pie y se recogen unas gotas de sangre.

El equipo observó las respuestas de los bebés al procedimiento en tres ocasiones, cada una de las cuales fue asignada aleatoriamente a una de las tres condiciones: que la madre le hablara a su hijo, que la madre le cantara y que la madre no estuviera presente.

En cada ocasión, el equipo registró tres medidas para calibrar el nivel de dolor experimentado por el bebé: las expresiones faciales del niño, sus latidos y sus niveles de oxígeno; la primera fue grabada y posteriormente examinada por los investigadores sin saber a qué condición se refería.

Los resultados revelan que los niveles de dolor que se consideran experimentados por los bebés descendieron, de media, de 4,5 a 3 en una escala de 21 puntos cuando las madres hablaban.

"Para esta edad concreta, se trata de un cambio importante", dijo Filippa.

Además, el equipo descubrió que el hecho de que las madres hablaran se asociaba a un aumento significativo de los niveles de la hormona oxitocina en las muestras de saliva tomadas a los bebés.

"Se sabe que la oxitocina interviene en los procesos de conexión y en la sensibilidad materna. También puede ser protectora contra los efectos del dolor", afirma Filippa.

La reducción del dolor fue menos clara cuando las madres cantaban, un hallazgo que, según Filippa, podría reflejar las limitaciones de la estructura, las palabras, el tono y la melodía de las canciones y las nanas.

El estudio tenía una serie de limitaciones, entre ellas que el número de bebés implicados era pequeño. "Por supuesto, necesitamos que participen más bebés prematuros y también otras medidas, neurológicas, de percepción del dolor", dijo Filippa.

Pero, añadió, los resultados son prometedores. "El mensaje clave es que es muy importante involucrar a los padres en el cuidado temprano de sus bebés prematuros, también en situaciones difíciles como procedimientos dolorosos, utilizando su voz", dijo. "Lo que sabemos ahora es que los padres pueden hacerlo y es beneficioso".

Rebeccah Slater, profesora de neurociencia pediátrica de la Universidad de Oxford, que no participó en el estudio, dijo que animar a los padres a apoyar a sus bebés durante los procedimientos dolorosos utilizando el tacto suave y la voz tiene beneficios potenciales para los padres y los bebés.

"Aunque la reducción de las puntuaciones de dolor causada por la voz materna es relativamente pequeña, dada la facilidad de aplicación y la ausencia de efectos secundarios asociados -que pueden ser causados por medicamentos analgésicos alternativos-, la voz materna proporciona una estrategia prometedora para mejorar el confort de los bebés cuando se someten a procedimientos médicos esenciales", dijo.