Desde la creación de la Reserva Federal de EE.UU. hace más de un siglo, todos los grandes colapsos de los mercados financieros han sido provocados deliberadamente por el banco central con motivos políticos. La situación no es diferente hoy en día, ya que claramente la Reserva Federal de EE.UU. está actuando con su arma de los tipos de interés para hacer colapsar la que es la mayor burbuja financiera especulativa de la historia de la humanidad, una burbuja que la misma Reserva Federal creó. Los eventos de colapso global siempre comienzan en la periferia, como con el Creditanstalt austriaco de 1931, o la quiebra de Lehman Bros en septiembre de 2008. La decisión de imponer la mayor subida de tipos de interés en casi 30 años de la Reserva Federal el pasado 15 de junio (cuando los mercados financieros ya están colapsados), garantiza ahora una depresión global y algo peor.
free food

Fila para conseguir comida gratis
El alcance de la burbuja de "crédito barato" que la Fed (Reserva Federal), el BCE y el Banco de Japón han creado con la compra de bonos y el mantenimiento de tipos de interés casi nulos (o incluso negativos, algo sin precedentes durante 14 años), está más allá de la imaginación. Los medios de comunicación financieros lo cubren con informes diarios sin sentido, mientras la economía mundial se prepara, no para la llamada "estanflación" o recesión. Lo que se avecina en los próximos meses, salvo que se produzca un cambio drástico en la política, es la peor depresión económica de la historia hasta la fecha. Gracias, globalización y Davos.

Globalización

Las presiones políticas detrás de la globalización, y la creación de la Organización Mundial del Comercio a partir de las normas comerciales del GATT de Bretton Woods con el Acuerdo de Marrakech de 1994, aseguraron que la manufactura industrial avanzada de Occidente, muy especialmente la de EE.UU., pudiera huir al extranjero, "subcontratar" para crear producción en países de salarios extremadamente bajos. Ningún país ofreció más beneficios a finales de los 90 que China. China se unió a la OMS en 2001 y desde entonces los flujos de capital hacia la fabricación china desde Occidente han sido asombrosos. También, la acumulación de deuda en dólares de China se disparó. Ahora esa estructura financiera mundial basada en una deuda récord está empezando a desmoronarse.

Cuando Washington permitió deliberadamente el colapso financiero de Lehman Bros en septiembre de 2008, los dirigentes chinos respondieron con pánico y encargaron créditos sin precedentes a los gobiernos locales para construir infraestructura. Algunas de ellas fueron en parte útiles, como una red de ferrocarriles de alta velocidad. Otra parte fue un claro despilfarro, como la construcción de "ciudades fantasma" vacías. Para el resto del mundo, la demanda sin precedentes de China de acero para la construcción, carbón, petróleo, cobre y demás fue bienvenida, ya que los temores de una depresión mundial se alejaron. Pero las acciones de la Reserva Federal de EE.UU. y el BCE después de 2008, y de sus respectivos gobiernos, no hicieron nada para abordar el abuso financiero sistémico de los principales bancos privados del mundo en Wall Street y Europa , así como en Hong Kong.

La decisión de Nixon en agosto de 1971 de desvincular el dólar estadounidense, la moneda de reserva mundial, del oro, abrió las compuertas a los flujos monetarios mundiales. Se impusieron leyes cada vez más permisivas que favorecían la especulación financiera incontrolada en EE.UU. y en el extranjero, desde la derogación de Glass-Steagall por parte de Clinton a instancias de Wall Street en noviembre de 1999. Eso permitió la creación de megabancos tan grandes que el gobierno los declaró "demasiado grandes para caer". Eso fue un engaño, pero la población lo creyó y los rescató con cientos de miles de millones de dinero de los contribuyentes.

Desde la crisis de 2008, la Fed y otros grandes bancos centrales mundiales han creado un crédito sin precedentes, el llamado "dinero helicóptero", para rescatar a las principales instituciones financieras. La salud de la economía real no era un objetivo. En el caso de la Fed, el Banco de Japón, el BCE y el Banco de Inglaterra, se inyectó un total de 25 mil millones de dólares en el sistema bancario a través de la compra de bonos por medio de la "flexibilización cuantitativa", así como de activos dudosos como los valores respaldados por hipotecas durante los últimos 14 años.

