Traducido por el equipo de Sott.net

Antes de que Twitter me expulsara de su plataforma por publicar el famoso y acertado vídeo de la Alianza Canadiense para el Cuidado de la Salud (COVID), antes de que LinkedIn me expulsara de su plataforma por la misma razón, antes del infame golpe a Joe Rogan #1757 en el que dije las tres pequeñas palabras "psicosis de formación masiva" que hicieron que los señores de Silicon Valley perdieran el control, muchos temían que yo fuera una "oposición controlada". Y con razón.
spyvsspy

"Debe haber alguna forma de salir de aquí", dijo el bromista al ladrón. "Hay demasiada confusión y no consigo alivio.
Los empresarios se beben mi vino, los labradores cavan mi tierra. Ninguno de ellos, sin embargo, comprende lo que vale la pena"
He pasado la mayor parte de mi carrera profundamente involucrado en la empresa de biodefensa de los Estados Unidos. He trabajado estrechamente con equipos de investigación de biodefensa en el USAMRIID, la DTRA y el MIT Lincoln Lab. Una vez fui socio comercial de un oficial retirado de la CIA que estaba profundamente involucrado en la empresa de biodefensa del Departamento de Defensa, y he copublicado con otro. Una vez trabajé para la Dynport Vaccine Company, que tenía el contrato del DoD para el "desarrollo avanzado" (básicamente, pruebas clínicas) de prácticamente todas las contramedidas médicas de biodefensa para el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Mi padre trabajó como contratista de defensa federal toda su vida, al igual que mi suegro. En el caso de mi padre, fue sobre todo en sistemas de alta energía, incluyendo el desarrollo de tecnologías para la protección contra los efectos de la oleada electromagnética de "la bomba", así como la explosión de láminas, la tecnología utilizada para activar "la bomba".

Mi suegro dirigía la división de proyectos especiales de Raytheon, básicamente una tienda de aparatos y tecnología de la CIA. Piensa en "Q" de la serie de James Bond. Este es un mundo bizantino del que tengo un profundo conocimiento y experiencia directa durante prácticamente toda mi vida. Viví según el mantra que todos los burócratas de DC conocen: mantén la cabeza agachada, porque si no te pueden ver, no te pueden disparar.

Pero nunca me permití enfrentarme a la posibilidad de que no fuéramos los buenos, los sombreros blancos. Hasta que experimenté lo que todos hemos vivido en los últimos dos años. Un gobierno (o, en realidad, varios gobiernos) que cree claramente que está justificado hacer caso omiso de los principios fundamentales de la bioética y la norma común. Y, como muchos otros, una vez que lo vi, fue como si hubiera dado la espalda a un interruptor de luz y, de repente, toda la habitación se hubiera iluminado, y nunca hubiera podido dejar de ver lo que se había revelado. ¿Somos siempre los buenos? ¿O se trata de un intercambio más de Espías contra Espías, donde la ética y los roles son fungibles y "situacionales". Un mundo en el que no hay buenos, ni sombreros blancos. Sólo es una cuestión de giro mediático, perspectiva y realpolitik. El mundo imaginado por Henry Kissinger y Klaus Schwab.

Y por cierto, la "biodefensa" es un gran negocio. Más armas de guerra.

La mayoría de nosotros, que no estamos muy metidos en el proceso de formación de masas en este momento, podemos ver el giro coordinado de los medios de comunicación tradicionales, aquellos que empujaron el pornográfico miedo a la COVID son los mismos medios que empujan el tema de "Putin loco, hombre malo, Zelenskyy, hombre bueno". Pero casi tan pronto como comenzó la guerra de disparos, surgió una contranarrativa más matizada y compleja.
  • Se trata de los profundos vínculos entre los hijos de los principales líderes del partido demócrata y los intereses de la industria petrolera ucraniana.
  • Y las instalaciones de investigación de armas biológicas patrocinadas por Estados Unidos y situadas en toda Ucrania, incluso a lo largo de la frontera rusa.
  • Y la legítima preocupación rusa por los esfuerzos de la OTAN para rodear geopolíticamente a Rusia.
  • Y la cuestión de si Zelenskyy es realmente un títere de Occidente, en lugar de ser el líder populista que se nos ha presentado.
  • Y la mano subrepticia de la Fundación Económica Mundial entrometiéndose en todo esto.
Las cosas empezaron a parecer mucho más complicadas que simplemente "Putin loco malo - Zelenskyy bueno".

