Traducido por el equipo de Sott.net

Ninguna ayuda militar occidental ha podido impedir que Rusia logre su objetivo militar de liberar la totalidad de los territorios de Lugansk y Donetsk al comenzar la tercera fase.
Map Donbass
© Goran tek-en/RGloucester/Wikimedia Commons
Donbas (2015–2022).svg
La "Operación Militar Especial" de Rusia, que comenzó el 24 de febrero, entra en su cuarto mes. A pesar de una resistencia ucraniana más dura de lo esperado (reforzada por los miles de millones de dólares de ayuda militar occidental y la inteligencia precisa y en tiempo real del campo de batalla por parte de EEUU y otros miembros de la OTAN), Rusia está ganando la guerra sobre el terreno, y a lo grande.

Después de más de noventa días de incesante propaganda ucraniana, de la que se hacen eco sin sentido los cómplices medios de comunicación occidentales que ensalzan los éxitos en el campo de batalla de las fuerzas armadas ucranianas y la supuesta incompetencia de los militares rusos, estos están a punto de lograr el objetivo declarado de su operación, a saber, la liberación de las nuevas repúblicas independientes de Donbás, Lugansk y Donetsk, que Rusia reconoció dos días antes de su invasión.

La victoria rusa en Donbás se produce después de semanas de intensos combates en los que los militares rusos cambiaron de marcha respecto a lo que se conoce como Fase Uno.

Ese fue el acto de apertura de un mes que, según el presidente ruso Vladímir Putin en su discurso del 24 de febrero, tenía la tarea de
"emprender acciones en todo el territorio de Ucrania con la aplicación de medidas para su desmilitarización y desnazificación, cuyo objetivo era restablecer la DPR [República Popular de Donetsk] y la LPR [República Popular de Lugansk] dentro de las fronteras administrativas de las regiones de Donetsk y Lugansk, lo cual está consagrado en las constituciones de las repúblicas".
El 25 de marzo, el jefe de la Dirección Operativa Principal del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de la Federación de Rusia, el coronel general Sergei Rudskoy, declaró que
"se han alcanzado los principales objetivos de la primera fase de la operación. Las capacidades de combate de las Fuerzas Armadas de Ucrania se han reducido significativamente, lo que nos permite, una vez más, concentrar nuestros principales esfuerzos en lograr el objetivo principal: la liberación de Donbás".
Según Rudskoy, los objetivos de la Fase Uno eran causar:
"Tales daños a la infraestructura militar, el equipo, el personal de las Fuerzas Armadas de Ucrania, cuyos resultados permitan no sólo encadenar sus fuerzas y no darles la oportunidad de fortalecer su agrupación en el Donbás, sino también no permitirles hacerlo hasta que el ejército ruso libere completamente los territorios de la DPR y la LPR. Las 24 formaciones de las Fuerzas Terrestres que existían antes del inicio de la operación sufrieron pérdidas significativas. A Ucrania no le quedan reservas organizadas".
Rusia ha completado la primera fase a pesar de los esfuerzos de EEUU, la OTAN y la UE por suministrar a Ucrania una cantidad significativa de ayuda militar letal, principalmente en forma de armas ligeras antitanque y antiaéreas. Rudskoy concluyó:
"Consideramos un gran error que los países occidentales suministren armas a Kiev. Esto retrasa el conflicto, aumenta el número de víctimas y no podrá influir en el resultado de la operación".

Comentario: Quizás eso era exactamente lo que Occidente tenía en mente.


"Extremadamente mala"

La historia del conflicto hasta ahora ha dado la razón a Rudskoy: ninguna ayuda militar occidental ha podido impedir que Rusia lograra su objetivo militar de liberar los territorios de Lugansk y Donetsk al completo.

Como admitió el ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, Dmitry Kuleba, en el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza):
"No quiero que nadie tenga la sensación de que la guerra está más o menos bien. La situación en Donbás es extremadamente mala".
Atrás quedaron las audaces declaraciones realizadas en vísperas de las celebraciones del 9 de mayo del Día de la Victoria, cuando los numerosos detractores de Rusia proclamaron que la ofensiva de la segunda fase de Rudskoy en el Donbás se había estancado, y que Rusia se vería obligada en breve a pasar del ataque a una postura defensiva, lo que supondría el inicio de una retirada que, según los ucranianos, culminaría no sólo con la reconquista de todo el territorio perdido hasta el momento, sino también de Crimea.