Locura cuantitativa

Aquí es donde las cosas empeoraron bastante. Los mayores bancos de Wall Street, como JP MorganChase, Wells Fargo, Citigroup, o en Londres, HSBC o Barclays, prestaron miles de millones a sus principales clientes corporativos. Los prestatarios, a su vez, utilizaron la liquidez, no para invertir en nueva tecnología de fabricación o minería, sino para inflar el valor de las acciones de sus empresas, las llamadas recompras de acciones, denominadas "maximización del valor para el accionista."

A BlackRock, Fidelity, los bancos, y otros inversores les encantó el viaje gratis. Desde el inicio de la flexibilización de la Fed en 2008 hasta julio de 2020, se invirtieron unos 5 mil millones de dólares en esas recompras de acciones, creando el mayor rally bursátil de la historia. Todo se financializó en el proceso. Las empresas pagaron 3,8 mil millones de dólares en dividendos en el periodo comprendido entre 2010 y 2019. Empresas como Tesla, que nunca habían obtenido beneficios, se convirtieron en más valiosas que Ford y GM juntas. Las criptodivisas como el Bitcoin alcanzaron una valoración de capitalización de mercado de más de 1 mil millónes de dólares a finales de 2021. Con el dinero de la Fed fluyendo libremente, los bancos y los fondos de inversión invirtieron en áreas de alto riesgo, y alta rentabilidad como los bonos basura o la deuda de mercados emergentes en lugares como Turquía, Indonesia o, sí, China.

Después del 2008, la flexibilización cuantitativa y los tipos de interés cero de la Fed condujeron a una absurda expansión de la deuda pública estadounidense. Desde enero de 2020, la Fed, el Banco de Inglaterra, el Banco Central Europeo y el Banco de Japón han inyectado un crédito combinado de 9 mil millones de dólares a tasa casi cero en el sistema bancario mundial. Desde un cambio de política de la Fed en septiembre de 2019, permitió a Washington aumentar la deuda pública en la asombrosa cifra de 10 mil millones de dólares en menos de 3 años. Luego, la Fed volvió a rescatar encubiertamente a Wall Street comprando 120.000 millones de dólares al mes en bonos del Tesoro de EEUU, y de Valores Respaldados por Hipotecas creando una enorme burbuja de bonos.

Una imprudente Administración Biden comenzó a repartir miles de millones en el llamado dinero de estímulo para combatir los cierres innecesarios de la economía. La deuda federal estadounidense pasó de un manejable 35% del PIB en 1980 a más del 129% del PIB en la actualidad. Sólo el Quantitative Easing de la Fed, la compra de miles de millones de deuda gubernamental e hipotecaria de EE.UU. y los tipos casi nulos lo hicieron posible. Ahora la Fed ha empezado a deshacer eso y a retirar liquidez de la economía con QT o endurecimiento, además de subidas de tasas. Esto es deliberado. No se trata de un tropiezo de la Reserva Federal al juzgar mal la inflación.

La energía impulsa el colapso

Lamentablemente, la Fed y otros banqueros centrales mienten. Subir los tipos de interés no es para curar la inflación. Es para forzar un reajuste global en el control de los activos del mundo, su riqueza, ya sean bienes raíces, tierras de cultivo, la producción de materias primas, la industria, incluso el agua. La Reserva Federal sabe muy bien que la inflación está empezando a desgarrar la economía mundial. Lo que es único ahora es que los mandatos de energía verde en todo el mundo industrial están impulsando esta crisis de inflación por primera vez, algo deliberadamente ignorado por Washington, Bruselas, o Berlín.

La escasez mundial de fertilizantes, el aumento de los precios del gas natural y las pérdidas de suministro de grano por la sequía mundial o la explosión de los costes de los fertilizantes y el combustible o la guerra en Ucrania, garantizan que, a más tardar en esta época de la cosecha de septiembre-octubre, sufriremos una explosión mundial adicional de los precios de los alimentos, y electricidad. Toda esta escasez es el resultado de políticas deliberadas.

Además, es seguro que habrá una inflación mucho peor, debido a la insistencia patológica de las principales economías industriales del mundo, dirigidas por la agenda anti-hidrocarburos de la Administración Biden. Esa agenda está tipificada por el asombroso sinsentido del Secretario de Energía de EE.UU. al afirmar: "compren autos electricos" como respuesta a la explosión de los precios de la gasolina.

