Es el cangrejo de aspecto moderno más antiguo (de aproximadamente 100 millones de años) y el cangrejo fósil más completo jamás descubierto.
Descubren,cangrejo,era de dinosaurios,preservado,ámbar
© Universidad de Harvard/ Lida Xing/ China
Un equipo internacional de investigadores ha descubierto el primer cangrejo de la era de los dinosaurios del Cretácico conservado en ámbar, según publican en la revista 'Science Advances'.

El estudio utilizó la microtomografía computarizada para examinar y describir al 'Cretapsara athanata', el cangrejo de aspecto moderno más antiguo (de aproximadamente 100 millones de años) y el cangrejo fósil más completo jamás descubierto. Su rival en cuanto a integridad es el 'Callichimaera perplexa', un pariente muy lejano apodado el 'ornitorrinco del mundo de los cangrejos'.

La impresionante conservación de 'Callichimaera' incluía tejidos blandos y partes delicadas que raramente se fosilizan. Tanto 'Cretapsara' como 'Callichimaera' son ramas nuevas en el árbol de la vida de los cangrejos que vivieron durante la revolución de los cangrejos del Cretácico, un periodo en el que los cangrejos se diversificaron en todo el mundo y se originaron los primeros grupos modernos mientras muchos otros desaparecieron.

Los verdaderos cangrejos, los 'Brachyura', son un grupo icónico de crustáceos cuya notable diversidad de formas, riqueza de especies e importancia económica han inspirado celebraciones y festivales en todo el mundo. Incluso se han ganado un papel especial en el panteón de las redes sociales.

Estos cangrejos se encuentran en todo el mundo, desde las profundidades de los océanos hasta los arrecifes de coral, las playas, los ríos, las cuevas e incluso en los árboles, ya que los cangrejos verdaderos son uno de los pocos grupos de animales que han conquistado la tierra y el agua dulce en múltiples ocasiones.

El registro fósil del cangrejo se remonta a principios del Jurásico, hace más de 200 millones de años. Por desgracia, los fósiles de cangrejos no marinos son escasos y se limitan en gran medida a trozos del caparazón de los animales, es decir, las pinzas y las patas que se encuentran en las rocas sedimentarias. Hasta ahora, con el descubrimiento de 'Cretapsara athanata'.

«El ejemplar es espectacular, es único en su género. Está absolutamente completo y no le falta ni un solo pelo del cuerpo, lo cual es notable», resalta el autor principal, Javier Luque, investigador postdoctoral del Departamento de Biología Organística y Evolutiva de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos.
Descubren,cangrejo,era de dinosaurios,preservado,ámbar
© Universidad de Harvard/ Javier Luque
Concepto artístico de Franz Anthony de dos cangrejos de hace 100 millones de años. Los investigadores llamaron al fósil Cretapsara athanata, que significa "el inmortal espíritu cretáceo de las nubes y las aguas".
Un grupo de científicos dirigido por la coautora principal, Lida Xing, de la Universidad de Geociencias de China, en Pekín, realizó microtomografías del fósil, que se encuentra en el Museo del Ámbar de Longyin, en Yunnan (China).

Los escáneres crearon una reconstrucción tridimensional completa de la exquisita conservación del animal, lo que permitió a Luque, Xing y su equipo ver el cuerpo completo del animal, incluidos los tejidos delicados, como las antenas y las piezas bucales recubiertas de finos pelos. Sorprendentemente, descubrieron que el animal también tenía branquias.
Descubren,cangrejo,era de dinosaurios,preservado,ámbar
© Imagen a través de la Universidad de Harvard/ Felipe Villegas/ Instituto Humboldt
Javier Luque (izquierda) excava fósiles en los trópicos.
«Cuanto más estudiábamos el fósil, más nos dábamos cuenta de que este animal era muy especial en muchos aspectos», aseñala Luque. El 'Cretapsara' tiene un aspecto extraordinariamente moderno, parecido a algunos cangrejos de orilla que se encuentran hoy en día, a diferencia de la mayoría de los cangrejos de mediados del Cretácico, cuyo aspecto es muy diferente al de los cangrejos modernos.

