Traducido por el equipo de Sott.net

Atenas, Grecia - Una fuerte nevada interrumpió el lunes el tráfico aéreo y por carretera en Atenas, la capital griega, y en Estambul, la ciudad más grande de la vecina Turquía, mientras que la mayor parte de Grecia, incluidas -inusualmente- varias islas del Egeo, y gran parte de Turquía quedaron cubiertas por la nieve.
Athens in Snow
© AP Photo/Thanassis Stavrakis
La ciudad de Atenas, con el templo del Partenón en lo alto de la antigua colina de la Acrópolis, está cubierta de nieve durante una nevada, el lunes 24 de enero de 2022. Se prevé que la ola de mal tiempo que azota a Grecia continúe hasta el martes, y ha visto caer nieve incluso en algunas islas. Las autoridades han advertido al público que evite todo tipo de movimientos al aire libre, excepto los esenciales, y varias carreteras y autopistas importantes sólo son transitables con cadenas para la nieve.
El temporal, llamado en Grecia Elpida, o "esperanza", paralizó el tráfico tanto en Atenas como en Estambul, una metrópolis de 16 millones de habitantes.

Los vuelos de entrada y salida del aeropuerto de Estambul fueron suspendidos hasta las 4 de la madrugada del martes (0100 GMT). Las autoridades trabajaron para despejar las pistas de aterrizaje y una carretera que conduce al aeropuerto, donde el techo de una instalación utilizada por el departamento de carga de Turkish Airlines se derrumbó por el peso de la nieve. No hubo heridos.


Las autoridades de Estambul también suspendieron los servicios de autobuses interurbanos y bloquearon temporalmente los viajes a la ciudad desde la región turca de Tracia. Las personas varadas en las carreteras abandonaron los vehículos para volver a casa a pie o abarrotaron las estaciones de metro y otros transportes públicos. Las escuelas de toda Turquía están cerradas por las vacaciones de invierno, pero las universidades interrumpieron las clases durante dos días. Las oficinas públicas y los centros comerciales cerraron temprano para aliviar la congestión en la hora punta.

Se prevé que las precipitaciones continúen durante los próximos días en Estambul. El Centro de Coordinación de Desastres de la ciudad turca AKOM dijo que un sistema de baja presión islandés está detrás del frente frío y las precipitaciones.
Turkey in Snow
© AP Photo/Emrah Gurel
Barcos turísticos atracados en el Cuerno de Oro con la mezquita de Suleymaniye al fondo en Estambul, el lunes 24 de enero de 2022. La nieve cubrió el lunes la mayor parte de la ciudad de Turquía. Se prevé que las precipitaciones continúen durante los próximos días en Estambul, una metrópolis de unos 16 millones de habitantes que abarca dos continentes y sirve de puente entre Europa y Asia.
En Grecia, las autoridades advirtieron a los ciudadanos que limitaran los desplazamientos al aire libre a los imprescindibles el lunes y el martes, mientras que las escuelas de muchas zonas estaban cerradas. El portavoz del Gobierno, Giannis Oikonomou, dijo que más de 46.000 clases escolares se estaban impartiendo en línea.


La nieve cayó con fuerza y rapidez a lo largo del día en el centro de Atenas, asentándose en las columnas de mármol de la antigua Acrópolis. Las autoridades enviaron alertas de emergencia a los teléfonos móviles de toda la zona de Atenas para advertir de las fuertes nevadas.


Las cadenas para la nieve eran obligatorias para los coches en muchas carreteras, mientras que los camiones tenían prohibida la entrada en la principal autopista en dirección al norte de Atenas. Sin embargo, las condiciones de hielo y la falta de cadenas para la nieve en algunos vehículos dejaron el tráfico atascado durante horas en muchas de las carreteras de la capital griega, incluyendo una carretera de circunvalación y una de las principales avenidas de Atenas. Varios conductores informaron de que habían quedado atrapados en sus coches durante horas.

El ministro de Cambio Climático y Protección Civil, Christos Stylianides, pidió disculpas por los problemas en la carretera de circunvalación y dijo que se llamaría a sus operadores privados para que dieran explicaciones. Añadió que se estaban haciendo esfuerzos para mantener abiertas todas las carreteras principales.

Stylianides dijo que sólo se habían producido problemas menores de suministro eléctrico, sobre todo en la isla de Evia, y que se esperaba que se resolvieran a última hora del lunes.

Se cancelaron varios vuelos nacionales e internacionales al aeropuerto de Atenas, mientras que el servicio de metro al aeropuerto se suspendió parcialmente, ya que parte de él discurre por encima del suelo.

El ministerio de Sanidad anunció que los centros de vacunación contra el COVID-19 en la región de Atenas y Evia cerrarían a primera hora del lunes y permanecerían cerrados el martes.

Las autoridades esperan que la nevada persista el martes.

La nieve es habitual en las montañas griegas y en el norte del país, pero es menos frecuente en el centro de Atenas y en las islas del Egeo. El año pasado, la capital griega se vio afectada por una gran tormenta de nieve que causó graves problemas, dejando sin electricidad durante días a algunos barrios y haciendo intransitables todas las calles sin cadenas para la nieve. Miles de árboles se derrumbaron por el peso de la nieve y el hielo.

Al norte, en la vecina Albania, el lunes cerraron todas las escuelas primarias y secundarias durante tres días a causa del frío. Las autoridades recomendaron a los ciudadanos que evitaran conducir. Las temperaturas alcanzaron los -17 C en el este de Albania, aislando algunas zonas y causando problemas en el suministro de electricidad y agua. Muchas carreteras rurales han sido bloqueadas.

Llazar Semini en Tirana, Albania, y Suzan Fraser en Ankara, Turquía, contribuyeron a este informe