Traducido por el equipo de Sott.net

Los precios de las materias primas podrían subir un 40% y probablemente seguirán subiendo, según una nota de JPMorgan Chase del 7 de abril, ya que las materias primas alcanzaron un récord el mes pasado tras las sanciones occidentales a Rusia por su invasión de Ucrania.
99.99 percent pure gold
© Alexander Manzyuk/Reuters
Lingotes de oro marcados con una pureza del 99,99 por ciento se colocan en un carro en la planta de metales no ferrosos Krastsvetmet en la ciudad siberiana de Krasnoyarsk, Rusia, el 10 de marzo de 2022.
Rusia es uno de los principales proveedores de hasta el 10 por ciento de la producción mundial de energía y alrededor del 20 por ciento de la producción mundial de trigo.

Entre las materias primas afectadas se encuentra el petróleo, que ya ha subido un 33% respecto al mismo mes del año anterior, mientras que el gas natural ha subido un 65% desde que la invasión agitó los mercados.

Los metales excluyendo el oro, como el cobre, han subido un 7 por ciento desde 2021, mientras que el trigo ha subido un 33 por ciento.

El banco dijo que estaba revisando el posicionamiento a largo plazo en materias primas por parte de los inversores globales, y lo comparó con las asignaciones en efectivo, acciones y bonos.

"En términos de dólares, el interés abierto total de los futuros de materias primas, excepto el oro, se sitúa en torno a los 1,4 billones de dólares, lo que, aunque es alto según los estándares históricos, parece mucho más bajo en comparación con el stock de acciones, bonos y efectivo en el mundo", dijo el banco.

JPMorgan señaló que, aunque la asignación implícita de los inversores a las materias primas, del 0,72%, es superior a la media observada tras la quiebra de Lehman Brothers, sigue estando muy por debajo de los máximos históricos de 2008 y 2011.

"En la coyuntura actual, en la que la necesidad de cobertura contra la inflación es más elevada, es concebible ver que las asignaciones a largo plazo a las materias primas acaben superando el 1% del total de los activos financieros a nivel mundial, superando los máximos anteriores observados durante 2008 o 2011", señala la nota de JPMorgan.

Las materias primas de esas categorías podrían experimentar un alza de entre el 30% y el 40% con respecto a los niveles actuales, según los expertos del banco, que afirmaron que, aunque los inversores han aumentado su asignación a activos de materias primas durante el último año por encima de las medias históricas, tienen mucho margen para sobreponderarlas en sus carteras.

Las cifras actuales sugieren un mayor margen de ganancias en las materias primas, según la nota, ya que los productos básicos se encuentran en territorio récord y que hay "espacio para aumentar aún más la asignación de los inversores a las materias primas", en un periodo de aumento de la inflación, según el banco.

El repunte de las materias primas está siendo alimentado por el aumento de la demanda de los consumidores que están gastando más en un mundo post-pandémico, pero las sanciones occidentales a Rusia han empeorado la oferta mundial de esos recursos.

Las tasas de inflación, ya de por sí elevadas, se ven agravadas por el conflicto, lo que ha provocado el endurecimiento de las medidas de la Reserva Federal este año y ha llevado a los inversores a valorar la reordenación de la ponderación de los activos entre acciones, bonos y materias primas en sus carteras.