Traducido por el equipo de Sott.net

Una mujer de 60 años murió por el ataque de un oso, un día después de que dos hombres corrieran la misma suerte en el pueblo de Ambera, en el distrito de Gumla, en Jharkhand, el jueves por la noche.
Sloth bear

Oso perezoso
La fallecida, identificada como Pati Devi, regresaba a su casa en la aldea de Banghar tras asistir al funeral de uno de los otros dos fallecidos cuando ocurrió el incidente.

"El oso se abalanzó sobre ella en el mismo lugar en el que los otros dos hombres -Lalit y Shubash- fueron atacados anteriormente el jueves", dijo a TOI el oficial forestal de la división de Gumla, Shrikant.

El nieto de Pati, Ashish, de siete años, que estaba con ella, corrió de vuelta al pueblo para buscar ayuda. Tres hombres, identificados como Lura Kisan, Vijay Kisan y Durga Kisan, que acudieron en ayuda de Pati, también resultaron heridos en el ataque.

"Todos los heridos fueron trasladados al hospital de referencia de Sisai, donde Pati fue declarada muerta. Los otros tres fueron dados de alta por la noche", añadió el DFO.

Srikant dijo: "El calor, que ha hecho que se sequen las fuentes de agua, está empujando a los animales hacia los asentamientos humanos. Los incendios forestales también están agravando el problema".

El estado ha recurrido al Instituto de Vida Silvestre de la India (WII), con sede en Dehradun, para preparar un documento sobre la conservación de los osos perezosos en el Santuario de Vida Silvestre de Palkot. El santuario, que abarca 183,18 kilómetros cuadrados y se extiende por los distritos de Gumla y Simdega, es el hogar de los osos perezosos en el estado. En 2020 había 70 osos perezosos en el santuario, según un estudio del departamento.

Los datos del departamento afirmaban que los osos atacaron a tres personas en la región el año pasado.

"Los incendios forestales no son un factor que contribuya mucho a los ataques de osos en los distritos de Gumla y Simdega en los últimos días", dijo a TOI Umesh Sahani, DFO de vida silvestre (área de vida silvestre de Ranchi).

"El verdadero punto de molestia para los osos es el aumento de la presencia humana y el movimiento debido a la NH -143 que atraviesa la reserva. En 2019, un oso perezoso fue atropellado por un coche", añadió Sahani.