Del mismo modo, la Unión Europea ha decidido eliminar progresivamente el petróleo y el gas rusos sin ningún sustituto viable, mientras su principal economía, Alemania, se mueve para cerrar su último reactor nuclear y cerrar más plantas de carbón. Como consecuencia, Alemania y otras economías de la UE sufrirán apagones este invierno y los precios del gas natural seguirán subiendo. En la segunda semana de junio, el precio del gas en Alemania subió otro 60%. Tanto el gobierno alemán, controlado por los Verdes, como la Agenda Verde "Fit for 55" de la Comisión Europea, siguen impulsando la energía eólica y solar, poco fiable y costosa, a expensas de los hidrocarburos, mucho más baratos y fiables, asegurando una inflación sin precedentes impulsada por la energía.

La Reserva Federal desconectó el cable

Con la subida del 0,75% de los tipos de interés de la Fed, la mayor en casi 30 años, y la promesa de que habrá más, el banco central estadounidense ha garantizado el colapso no sólo de la burbuja de la deuda estadounidense, sino también de gran parte de la deuda mundial posterior a 2008, que asciende a 303 mil millones de dólares. El aumento de los tipos de interés después de casi 15 años significa el colapso del valor de los bonos. Los bonos, y no las acciones, son el corazón del sistema financiero mundial.

Los tipos de interés hipotecarios en Estados Unidos se han duplicado en sólo 5 meses hasta superar el 6%, y las ventas de viviendas ya estaban cayendo en picado antes de la última alza de las tazas de interés. Las empresas estadounidenses se endeudaron como nunca debido a los años de tazas ultrabajas. Alrededor del 70% de esa deuda está calificada como "basura". Esa deuda corporativa no financiera ascendía a 9 mil millones de dólares en 2006. Hoy supera los 18 mil millones de dólares. Ahora, un gran número de esas empresas marginales no podrán renovar la vieja deuda con la nueva, y las quiebras se producirán en los próximos meses. El gigante de la cosmética Revlon acaba de declararse en quiebra.

El altamente especulativo y no regulado mercado de las criptomonedas, liderado por el Bitcoin, se está derrumbando a medida que los inversores se dan cuenta de que no hay rescate. En noviembre pasado, el mundo de las criptomonedas tenía una valoración de 3 mil millones de dólares, hoy es menos de la mitad, y seguirá colapsando. Incluso antes de la última subida de tazas de la Fed, el valor de las acciones de los megabancos estadounidenses había perdido unos 300.000 millones de dólares. Ahora, con la garantía de más ventas de pánico en el mercado de valores a medida que crece el colapso económico mundial, esos bancos están preprogramados para una nueva y grave crisis bancaria en los próximos meses.

Como señaló recientemente el economista estadounidense Doug Noland:
Hoy en día, hay una "periferia" masiva cargada de bonos basura "subprime", préstamos apalancados, "compra ahora, paga después", titulizaciones de automóviles, tarjetas de crédito, viviendas y energía solar, préstamos de franquicia, crédito privado, criptocréditos, DeFi, y así sucesivamente. Durante este largo ciclo se ha desarrollado una enorme infraestructura para estimular el consumo de decenas de millones de personas, mientras se financian miles de empresas antieconómicas. La "periferia" se ha vuelto sistémica como nunca antes. Y las cosas han empezado a romperse.
El Gobierno Federal encontrará ahora los intereses mucho más costosos por llevar un récord de 30 mil millones de dólares en deuda federal. A diferencia de la Gran Depresión de los años 30, cuando la deuda federal era casi nula, hoy el Gobierno está al límite, especialmente desde las medidas presupuestarias de Bide,. Estados Unidos se está convirtiendo en una economía del Tercer Mundo. Si la Fed ya no compra miles de millones de deuda estadounidense, ¿quién lo hará? ¿China? ¿Japón? No es probable.

El desapalancamiento de la burbuja

Con el endurecimiento cuantitativo impuesto por la Fed, retirando decenas de miles de millones en bonos y otros activos mensualmente, así como subiendo los tipos de interés clave, los mercados financieros han comenzado un desapalancamiento. Probablemente será brusco, ya que actores clave como BlackRock y Fidelity tratan de controlar el deshielo para sus fines. Pero la dirección está clara.

