Traducido por el equipo de Sott.net

Horas después de que el presidente ruso Vladimir Putin iniciara una nueva fase de la guerra en curso en Ucrania con una movilización militar parcial en todo el país, su principal diplomático desde hace mucho tiempo, el ministro de Asuntos Exteriores Serguéi Lavrov, habló con el redactor jefe de Política Exterior de Newsweek, Tom O'Connor, sobre el estado del conflicto y sus implicaciones para las relaciones de Moscú con la comunidad internacional, incluidas otras potencias líderes como Estados Unidos y China.
lavrov
© E. Pesov/Russian Ministry of Foreign Affairs
El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, tiene una carrera diplomática de medio siglo y es el diplomático de mayor rango del Kremlin desde 2004.
La carrera diplomática de Lavrov se remonta a medio siglo atrás, pasando por el fragor de la Guerra Fría, la caída de la Unión Soviética y el ascenso de Putin, que lo nombró ministro de Asuntos Exteriores en 2004. Desde entonces, Lavrov ha sido el máximo representante de la política exterior del Kremlin tanto en Moscú como en casi todos los rincones de la Tierra a los que ha viajado.

Ahora se encuentra en Nueva York para asistir a la 77ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que se celebra en un momento especialmente difícil del orden internacional. El conflicto ucraniano, que Lavrov ha defendido como un esfuerzo necesario para garantizar los intereses de seguridad nacional de Rusia, es uno de los principales puntos de conflicto mundial, incluso cuando Washington y sus aliados prestan más apoyo a Kiev e intentan aislar a Moscú en la escena mundial.

Lavrov dijo que el enfoque de Rusia incluiría el apoyo a los referendos recientemente anunciados en partes disputadas de Ucrania, como las autoproclamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Luhansk, que buscan unirse a Rusia como lo hizo Crimea en un referéndum internacionalmente disputado cuando los disturbios estallaron por primera vez en 2014.

Para contrarrestar la presión occidental, Rusia ha fomentado lazos más estrechos con otras potencias, especialmente con China, alimentando una creciente relación bilateral que Lavrov calificó de prioritaria para Moscú, ya que ambas naciones buscan promover un orden multilateral en contraste con el sistema "dirigido por las reglas" que defiende Estados Unidos. Advirtió que la creciente distancia entre estas dos visiones amenazaba la estabilidad global e incluso el conflicto directo entre las naciones más poderosas del mundo.

Esta transcripción ha sido ligeramente editada para mayor claridad.
Newsweek: La operación militar de Rusia en Ucrania continúa, y muchos temen que el conflicto pueda prolongarse indefinidamente. ¿Ha avanzado Rusia hacia sus objetivos declarados de "desnazificación" y "desmilitarización" de Ucrania, y están las dos partes más cerca de una solución negociada de lo que estaban el 24 de febrero?

Lavrov: Con sus acciones para alimentar un régimen neonazi rusófobo en Ucrania, desplegar equipos militares y convertir su territorio en un trampolín para contener a Rusia, Occidente no nos dejó otra opción que llevar a cabo una operación militar especial. Los objetivos son bien conocidos: protección de la población de Donbás, eliminación de las amenazas a la seguridad de Rusia, desmilitarización y desnazificación de Ucrania. Todos ellos siguen siendo relevantes y se lograrán, sin importar el tiempo que lleve.

Hasta la fecha, toda la RPL, una parte importante de la RDP, las regiones de Kherson y Zaporozhye han sido liberadas. La vida pacífica está tomando forma en estos territorios. A pesar de los bombardeos y el sabotaje, se están llevando a cabo trabajos de reparación y restauración en las instalaciones de infraestructura civil y en el sector residencial. Se están construyendo nuevas casas, escuelas, hospitales e instituciones culturales.

Me gustaría subrayar que el Occidente colectivo, liderado por Estados Unidos, busca abiertamente derrotar a Rusia "en el campo de batalla". Estados Unidos y sus aliados están dispuestos a sacrificar a Ucrania en aras de sus objetivos geopolíticos. Para conseguirlos, llenan el país de armas, lo que conduce a una escalada y prolongación del conflicto. Aplaza las perspectivas de su solución.