Estas ideas fantasiosas han dado paso a la dura realidad que ignora la propaganda y favorece la sucia tarea de destruir al enemigo mediante potencia de fuego y maniobras. Sin embargo, lo que complica esta tarea es que durante los ocho años de incesante conflicto en el Donbás, que precipitó la invasión rusa, los militares ucranianos habían preparado un cinturón defensivo que estaba, según señaló el general Rudskoy en su sesión informativa del 25 de marzo, "profundamente escalonado y bien fortificado en términos de ingeniería, consistente en un sistema de estructuras monolíticas de hormigón de larga duración".

Según Rudskoy, las operaciones ofensivas contra este cinturón defensivo estaban, por necesidad, "precedidas por un fuerte ataque de fuego contra las fortalezas del enemigo y sus reservas".

La ventaja rusa en artillería fue un factor clave en el resultado victorioso de sus operaciones de la segunda fase, pulverizando las defensas ucranianas y abriendo el camino para que la infantería y los blindados acabaran con los supervivientes. Según los informes diarios proporcionados por el Ministerio de Defensa ruso, los ucranianos están perdiendo el equivalente a un batallón de hombres cada dos días, por no hablar de decenas de tanques, vehículos de combate blindados, piezas de artillería y camiones.

De hecho, varios observadores de este conflicto, incluido yo, proyectaron que, sobre la base de un análisis predictivo extraído de las matemáticas militares básicas sobre los niveles de bajas reales y proyectados, existía una expectativa real de que Rusia, al finalizar la segunda fase, habría podido afirmar, con justificación, que había logrado la mayoría, si no todos, los objetivos políticos y militares establecidos al comienzo de la operación.

La lógica dictaba que el gobierno ucraniano, desprovisto de un ejército viable, no tendría otra opción que una versión moderna de la rendición de Francia en junio de 1940, tras las victorias decisivas del ejército alemán en el campo de batalla.

Mientras Rusia sigue posicionándose para una victoria militar decisiva en el este de Ucrania, es probable que se limite a la liberación del Donbás, a la toma del puente terrestre que conecta Crimea con el territorio continental de la Federación Rusa (a través de Donbás), y a la expansión de la cabeza de puente de Jersón para asegurar los recursos de agua dulce a Crimea que habían sido cortados por el gobierno ucraniano desde 2014.

El estado de los objetivos de Rusia

En su tratado clásico, Sobre la guerra, el teórico militar prusiano Carl Von Clausewitz escribió lo que se ha convertido en una de las máximas de los conflictos que involucran naciones, a saber, que "la guerra es una continuación de la política por otros medios". Esto es tan cierto hoy como cuando se publicó en 1832.

Putin articuló dos objetivos políticos principales para la operación militar: mantener a Ucrania fuera de la OTAN y crear las condiciones para que la OTAN acepte las demandas de Rusia establecidas en un par de proyectos de tratados presentados a EEUU y la OTAN el 17 de diciembre de 2021. Esas propuestas de tratado establecen un nuevo marco de seguridad europea al exigir la retirada del poder militar de la OTAN a las fronteras que existían en 1997. Tanto la OTAN como EEUU rechazaron las exigencias de Rusia.

En cuanto a los objetivos militares, además de la liberación del Donbás, Putin declaró en su discurso del 24 de febrero, anunciando la invasión, que Rusia
"tratará de desmilitarizar y desnazificar Ucrania, así como de llevar a juicio a quienes perpetraron numerosos crímenes sangrientos contra civiles, incluso contra ciudadanos de la Federación Rusa".
Aunque la derrota del Regimiento Azov y de otras formaciones neonazis durante la batalla de Mariúpol representó un paso decisivo hacia la consecución de ese objetivo, varios miles de combatientes neonazis, organizados en diversas formaciones militares y paramilitares, siguen luchando en los frentes del este de Ucrania y realizando operaciones de seguridad en las zonas de retaguardia ucranianas.

