Traducido por el equipo de Sott.net

El Vaticano comenzará a exigir a sus empleados que se vacunen o se sometan a pruebas periódicas de coronavirus a partir de este viernes, según ha anunciado este martes la ciudad-estado.
Pope Francis wearing a face mask
© REUTERS/Guglielmo Mangiapane
FOTO DE ARCHIVO: El Papa Francisco con mascarilla asiste a un servicio de oración interreligioso en Roma, Italia, el 20 de octubre de 2020.

Por el momento no hay exención y aquellos que no demuestren la vacunación o un test negativo serán considerados "ausentes injustos" y no recibirán su salario
, informó el Washington Post.

El Papa Francisco se vacunó en enero y ha defendido que los católicos romanos se vacunen, calificándolo de "deber moral".

Aunque la obligación de vacunarse es un tema candente en Estados Unidos y algunos han buscado exenciones religiosas, la mayoría de los católicos del país están vacunados al menos parcialmente, informó el Post.

A principios de este mes, el Papa dijo que no entendía por qué algunos altos cargos de la Iglesia no quieren la vacuna. "Es un poco extraño porque la humanidad tiene una historia de amistad con las vacunas", dijo tras un reciente viaje a Eslovaquia, según BBC News.

"Incluso en el Colegio de Cardenales hay algunos negacionistas de las vacunas, pero uno de ellos, pobrecito, ha sido hospitalizado con el virus. Estas son las ironías de la vida", añadió, al parecer refiriéndose al cardenal estadounidense Raymond Burke, que es un escéptico de las vacunas. Ahora está fuera del hospital, recuperándose de su infección.

El departamento de salud del Vaticano evaluará pronto una posible exención, informó el Post.