Traducido por el equipo de Sott.net

Los propietarios de perros de East Yorkshire han advertido que sus mascotas enfermaron después de dar paseos por la costa de la región, a pesar de que los funcionarios no encontraron ninguna "relación directa" entre la zona y las enfermedades durante las últimas inspecciones.
Scarborough, Yorkshire.
© Edward Crawford / SOPA Images / LightRocket / Getty Images
Scarborough, Yorkshire
Los veterinarios de la zona afirman haber visto casos de vómitos y diarrea graves en perros que han visitado recientemente la costa noreste. En un post de Facebook, Yorkshire Coast Pet Care describió estar "inundado" de perros que han sufrido una enfermedad misteriosa, instando a las autoridades a investigar.

Desde que se identificaron los primeros casos, los medios de comunicación británicos han informado de que cientos de perros se han visto afectados, y la publicación inicial en las redes sociales recibió más de 1.500 respuestas.


Comentario: Los informes sugieren que más de 150 perros han enfermado.


Cath Baggins, propietaria de un perro, dijo que su cachorro de cocker spaniel tuvo que pasar seis días en el veterinario después de salir a pasear por la zona de Bridlington. Otros propietarios de mascotas han informado de problemas similares en Whitby, Robin Hood's Bay, South Gare y South Beach, y recomiendan a los paseadores de perros que no visiten la costa hasta que se identifique el origen de la enfermedad.

El Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales (DEFRA) ha confirmado que está en conversaciones con la Agencia de Sanidad Animal y Vegetal sobre los informes. Sin embargo, el equipo de servicios costeros del Consejo de East Riding of Yorkshire afirma que no encontró "nada inusual" durante las inspecciones de la costa.

Sugiriendo que la situación podría estar más extendida, el ayuntamiento afirmó que las mascotas de otros lugares de la región han enfermado a pesar de no visitar las playas, afirmando que podría tratarse de una "enfermedad generalizada entre los perros."

"A partir de los informes de las clínicas veterinarias locales, la enfermedad que están viendo en los perros y las pruebas realizadas no han proporcionado ninguna relación directa con el uso de las playas", dijo Kirsty Salisbury, directora general de servicios costeros del ayuntamiento.