Me encanta ilustrar los puntos clave con historias basadas en la experiencia personal. Me han dicho personas que lo saben (incluido el General de División, retirado, Philip K. Russell, MD), que durante muchas décadas, el gasto total del Gobierno de Estados Unidos en el desarrollo de agentes de guerra biológica superó el dinero gastado en armas termonucleares. Se puede argumentar que la comprensión y la tecnología modernas relacionadas con la biología molecular, la microbiología y la virología son fundamentalmente un subproducto "civil" de una inversión masiva en tecnología de guerra biológica por parte de los gobiernos de Estados Unidos, la URSS y otros.

La última evolución de estas tecnologías es que parece que tenemos al PCC de la República Popular China, que parece no reconocer límites éticos, empujando los límites del nuevo mundo valiente del "transhumanismo". Lo que, a su vez, se convierte en una justificación para las naciones occidentales, básicamente con el argumento de que "ya que ellos lo están haciendo, nosotros tenemos que hacerlo". Una nueva generación de guerra biológica cada vez más sofisticada. En la que las personas se convierten en las armas elegidas por los gobiernos que no nos dan opción. Para más información sobre este tema, véase nuestro anterior Substack "Aumento humano - El amanecer de un nuevo paradigma".

Volvamos a mi historia para ilustrar a qué nos enfrentamos aquí, tal y como me lo contaron aquellos con los que solía juntarme (que pueden estar inflando su autoimportancia). La historia que me contaron es que el acontecimiento real que catalizó la caída de la antigua Unión Soviética fue en realidad el avance en el desarrollo de un arma biológica binaria (de dos partes) que podía ser lanzada por vía aérea. Esta arma era tan letal que básicamente podía detener a los comandantes de tanques y a sus tripulaciones en su camino. Según esta versión de la realidad, la mayor tensión militar y preocupación estratégica entre la antigua URSS y Europa Occidental tenía que ver con los batallones de tanques rusos, que estaban preparados para ser capaces de una guerra relámpago hasta el Canal de la Mancha. Una amenaza de la que los estados europeos occidentales eran muy conscientes, ya que Hitler había desplegado con éxito la misma estrategia. Occidente no tenía básicamente ninguna forma de mitigar esta amenaza, o al menos así lo cuenta la historia, por lo que siempre pendía de las tensiones geopolíticas que surgían de vez en cuando entre los estados europeos de la OTAN y la URSS. Al parecer, el biológico binario era tan potente que mataba o incapacitaba a las tripulaciones de los tanques tan rápidamente que anulaba el riesgo de una guerra relámpago. Por supuesto, esto es sólo una historia, que me contaron amigos de alto nivel, así que no está verificada. Sea como sea.

La cuestión es que los agentes de guerra biológica son potentes, baratos, fáciles de fabricar (sobre todo en comparación con los dispositivos termonucleares), se despliegan fácilmente y han cambiado el rumbo de la historia en muchas ocasiones. Volvamos a las guerras "indias", en las que la viruela se convirtió en un arma de vez en cuando contra los pueblos indígenas de Norteamérica. Y probablemente todo el camino hacia atrás a través de la historia registrada.

Así que ahora tenemos la rica documentación emergente de los bio-laboratorios patrocinados por los Estados Unidos dispersos por lo que se había convertido cada vez más en el estado cliente de los Estados Unidos llamado Ucrania.

Si quieres sumergirte en ese tema, bucear en esa madriguera de conejo, por favor mira lo siguiente: Esta es la cuestión. Hubo un tiempo en que los Estados Unidos se enzarzaron en una guerra termonuclear con la URSS a causa de la colocación de misiles rusos en suelo cubano. Las armas de guerra han evolucionado. Las tecnologías de las armas biológicas han madurado. ¿Qué harían los EE.UU. si Rusia estuviera transformando a México en un estado cliente y hubiera colocado laboratorios de investigación de guerra biológica a lo largo de nuestra frontera sur? ¿Invadiríamos? Tengo la firme sospecha de que sí.

¿Somos nosotros los buenos o los malos?
Robert W Malone MD, MS - Inventor de vacunas de ARNm y ADN, ARN como medicamento. Científico, médico, escritor, locutor, comentarista y defensor. Creyente en nuestra libertad fundamental de expresión.