Traducido por el equipo de Sott.net

El ministro de Agricultura y Protección del Consumidor de Baden-Württemberg, Peter Hauk, ha respaldado la prohibición total de Alemania de importar gas y petróleo de Rusia en respuesta al ataque militar de Moscú a Ucrania.

Peter Hauk

Peter Hauk, Ministro de Agricultura y Protección del Consumidor de Baden-Württemberg
Hauk apoyó la respuesta a las acciones de Rusia a pesar del impacto que podría tener en los propios ciudadanos de su país, que ya están luchando con los precios de la energía en alza que les hace difícil calentar sus hogares.

"Puedes soportar 15 grados [Celsius] en invierno con un jersey. Nadie muere por ello. Pero la gente está muriendo en otros lugares", dijo Hauk, refiriéndose al número de víctimas que Rusia ha infligido a Ucrania.

Los comentarios del político, miembro del partido Unión Demócrata Cristiana, suscitaron una enérgica respuesta de la Asociación Alemana de Inquilinos, que replicó que demostraba no entender las necesidades de las personas mayores o de quienes trabajan desde casa.

Aunque la asociación admitió que Europa necesita reducir su dependencia de los combustibles fósiles rusos, advirtió que bajar la temperatura ambiente y confiar en el uso de más ropa podría llevar a la gente a enfermar durante los meses de invierno. "Con un sueldo de ministro o una pensión de presidente, uno puede permitirse unos costes energéticos desorbitados y no necesita congelarse", dijo el presidente del estado de Stuttgart, Rolf Gassmann.

La asociación recordó a Gassmann que, por lo que respecta a las viviendas alquiladas, los propietarios alemanes tienen la obligación legal de garantizar que las habitaciones puedan calentarse a 22 grados centígrados y de instalar una ventilación adecuada para evitar la acumulación de humedad y la aparición de moho.

La Unión Europea va a eliminar gradualmente su dependencia del petróleo y el gas de Rusia para 2030, empezando por reducir su demanda de gas ruso en dos tercios este año. La región "no puede depender de un proveedor que nos amenaza explícitamente", dijo la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.