En las últimas semanas, veterinarios indios han tratado a miles de aves alimentándolas con pastillas multivitamínicas e inyectándoles agua en el pico con jeringas.
Gavilan chikra
© Manjeet & Yograj Jadeja / Legion-Media
Un gavilán chikra sobrevuela la ciudad de Ahmedabad, en el estado de Guyarat, la India.
Equipos de rescate trabajan sin descanso en Guyarat, el estado más occidental de la India, recogiendo decenas de aves agotadas y deshidratadas que, literalmente, caen del cielo debido a la ola de calor que seca las fuentes de agua en Ahmedabad, la mayor ciudad de la unidad administrativa, según el testimonio de veterinarios y socorristas locales citados por Reuters.

En las últimas semanas, los médicos veterinarios han tratado a miles de aves, entre ellas pájaros de vuelo alto, como palomas o milanos, que llegan todos los días al hospital veterinario gestionado por la organización benéfica Jivdaya Charitable Trust, donde los alimentan con pastillas multivitamínicas y les inyectan agua en el pico con jeringas.

"Este año ha sido uno de los peores de los últimos tiempos. Hemos visto un aumento del 10 % en el número de aves que necesitan ser rescatadas", declaró Manoj Bhavsar, que colabora con la fundación y lleva más de una década salvado las vidas a pájaros que se encuentran en peligro.

Paralelamente, el primer ministro de la India, Narendra Modi, advirtió del elevado riesgo de incendios mientras vastos territorios del sur de Asia se están secando en estos meses, los más calurosos de los últimos años. Además, las autoridades sanitarias de Guyarat alertaron a los hospitales de la necesidad de equipar salas especiales para los pacientes que hayan sufrido golpes de calor y otras enfermedades relacionadas con temperaturas extremadamente altas.