Washington no está interesado en establecer la paz y la tranquilidad en Ucrania. Eso quedó claro ya en marzo, cuando Moscú y Kiev estuvieron a punto de llegar a acuerdos mutuos. Este giro de los acontecimientos obviamente asustó a los estadounidenses y a los británicos, por lo que prohibieron a Ucrania seguir dialogando con Rusia. Desde entonces, las autoridades ucranianas han rehuido el proceso de negociación.

Siria y Corea del Norte se han convertido en los primeros países, aparte de Rusia, en reconocer a las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk como estados independientes. ¿Considera Rusia a estas entidades como naciones con fronteras fijas, o apoyaría Rusia los esfuerzos por ampliar su soberanía para incluir otros territorios en los que las fuerzas rusas operan actualmente en Ucrania? Alternativamente, ¿apoyaría Rusia medidas de independencia por separado en estos territorios o incluso referendos para unirse a la Federación Rusa, como fue el caso de Crimea en 2014?

El primer Estado que reconoció la independencia de la RPD y de la RPL no fue Rusia, sino Osetia del Sur. Y después de Rusia, también lo hicieron Abjasia, Siria y Corea del Norte.

Rusia reconoció la independencia de las repúblicas del Donbass dentro de las fronteras especificadas en sus constituciones -de hecho, eso significa las fronteras administrativas de las regiones de Donetsk y Lugansk de la antigua RSS de Ucrania.

En cuanto a otros territorios ucranianos liberados del yugo del régimen neonazi de Kiev que usted ha mencionado, partimos de la premisa de que sus habitantes tienen derecho a determinar independientemente su propio destino. Vemos el deseo de la gente de estar junto a Rusia y, por tanto, trataremos su elección con respeto. Los líderes de las regiones de la RPD, la RPL, Zaporozhye y Kherson han expresado recientemente las mismas intenciones. Todos ellos tienen derecho a utilizar el derecho de autodeterminación de acuerdo con la Carta de la ONU.
ukraine map russian control september 2022
© Institute for the Study of War
Las provincias bajo control ruso celebrarán un referéndum sobre la adhesión a la Federación Rusa el 23 de septiembre de 2022
El presidente Joe Biden confirmó al principio del conflicto que se había producido una "ruptura total" en las relaciones entre Estados Unidos y Rusia. ¿En qué niveles siguen comunicándose los países? ¿Se mantienen conversaciones sobre la verificación de las armas nucleares, desescalar el conflicto en regiones como el Mar Negro y Siria, o el destino de los ciudadanos estadounidenses detenidos en los tribunales penales o en el campo de batalla?

El diálogo interestatal ruso-estadounidense está prácticamente congelado por culpa de Estados Unidos. Objetivamente no es posible mantener una comunicación normal con Washington declarando como objetivo la derrota estratégica de Rusia.

Lo mismo ocurre con las consultas sobre estabilidad estratégica y control de armamentos interrumpidas por la parte estadounidense. Naturalmente, observamos algunas señales imprecisas por parte de la administración estadounidense, y personalmente de Joe Biden, en relación con la reanudación del tratado START, pero está por ver qué hay detrás de esas señales.

Los estadounidenses están evitando cualquier interacción sustantiva sobre la desescalada del conflicto regional.

En cuanto a los ciudadanos estadounidenses detenidos, hemos advertido repetidamente que es contraproducente llevar este asunto a la opinión pública. Debe ser tratado profesionalmente por los organismos competentes en el formato que acuerden Moscú y Washington.

En cuanto a los estadounidenses encarcelados durante las operaciones de combate, hay que dirigirse a las autoridades de Kiev, así como a los altos funcionarios de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, a través de los canales diplomáticos oficiales.

Las sanciones impuestas por Estados Unidos y sus aliados a Rusia han supuesto una sacudida para la economía mundial, y un área de considerable retroceso ha sido el sector energético, donde en Estados Unidos y otros países el precio del gas y otros bienes se ha convertido en una fuente importante de preocupación. ¿Es la esperanza de Rusia que el coste interno de estas sanciones supere pronto sus beneficios y desbarate la coalición de países que libran una guerra económica contra Rusia?