Sin embargo, la desnazificación tiene un importante componente político que, por el momento, no está siendo abordado por la operación militar rusa, a saber, la existencia continuada de partidos políticos ucranianos de extrema derecha y neonazis en un momento en el que toda otra actividad política ha sido clausurada bajo la ley marcial.

En todo caso, la "nazificación" de la vida política ucraniana se ha expandido exponencialmente desde la invasión rusa, con Ucrania más influenciada por la ideología de Stepan Bandera, el nacionalista ucraniano cuyos seguidores mataron a cientos de miles de judíos, gitanos, polacos y rusos mientras luchaban junto a la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial.

Mientras que antes Rusia podía concebir un acuerdo político que viera a los partidos políticos de derechas del gobierno ucraniano y a su progenie militarizada, el hecho es que hoy el gobierno ucraniano se ha alineado cada vez más con el movimiento neonazi para reforzar su dominio frente a la creciente oposición política interna a la guerra con Rusia.

La verdadera desnazificación, en mi opinión, requeriría que Rusia desalojara del poder al gobierno de Zelensky y lo sustituyera por un nuevo liderazgo político que sostuviera agresivamente el objetivo ruso de una erradicación de la ideología neonazi en Ucrania. Hasta ahora no hay indicios de que ese sea un objetivo ruso.

Remilitarización

Asimismo, la desmilitarización se ha vuelto mucho más difícil desde la invasión del 24 de febrero. Mientras que la ayuda militar proporcionada a Ucrania por EEUU y la OTAN antes de esa fecha podía medirse en términos de cientos de millones de dólares, desde que comenzaron las operaciones de la segunda fase esta ayuda ha crecido hasta el punto de que el total de la ayuda militar proporcionada a Ucrania sólo por EUA se aproxima a los 53.000 millones de dólares.

Esta ayuda no sólo ha tenido un impacto medible en el campo de batalla en términos de personal militar ruso muerto y equipo destruido, sino que también ha permitido a Ucrania reconstituir el poder de combate, que había sido previamente destruido por las fuerzas rusas.

Si bien este apoyo masivo no podrá revertir la marea de lo inevitable en cuanto al alcance y la escala de la victoria militar rusa en el Donbás, sí significa que una vez que Rusia haya cumplido su objetivo declarado de liberar a las repúblicas escindidas, la desmilitarización aún no se habrá producido. Además, dado que la desmilitarización se basa en que Ucrania sea despojada de toda la influencia de la OTAN, incluyendo el equipo, la organización y el entrenamiento, se puede argumentar que la invasión rusa ha logrado convertir a Ucrania en un socio más cercano a la OTAN que antes de comenzar.

Las cuestiones legales

Si Rusia fuera Estados Unidos, operando bajo la noción de un "orden internacional basado en reglas", la cuestión de sobrepasar la justificación legal de un conflicto no representaría un problema, sólo hay que ver cómo una sucesión de administraciones presidenciales estadounidenses abusaron de la autorización del Congreso para el uso de la fuerza militar (AUMF) aprobada tras los ataques del 11-S, utilizándola erróneamente para justificar operaciones que quedaban fuera de sus atribuciones legales.

Una parte puede salirse con la suya si es responsable, como Estados Unidos, de crear y aplicar las reglas del juego (es decir, el llamado "orden internacional basado en reglas"), Sin embargo, Vladímir Putin, al reunirse con el presidente chino Xi Jinping durante la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno, se comprometió a seguir una política en la que Rusia, junto con China, rechaza el orden internacional basado en reglas que define la visión de un mundo unipolar dominado por EEUU, y lo sustituye por un "orden internacional basado en el derecho" multipolar basado en la Carta de las Naciones Unidas.

Putin fue muy cuidadoso al tratar de vincular la operación militar de Rusia con las autoridades legales que existen en virtud del artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas que rige la autodefensa. La construcción específica en cuestión, que citaba lo que equivale a una reclamación de autodefensa colectiva preventiva, gira en torno a las afirmaciones rusas de que "las Fuerzas Armadas de Ucrania estaban completando la preparación de una operación militar para tomar el control del territorio de las repúblicas populares".

