Traducción por el equipo de Sott.net en español

Actualización (11:00am ET): El presidente ruso Vladimir Putin subrayó en nuevas declaraciones pronunciadas ante el Foro Económico Internacional de San Petersburgo que las sanciones antirrusas sólo han vuelto a perjudicar a la población de la UE y de Occidente en general, en medio de la subida de los precios del gas y de los alimentos, el temor a la inflación y la grave escasez de la cadena de suministro. Declaró el fin del mundo unipolar tal y como lo conocemos, diciendo: "En las últimas décadas, se han formado nuevos centros poderosos en el planeta [...] cada uno de ellos desarrolla su propio sistema político e instituciones públicas, implementa sus propios modelos de crecimiento económico y, por supuesto, tiene derecho a protegerse, a asegurar la soberanía nacional. Estamos hablando de procesos reales, de cambios verdaderamente revolucionarios, tectónicos, en la geopolítica, en la economía global, en la esfera tecnológica, en todo el sistema de relaciones internacionales". Y más, según la traducción de un medio de comunicación respaldado por el Estado:
LeydenPutin
© AP
Ursula von der Leyen, Presidenta de la Comisión Europea, y Vladimir Putin, Presidente de Rusia.
El presidente ruso criticó a la Unión Europea por la decisión de imponer sanciones contra Rusia, calificándola de "descabellada" y "poco meditada". Putin dijo que su objetivo era aplastar la economía rusa de una sola vez, pero que no lo han conseguido.

En cambio, los políticos de la UE asestaron un duro golpe a sus propias economías, provocando una elevada inflación, subrayó el presidente. Estimó que los costes de la "fiebre de las sanciones" rondan los 400.000 millones de dólares sólo este año y señaló que las medidas se convertirán en una carga para los hombros de la gente corriente.

Está claro por qué emprendieron esta campaña de propaganda, a qué se debían todos esos conjuros sobre los tipos de cambio de 200 a 1 rublo-dólar y las afirmaciones de que nuestra economía se hundiría. Todo esto era -y sigue siendo- una herramienta de la guerra de la información, un intento de ejercer presión psicológica sobre la sociedad rusa. Algunas monedas mundiales se están suicidando.
Sobre la UE, dijo:
La Unión Europea ha perdido por completo su soberanía política, y sus élites burocráticas bailan al son de otros, aceptando todo lo que se les dice desde arriba, causando daño a su propia población y a su propia economía.
Dijo que habrá un "cambio de élites" en Occidente como parte del cambio "revolucionario" iniciado por la guerra de Ucrania y la extralimitación de Estados Unidos y Europa:
Tal alejamiento de la realidad, de las demandas de la sociedad, conducirá inevitablemente a un aumento del populismo y al crecimiento de los movimientos radicales, a graves cambios sociales y económicos, a la degradación y, en un futuro próximo, a un cambio de élites.
El discurso declaraba esencialmente que, a pesar de que Occidente ha intentado golpear la economía rusa y ponerla de rodillas, los esfuerzos han fracasado de manera espectacular y se está devolviendo a Occidente, según las palabras de Putin...

Ucrania acaba de recibir un gran impulso para su candidatura a la UE el viernes, con el apoyo del ejecutivo de los 27 países miembros a su estatus de candidato. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció por primera vez que la Comisión recomienda "que se dé a Ucrania el estatus de candidato". Por supuesto, con la condición de que el país lleve a cabo una serie de reformas adicionales".

Dijo además, en su intervención desde Bruselas,
En opinión de la Comisión, Ucrania ha demostrado claramente la aspiración del país y su determinación de estar a la altura de los valores y normas europeas. Todos sabemos que los ucranianos están dispuestos a morir por la perspectiva europea. Queremos que vivan con nosotros el sueño europeo.

