Traducido por el equipo de Sott.net

El fenómeno climático conocido como La Niña provocó el fin de semana una nevada temprana en medio de un descenso de las temperaturas en el norte de China, mientras el país lucha contra la peor crisis energética de la última década.
Snow ducks in a Beijing street on Sunday morning.
© : Simon Song
Patos de nieve en una calle de Pekín el domingo por la mañana.
Grandes zonas del país, como Pekín, Tianjin, Hebei y Mongolia Interior, experimentaron el sábado las primeras nevadas y lluvias significativas de este invierno, según informó el domingo la Administración Meteorológica de China (CMA) en un comunicado.

El servicio meteorológico nacional señaló que es probable que las provincias del noreste experimenten importantes nevadas en los próximos días, y que las olas de frío seguirán avanzando hacia el sur y afectarán a la mayor parte de China.


Los expertos en meteorología también han advertido de que es probable que el clima extremo aumente la presión sobre el país, ya que varias regiones ya han estado lidiando con el aumento de los precios del combustible y la escasez de energía en los últimos meses.

La primera nevada de Pekín llegó el sábado, 23 días antes de la media, según la Oficina Meteorológica de Pekín.


Lea la noticia completa en inglés aquí