Es la amenaza inminente que supone esta supuesta operación militar ucraniana lo que da legitimidad a la reclamación de Rusia. De hecho, tanto la primera como la segunda fase de la operación rusa se adaptaron específicamente a los requisitos militares necesarios para eliminar la amenaza que suponía para Lugansk y Donetsk la acumulación de poder militar ucraniano en el este de Ucrania.

Sin embargo, surge un problema cuando Rusia completa su tarea de destruir, desmantelar o dispersar al ejército ucraniano en la región del Donbás. Aunque anteriormente se podría haber argumentado que seguiría existiendo una amenaza inminente mientras las fuerzas ucranianas poseyeran suficiente poder de combate para retomar la región del Donbás, tal argumento no puede hacerse hoy.

En algún momento, Rusia anunciará que ha derrotado a las fuerzas militares ucranianas desplegadas en el este y, al hacerlo, pondrá fin a la noción de amenaza inminente que dio a Rusia la justificación legal para emprender su operación.

Esto se debe a los grandes éxitos del ejército ruso en el campo de batalla. Pero dejará a Rusia con una serie de objetivos políticos sin cumplir, como la desnazificación, la desmilitarización, la neutralidad ucraniana permanente y la conformidad de la OTAN con un nuevo marco de seguridad europeo según las líneas trazadas por Rusia en sus propuestas de tratado de diciembre de 2021. Si Rusia suspendiera su operación militar en esta coyuntura, estaría cediendo la victoria política a Ucrania, que "gana" al no perder.

Tercera fase

Por tanto, el reto al que se enfrenta Rusia en el futuro es cómo definir la escala y el alcance de la Tercera Fase, de forma que conserve el tipo de autoridad legal que reivindicó en las dos primeras fases, al tiempo que reúne suficiente poder de combate para cumplir sus tareas. Entre ellas me parece que está la de derrocar al gobierno de Zelensky y sustituirlo por otro dispuesto y capaz de proscribir la ideología de Stepan Bandera. También podría implicar el lanzamiento de una operación militar en el centro y el oeste de Ucrania para destruir completamente los elementos reconstituidos del ejército ucraniano junto con las fuerzas afiliadas neonazis supervivientes.

Tal y como están las cosas actualmente, las acciones de Rusia se están llevando a cabo sobre la base de las limitadas autoridades legales concedidas a Putin por la Duma rusa, o parlamento. Uno de los aspectos más restrictivos de estas autoridades es que limitan la estructura de fuerzas de Rusia a lo que puede reunirse en condiciones de paz. La mayoría de los observadores creen que Rusia está llegando al límite de lo que se puede pedir a estas fuerzas.

Cualquier expansión a gran escala de las operaciones militares rusas en Ucrania, que pretenda ir más allá del territorio conquistado por Rusia durante la Primera y la Segunda Fase, requerirá recursos adicionales que Rusia puede tener dificultades para reunir bajo las limitaciones impuestas por una postura en tiempos de paz. Esta tarea sería prácticamente imposible si el conflicto ucraniano se extendiera a Polonia, Transnistria, Finlandia y Suecia.

Sólo los dirigentes rusos pueden decidir lo que es mejor para Rusia o lo que se considera viable militarmente. Pero la combinación de un mandato legal caducado, unos objetivos políticos incumplidos y la posibilidad de una expansión masiva del alcance y la escala de las operaciones de combate, que posiblemente podría incluir a uno o más miembros de la OTAN, apunta a la absoluta necesidad de que Rusia articule la misión de la Tercera Fase y por qué la necesita.

No hacerlo abre la puerta a la posibilidad de que Rusia se ponga en una posición en la que sea incapaz de concluir con éxito un conflicto que optó por iniciar a finales de febrero.
Sobre el autor:

Scott Ritter es un ex oficial de inteligencia del Cuerpo de Marines de EEUU que sirvió en la antigua Unión Soviética implementando tratados de control de armas, en el Golfo Pérsico durante la Operación Tormenta del Desierto y en Irak supervisando el desarme de armas de destrucción masiva.