Traducido por el equipo de Sott.net

El personal de rescate tuvo que intervenir más de 100 veces ayer en el norte y el oeste de Islandia, informa Morgunblaðið. Una fuerte tormenta con fuertes precipitaciones azotó esas zonas con rachas de viento superiores a 45 m/seg. La mayoría de las llamadas se referían a conductores cuyos vehículos estaban atascados en la nieve.
Rescue team at work yesterday.
© ICE-SAR
El equipo de rescate trabajando ayer.
"Nos hubiera gustado que la gente hiciera caso a las repetidas advertencias de ayer, en las que se recalcaba que no se aconsejaba viajar", afirma Davíð Már Bjarnason, representante de medios de comunicación de ICE-SAR, la Asociación Islandesa de Búsqueda y Rescate. "Por la tarde, hubo informes de conductores en los lugares más sorprendentes", añade. Había, por ejemplo, un vehículo atascado en la carretera de Kjalvegur, en las tierras altas centrales. "No esperábamos que la gente viajara por las tierras altas con este tiempo", explica.




En el fiordo de Hrútafjörður, al noroeste de Islandia, un autobús de pasajeros se salió de la carretera cerca de la salida de Heggstaðanes. Los 37 pasajeros que iban a bordo escaparon sin lesiones y fueron trasladados rápidamente a un hotel cercano.
A bus was blown off the road in Hrútafjörður.
© ICE-SAR
Un autobús se salió de la carretera en Hrútafjörður.
En Siglufjörður, en el norte de Islandia, los bomberos y el personal de rescate tuvieron que acudir cuando se inundaron los sótanos. En algunas zonas se arrancaron árboles y se cortó la electricidad en tres líneas eléctricas del norte de Islandia.

Según el meteorólogo Einar Sveinbjörnsson, de la Oficina Meteorológica de Islandia, la tormenta de ayer fue inusual en dos sentidos: "Lo especial e inusual es que la zona de bajas presiones se desplazó de este a oeste. No es algo inaudito, pero lo más habitual es que viajen en sentido contrario, desde el suroeste y a través del país". La otra cosa inusual sobre el clima severo es lo temprano que golpeó en el otoño, añade.

Las nevadas inusualmente tempranas de este año provocaron un total de cinco avalanchas en Islandia el lunes y el martes, además de otras seis avalanchas los nueve días anteriores. Ninguna de ellas provocó heridos ni daños materiales.