Sin embargo, el animal estaba enterrado en ámbar del Cretácico y la presencia de branquias bien desarrolladas indicaba que se trataba de un animal acuático o semiacuático. Los animales acuáticos rara vez se conservan en las resinas de los árboles que se convierten en ámbar. Los cangrejos encontrados anteriormente en el ámbar son pocos y pertenecen a un grupo vivo de cangrejos tropicales terrestres y arborícolas conocidos como Sesarmidae del Mioceno (hace 15 millones de años).

Por ello, los investigadores se preguntan cómo es posible que un animal acuático de hace 100 millones de años se haya conservado en ámbar arbóreo, que normalmente alberga especímenes terrestres.

Los cangrejos han conquistado con éxito y de forma independiente la tierra, el agua salobre y el agua dulce al menos doce veces desde la era de los dinosaurios. Al hacerlo, sus branquias evolucionaron hasta incluir un tejido similar al pulmón que les permitía respirar tanto dentro como fuera del agua. Pero el 'Cretapsara' no tenía tejido pulmonar, sino sólo branquias bien desarrolladas que indicaban que el animal no era completamente terrestre.

«Ahora nos encontramos con un animal que probablemente no es marino, pero tampoco totalmente terrestre -explica Luque-. En el registro fósil, los cangrejos no marinos evolucionaron hace 50 millones de años, pero este animal tiene el doble de esa edad».

Los estudios filogenéticos del equipo demuestran que la carcinización (la evolución de las verdaderas formas de aspecto de cangrejo) ya se había producido en realidad en el ancestro común más reciente que comparten todos los cangrejos modernos hace más de 100 millones de años. El 'Cretapsara' salva la brecha en el registro fósil y confirma que los cangrejos invadieron realmente la tierra y el agua dulce durante la era de los dinosaurios, y no durante la era de los mamíferos, empujando la evolución de los cangrejos no marinos mucho más atrás en el tiempo.

Los investigadores plantean la hipótesis de que el 'Cretapsara', de cinco milímetros de longitud de patas, era un cangrejo juvenil de una especie de agua dulce a anfibia. O bien, que el animal es tal vez un cangrejo juvenil semiterrestre que migra a la tierra desde el agua, como ocurre con los icónicos cangrejos rojos de la Isla de Navidad, donde los cangrejos madre terrestres liberan a sus crías en el océano, que luego salen del agua de vuelta a la tierra.

Además, la hipótesis es que, al igual que los cangrejos encontrados en el ámbar del Mioceno, el 'Cretapsara' podría haber sido un trepador de árboles. «Estos cangrejos del Mioceno, como sus parientes actuales, viven en los árboles en pequeños estanques de agua -explica Luque-, por lo que pueden quedar atrapados en la resina de los árboles hoy en día, pero ¿explicaría por quéel ' Cretapsara' se conserva en ámbar?».

«Este estudio está haciendo retroceder en el tiempo la cronología del origen de muchos de estos grupos. Cada fósil que descubrimos desafía nuestras ideas preconcebidas sobre el tiempo y el lugar de origen de varios organismos, lo que a menudo nos hace mirar más atrás en el tiempo», subraya Luque.

Los investigadores eligieron el nombre de 'Cretapsara athanata', que significa espíritu cretácico inmortal de las nubes y las aguas, en honor al Cretácico, durante el cual vivió este cangrejo, y a Apsara, un espíritu de las nubes y las aguas en la mitología del sur y el sudeste asiático. El nombre de la especie se basa en «athanatos», inmortal, en referencia a su preservación vital como si estuviera 'congelado en el tiempo' en la cápsula del tiempo que es el ámbar.