Traducido por el equipo de Sott.net en español

Vacunas eficaces, sin aguja: Desde el inicio de la pandemia COVID, los investigadores han redoblado sus esfuerzos para crear parches que administren en la piel fármacos que salvan vidas de forma indolora, un avance que podría revolucionar la medicina.
Vaxxas microarray patch
© Vaxxas
Técnicos trabajando con el parche de microarrays de alta densidad en la sala blanca de Vaxxas.
La técnica podría salvar las lágrimas de los niños en las consultas médicas y ayudar a las personas que tienen fobia a las jeringuillas.

Además, los parches cutáneos podrían contribuir a la distribución, ya que no requieren una cadena de frío, e incluso podrían aumentar la eficacia de la vacuna.

Un nuevo estudio con ratones en esta área, publicado en la revista Science Advances, mostró resultados prometedores.

El equipo australiano-estadounidense utilizó parches que medían un centímetro cuadrado y que estaban salpicados de más de 5.000 púas microscópicas, "tan pequeñas que no se pueden ver", dijo David Muller, virólogo de la Universidad de Queensland y coautor del trabajo a la AFP.

Estas puntas han sido recubiertas con una vacuna experimental, y el parche se coloca con un aplicador que se asemeja a un disco de hockey. "Es como si te diera un golpecito en la piel", dijo Muller.

Los investigadores utilizaron una vacuna denominada "subunidad" que reproduce los picos que salpican la superficie del coronavirus.

Los ratones fueron inyectados a través del parche durante dos minutos o con una jeringa.
UQ research team
© The University of Queensland
El equipo de investigación de la UQ, con (en primer plano, de izquierda a derecha) el Dr. Chris McMillan, el Dr. David Muller, (en segundo plano, de izquierda a derecha) el Dr. Alberto Amarilla, el Dr. Naphak Modhiran Ortiz y la Sra. Jovin Choo.
Los sistemas inmunitarios de quienes recibieron el parche produjeron altos niveles de anticuerpos neutralizantes después de dos dosis, incluso en sus pulmones, vitales para detener el COVID, y los parches superaron a las jeringas.

Los investigadores también descubrieron que un subgrupo de ratones, a los que se les administró sólo una dosis de la vacuna que contenía una sustancia adicional llamada adyuvante, utilizada para estimular la respuesta inmunitaria, "no enfermaron en absoluto", dijo Muller.


Fácil de aplicar


¿Qué los hace más eficaces?

Las vacunas se inyectan normalmente en nuestros músculos, pero el tejido muscular no contiene muchas células inmunitarias necesarias para reaccionar al fármaco, explicó Muller.

Además, los diminutos picos provocan la muerte localizada de la piel, lo que alerta al organismo de un problema y desencadena una mayor respuesta inmunitaria.

Para el científico, las ventajas logísticas no pueden ser más claras.

En primer lugar, cuando se recubre en seco en un parche, la vacuna es estable durante al menos 30 días a 25 grados Celsius (77 grados Fahrenheit) y una semana a 40C (104F), en comparación con unas pocas horas a temperatura ambiente para las vacunas de Moderna y Pfizer.
David Muller
© The University of Queensland
El Dr. David Muller, de la UQ, sosteniendo la tecnología HD-MAP.
Esto supone una gran ventaja, especialmente para los países en desarrollo.

En segundo lugar, "es muy fácil de usar", dijo Muller. "No se necesitan necesariamente profesionales médicos muy formados para aplicarlo".

Burak Ozdoganlar, profesor de ingeniería de la Universidad Carnegie Mellon de la ciudad estadounidense de Pittsburgh, también trabaja en esta tecnología desde 2007.

Y ve otra ventaja: "Una menor cantidad de vacuna administrada con precisión en la piel puede activar una respuesta inmunitaria similar a la de la inyección intramuscular", dijo a la AFP. Se trata de un factor importante, ya que el mundo en desarrollo lucha por conseguir suficientes vacunas contra el COVID.

Ozdoganlar puede producir en su laboratorio entre 300 y 400 parches al día, pero no ha podido probarlos con vacunas de ARNm, que han salido a la luz durante la pandemia, porque no ha sido autorizado por Pfizer o Moderna.

"El futuro"

El parche utilizado en el estudio publicado el viernes fue fabricado por la empresa australiana Vaxxas, que es la que está más avanzada. Está previsto realizar ensayos en humanos a partir de abril.

Otras dos empresas estadounidenses también forman parte de la carrera: Micron Biomedical y Vaxess.
skin patch vaccine

Un parche cutáneo y su aplicador probados para vacunar contra el Covid-19.
Esta última, fundada en 2013 y con sede en Massachusetts, está trabajando en un tipo de parche ligeramente diferente, con microagujas que se disuelven en la piel.

Dicen que este enfoque tiene la ventaja de requerir menos picos por parche -sólo 121- hechos de un polímero proteico que es biocompatible.

"Estamos trabajando en un producto combinado de COVID y gripe estacional que se enviará por correo directamente a los domicilios de los pacientes, para que se lo autoadministren", dijo el director general Michael Schrader a la AFP.

La vacuna COVID que están utilizando es producida por la empresa Medigen, ya autorizada en Taiwán.

Vaxess acaba de abrir una fábrica cerca de Boston, con financiación de los Institutos Nacionales de Salud de EE UU. Su objetivo es producir suficientes parches para vacunar a entre 2.000 y 3.000 personas en los ensayos clínicos, que se iniciarán el próximo verano.

El principal reto ahora mismo es la producción, ya que ningún fabricante es capaz de fabricar suficientes parches en masa.

"Si se quiere lanzar una vacuna hay que producir cientos de millones", dijo Schrader. "A día de hoy no tenemos esa escala, nadie la tiene realmente".

Pero la pandemia ha dado un empujón a la incipiente industria, que ahora atrae a más inversores, añadió.

"Este es el futuro, en mi opinión, es inevitable", dijo Schrader. "Creo que en los próximos 10 años, esto (va a) redefinir de manera bastante dramática la forma en que recibimos las vacunas en todo el mundo.".