Occidente ha estado imponiendo medidas restrictivas unilaterales con el pretexto de paralizar a Rusia. Sin embargo, no han conseguido destrozar la economía rusa. Además, las sanciones han resultado ser un arma de doble filo: en muchos países europeos se observa un aumento de los precios y una disminución de los ingresos, así como escasez de energía y amenazas de trastornos sociales. Los beneficios rutinarios de la civilización se convierten en el privilegio de los ricos. Este es el precio que pagan los ciudadanos de a pie por la política antirrusa de las élites gobernantes.

Sectores enteros de las economías europeas (incluidos el metalúrgico y el químico) han prosperado durante décadas gracias al suministro estable de productos energéticos baratos de Rusia. Esto permitió a los países de la UE entrar en competiciones exitosas, incluso con empresas estadounidenses. Parece que esto ya no será así, y no ha sido nuestra elección.

Si quieren actuar en detrimento de sus propios intereses en Occidente, no podemos impedírselo.

La desconfianza mutua que ha surgido desde el inicio del conflicto ha llevado a muchos a considerar que el nivel anterior de integración económica entre Rusia y Occidente podría no alcanzarse durante algún tiempo, si es que llega a alcanzarse, incluso si se resolviera el conflicto. ¿Está Rusia preparada para este escenario a largo plazo y, de ser así, qué significa eso para el futuro económico y geopolítico de Rusia? ¿Podríamos ver más inversiones en marcos alternativos como los BRICS y la Organización de Cooperación de Shanghái?

La frenética respuesta de Estados Unidos y sus aliados a la operación militar especial de Rusia ha puesto punto final a toda una época de interacción entre nuestro país y Occidente. Los que creíamos que eran socios económicos de confianza han optado por sanciones ilegítimas y una ruptura unilateral de los lazos comerciales.

Rusia no está contenta con ello: lo que se había construido tras décadas de duro trabajo se ha destruido prácticamente de la noche a la mañana. Pues bien, sacaremos nuestras propias conclusiones del comportamiento de nuestros socios occidentales: no creo que en un futuro previsible sean capaces de restablecer su credibilidad como contrapartes comerciales.

Seguiremos trabajando con aquellos socios que estén dispuestos a una cooperación igualitaria y mutuamente beneficiosa, que no se hayan visto afectados por la histeria antirrusa. Y ellos constituyen la gran mayoría de la comunidad internacional. Vemos un amplio interés en la ampliación de la cooperación con nosotros por parte de los países de Eurasia, África y América Latina, los miembros y participantes de la UEE, la OTSC, la CEI, la OCS, los BRICS y muchos otros países no occidentales.

Seguiremos adaptándonos a las nuevas realidades financieras y de comercio exterior, e intensificaremos la eliminación de las importaciones. Junto con nuestros amigos, reduciremos la proporción del dólar estadounidense en el comercio mutuo y utilizaremos las monedas nacionales en los pagos mutuos. Tenemos la intención de aprovechar todas las oportunidades e instrumentos disponibles para proteger nuestros intereses. No tengo dudas de que Rusia resistirá cualquier presión de las sanciones.
El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, dijo que la relación de su país con China era una "prioridad absoluta" y que, como resultado de las sanciones impuestas por Estados Unidos, no creía que la mayoría de las naciones occidentales pudieran "restaurar su credibilidad como contrapartes comerciales" en un "futuro previsible"
Rusia y China llevan años fortaleciendo su asociación estratégica integral y ambas partes afirman que seguirán haciéndolo incluso en medio del conflicto de Ucrania, durante el cual algunas importantes empresas e instituciones chinas han sido cautelosas para no desencadenar sanciones estadounidenses al negociar con los mercados rusos. ¿Qué significan los acontecimientos ocurridos desde el 24 de febrero para la relación entre Moscú y Pekín y el orden internacional multipolar que ambos gobiernos han tratado de promover?

La asociación estratégica con China sigue siendo una prioridad absoluta de la política exterior de Rusia. Es sostenible, a largo plazo, y no depende de la volatilidad del entorno internacional. La relación entre Rusia y China se caracteriza por una profunda confianza mutua, un apoyo recíproco en la protección de los intereses nacionales fundamentales de cada uno y la voluntad de ampliar los lazos mutuamente beneficiosos.

