El tenista número uno del mundo, Novak Djokovic, que no estaba vacunado, se enfrenta ahora a una prohibición de tres años para entrar en Australia, después de que los jueces denegaran su recurso para permanecer en el país y jugar en el Open de Australia. Las autoridades cancelaron el visado del jugador no vacunado por segunda vez este mes por motivos de "salud pública".
Novak Djokovic
© ABC News/Screenshot vía BL/Youtube
Novak Djokovic pierde el juicio en la víspera del Abierto de Australia el 16 de enero de 2022.
Se mostró "extremadamente decepcionado", pero respetó el fallo. Dijo en un comunicado: "Cooperaré con las autoridades pertinentes en relación con mi salida del país".

El veredicto se produjo justo un día antes del Abierto de Australia, y ahora se arriesga a una prohibición de tres años para volver a la nación. El lunes debía jugar su partido de debut.

Se produce después de la controvertida decisión de excluir al jugador de 34 años de las normas de inmunización COVID para competir en el Abierto de Australia.

El visado del número uno del mundo fue revocado por primera vez a su llegada a Melbourne, pero ganó un recurso judicial para que se le restituyera, permitiéndole permanecer en Australia.

Los abogados de Djokovic alegaron que una infección por coronavirus el mes pasado le permitió entrar legalmente en la nación.

Después de que un juez anulara la sentencia, al considerar que el personal de fronteras había incumplido el protocolo a su llegada, el gobierno volvió a intervenir para retirarle el visado el pasado viernes.

El viernes, el visado de Djokovic fue denegado por segunda vez después de que el ministro de Inmigración, Alex Hawke, declarara que la presencia del serbio en Australia constituía un problema de salud pública.


Comentario: Una sola persona representa un problema de salud pública para una nación entera, el nivel de histeria en Australia es casi incomparable en el mundo.


El Presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, ha arremetido contra la administración australiana, acusándola de "acosar" y "maltratar" a Djokovic y cuestionando que intente ganar puntos políticos de cara a las próximas elecciones.


Aunque se ha criticado el manejo del incidente por parte del gobierno australiano, la opinión popular ha apoyado mayoritariamente el regreso de Djokovic a Serbia.

Djokovic se encuentra en un hotel de detención de inmigrantes en Melbourne desde que se le denegó el visado el 6 de enero, el mismo lugar en el que se encontraba cuando se le revocó el visado por primera vez.

Los abogados del gobierno afirmaron que Djokovic corría el riesgo de inflamar el sentimiento antivacunación durante el mayor brote de COVID-19 en Australia desde que comenzó la pandemia.

Los fundamentos completos de la decisión unánime de los jueces se harán públicos en los "próximos días", y Djokovic deberá pagar los gastos judiciales del gobierno.

Djokovic, nueve veces campeón del Abierto de Australia y que persigue un récord de 21º título individual de Grand Slam, tenía previsto enfrentarse el lunes a su compatriota Miomir Kecmanovic en la primera ronda. Un jugador afortunado ocupará ahora su puesto en el sorteo.