Sí, hay que acoger a Ucrania como país candidato; esto se basa en la comprensión de que se ha hecho un buen trabajo, pero también queda un trabajo importante por hacer.
El día anterior, el jueves, el presidente francés, Emmanuel Macron, el canciller alemán, Olaf Scholz, y el primer ministro italiano, Mario Draghi, viajaron a Kiev en tren, donde dieron una señal unificada y "fuerte de apoyo" a Ucrania en medio de la invasión rusa. Apoyaron públicamente el camino de Ucrania hacia la UE, instando a que se le otorgue "el estatus de candidato a la UE de forma inmediata".

Actualmente, Francia ostenta la presidencia rotatoria de la UE. Su líder, Macron, dijo durante su estancia en Kiev sobre el estatus de candidato a la UE:
Este estatus irá acompañado de una hoja de ruta e implicará también tener en cuenta la situación en los Balcanes y en la zona vecina, especialmente en Moldavia.
Al proponer a Moldavia, no se mencionó a Georgia, que no se tiene en cuenta, lo que enfurece a los dirigentes georgianos, que han arremetido contra Bruselas. En cuanto a Ucrania, incluso con el apoyo entusiasta de los principales países de la UE, se espera que el proceso de posible adhesión dure años, posiblemente incluso décadas, como han advertido algunos funcionarios.

Más tarde, el viernes, el Presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, saludó la decisión de la candidatura a la UE como un "primer paso en el camino de la adhesión a la UE que sin duda acercará nuestra victoria". Agradeció a von der Leyen la "decisión histórica" de la Comisión, pero que esperará la aprobación formal en la cumbre de la UE del 23 al 24 de junio. Zelensky dijo que su país espera con impaciencia un "resultado positivo".

En el fondo, Moscú ha decidido esta semana aumentar la presión sobre Europa reduciendo drásticamente los flujos de gas natural para sus principales clientes en Europa Occidental, lo que ha provocado un aumento de los precios de la energía.

El presidente ruso, Vladimir Putin, en unas declaraciones realizadas el mismo día en que se anunció la aprobación preliminar de la candidatura de von der Leyen a la UE, subrayó el creciente "coste" que supone para Europa su intransigente posición a favor de Ucrania y las sanciones antirrusas. Estimó que la Unión Europea incurrirá en "pérdidas de al menos 400.000 millones de dólares" debido a sus múltiples oleadas de sanciones impuestas a Moscú hasta ahora.

Rechazó una vez más la responsabilidad de la recesión económica mundial, afirmando en cambio que la inflación, los costes energéticos y la crisis alimentaria están relacionados con las políticas de Occidente. Además, predijo un desarrollo potencialmente desastroso para el suministro mundial de alimentos, ya amenazado, según los cables de noticias:
Putin predijo que la escasez de fertilizantes podría hacer subir aún más los precios de los alimentos, y añadió que Rusia podría aumentar sus exportaciones de fertilizantes y cereales. También afirmó que los "pronósticos sombríos" sobre el estado de la economía rusa no se cumplieron y que su gobierno ha logrado frenar el aumento de la inflación interna. "Tras un pico del 17,8%, la inflación se sitúa ahora en el 16,7% y sigue bajando", dijo, señalando que las finanzas públicas son estables y que las autoridades están tomando medidas para seguir enfriando la economía.
Sin embargo, en las declaraciones Putin destacó de la crisis de los fertilizantes y la producción de alimentos desencadenada a raíz de la guerra que "no se puede culpar a Rusia de ella", al tiempo que dijo que todavía no es un problema de hoy, sugiriendo que una acción adecuada y una respuesta de Occidente podrían paliar la crisis que se avecina.


A pesar de ello, los líderes estadounidenses están montando un ataque, culpando a Putin de una "grave escasez de fertilizantes a nivel mundial", como argumentó el diputado Khanna desde el hemiciclo el jueves, mientras el Congreso toma medidas para tratar de proteger a los agricultores estadounidenses y, por lo tanto, a los consumidores estadounidenses del próximo impacto.