El diálogo intenso y basado en la confianza entre los líderes -el presidente Putin y el presidente Xi- desempeña un papel fundamental. Este mes de febrero, el líder ruso visitó Pekín, y el 15 de septiembre se celebraron negociaciones de alto nivel en Samarcanda, al margen de la reunión del Consejo de Jefes de Estado de la OCS.

En el contexto de la intensificación de las tensiones internacionales, el enfoque responsable adoptado por Rusia y China -miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas- respecto a las cuestiones urgentes es cada vez más relevante. Junto con nuestros amigos chinos, seguiremos trabajando en la mejora de la situación mundial, facilitando la creación de un sistema multipolar justo basado en la Carta de la ONU y, ante todo, en el principio fundamental de la igualdad soberana de los Estados.

Este año se cumple el 50º aniversario de su graduación en el Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú, y desde entonces ha participado en la diplomacia de su país. Mirando hacia atrás en medio siglo de experiencia, ¿cómo evaluaría el riesgo de confrontación entre las grandes potencias hoy en día? ¿Están los pueblos del mundo, incluidos nosotros como estadounidenses y rusos, viviendo una época especialmente peligrosa?

Por desgracia, la situación mundial sigue degradándose. La causa principal, y he tenido que hablar de ello en repetidas ocasiones, es el persistente deseo de Occidente, liderado por Estados Unidos, de asegurar su dominio global, aunque sea imposible por razones obvias. Sin embargo, Washington y sus satélites hacen todo lo posible para frenar el proceso de democratización de las relaciones internacionales. Quieren sustituir la arquitectura centrada en la ONU formada tras la Segunda Guerra Mundial y el derecho internacional por algún "orden basado en reglas". Actuando según las peores tradiciones coloniales, dividen el mundo en "democracias" y "regímenes autoritarios". Intentan "presionar" a los que no están de acuerdo con este rumbo, que siguen una política independiente y se guían por los intereses nacionales, utilizando sanciones unilaterales, chantajes y un descarado juego de poder.

En la actualidad, los Estados occidentales canalizan armas y material militar hacia el régimen neonazi de Kiev y entrenan a las fuerzas armadas de Ucrania. Las armas de la OTAN y de Estados Unidos se utilizan para disparar contra el territorio ruso limítrofe con Ucrania, matando a civiles allí. El Pentágono no oculta el hecho de pasar a Kiev información de inteligencia y designación de objetivos para los ataques. Se registra la presencia de mercenarios y asesores estadounidenses "en el campo de batalla". De hecho, Estados Unidos está a punto de convertirse en parte del conflicto. Esto en cuanto a su pregunta sobre el riesgo de una colisión directa entre potencias nucleares.

Desgraciadamente, Washington parece seguir viviendo en el antes de ayer, pensando en términos de unipolaridad. No pueden aceptar el hecho de que el mundo moderno ya no está centrado en Occidente. Y nunca lo volverá a estar. Hoy en día, han surgido actores fuertes e independientes de los países en desarrollo, y son cada vez más visibles. Estos Estados y sus asociaciones de integración no quieren participar en la "cruzada" antirrusa instigada desde Washington.

Aunque sabemos que los funcionarios rusos han declarado que no toman partido en la política interna de Estados Unidos, es cierto que la política interna influye en la política exterior. ¿Está Rusia siguiendo la forma en que las próximas elecciones de mitad de período y las elecciones presidenciales de 2024 pueden afectar a la política de Estados Unidos hacia Rusia y a otras cuestiones de política exterior que afectan a los intereses de Rusia?

Una vez más, me gustaría reafirmar nuestra posición de principio de no injerencia en los asuntos internos de los Estados extranjeros. Estados Unidos no es una excepción. No estamos interfiriendo, pero, por supuesto, estamos siguiendo de cerca los preparativos de las elecciones de medio término de noviembre al Congreso. Esto no es un capricho, sino un deber de diplomáticos, periodistas y académicos.

Sin embargo, puedo decir de entrada que no exageramos la importancia de los resultados de estas elecciones en el contexto de la mejora de las relaciones ruso-estadounidenses, dado el persistente rechazo en el Capitolio a la idea misma de un diálogo igualitario con Moscú. Todavía es demasiado pronto para decir algo sobre la campaña presidencial estadounidense de 2024, ya que aún no ha comenzado realmente.