A finales del año pasado, los inversores habían pedido prestado casi 1 mil millones de dólares en deuda de margen para comprar acciones. Eso fue en un mercado alcista. Ahora ocurre lo contrario y los prestatarios de márgenes se ven obligados a dar más garantías, o a vender sus acciones para evitar el impago. Eso alimenta el derrumbe que se avecina. Con el colapso de las acciones y los bonos en los próximos meses, se van los ahorros privados para la jubilación de decenas de millones de estadounidenses en programas como el 401-k. Las tarjetas de crédito, los préstamos para automóviles, y otras deudas de los consumidores en los Estados Unidos se han disparado en la última década hasta alcanzar la cifra récord de 4,3 mil millones de dólares a finales de 2021. Ahora los tipos de interés de esa deuda, especialmente la de las tarjetas de crédito, se dispararán desde el ya elevado 16%. Los impagos de esos créditos se dispararán.

Lo que veremos ahora fuera de EE.UU., cuando el Banco Nacional Suizo, el Banco de Inglaterra, e incluso el BCE se vean obligados a seguir a la Reserva Federal en su subida de tazas de interés, es una bola de nieve mundial de impagos y quiebras, en medio de una inflación galopante que los tipos de interés de los bancos centrales no pueden controlar. Alrededor del 27% de la deuda corporativa no financiera mundial está en manos de empresas chinas, estimada en 23 mil millones de dólares. Otros 32 mil millones de dólares de deuda corporativa están en manos de empresas estadounidenses y de la UE. Ahora China se encuentra en medio de su peor crisis económica desde hace 30 años y con pocos indicios de recuperación. Con EE.UU., el mayor cliente de China, entrando en una depresión económica, la crisis de China sólo puede empeorar. Eso no será bueno para la economía mundial.

Italia, con una deuda nacional de 3,2 mil millones de dólares, tiene una relación deuda/PIB del 150%. Sólo los tipos de interés negativos del BCE han evitado que estalle una nueva crisis bancaria. Ahora esa explosión está preprogramada a pesar de las palabras tranquilizadoras de Lagarde del BCE. Japón, con un nivel de deuda del 260% es el peor de todos los países industriales, y está en una trampa de tipos cero con más de 7,5 mil millones de dólares de deuda pública. El yen está cayendo seriamente y desestabilizando a toda Asia.

Contrario a la creencia popular, el corazón del sistema financiero mundial no son los mercados de valores. Son los mercados de bonos: bonos del Estado, corporativos y de agencias. Este mercado de bonos ha ido perdiendo valor a medida que la inflación se ha disparado y los tipos de interés han subido desde 2021 en EE.UU. y la UE. A nivel mundial, este mercado comprende unos 250 mil millones de dólares en valor de activos, una suma que, con cada subida de los tipos de interés, pierde más valor. La última vez que tuvimos un retroceso tan importante en el valor de los bonos fue hace cuarenta años, en la era de Paul Volcker, con tipos de interés del 20% para "exprimir la inflación".

A medida que los precios de los bonos caen, el valor del capital bancario cae. Los más expuestos a esa pérdida de valor son los grandes bancos franceses junto con el Deutsche Bank en la UE, junto con los principales bancos japoneses. Se cree que los bancos estadounidenses, como JP MorganChase, están sólo un poco menos expuestos a una gran caída de los bonos. Gran parte de su riesgo está oculto en los derivados fuera de balance y demás. Sin embargo, a diferencia de 2008, hoy los bancos centrales no pueden repetir otra década de tipos de interés cero y QE. Esta vez, como señalaron hace tres años expertos como el ex jefe del Banco de Inglaterra, Mark Carney, la crisis se utilizará para obligar al mundo a aceptar una nueva moneda digital de los bancos centrales, un mundo en el que todo el dinero se emitirá y controlará de forma centralizada. Esto es también lo que la gente del FEM de Davos quiere decir con su Gran Resteo. No será bueno. Un Tsunami Financiero Global Planificado acaba de comenzar.
F. William Engdahl es consultor de riesgos estratégicos y conferenciante, es licenciado en política por la Universidad de Princeton y autor de best-sellers sobre petróleo y geopolítica, en exclusiva para la revista online New Eastern Outlook.